Control de Frontera

El Sistema Integrado de Torres promete dar a los agentes de control fronterizo una herramienta más eficaz para combatir las amenazas que enfrentan diariamente resguardando la gran frontera Américo mexicana.

El lugar de trabajo del agente José Verdugo es enorme: 1.100 millas cuadradas de terreno montañoso y arenoso que rodea Los Nogales, Arizona, la segunda estación fronteriza más grande del país. La función de los agentes fronterizos se centra principalmente en la excursión de los senderos a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México. Hay días en que se investiga la trata de personas o tráfico de drogas. (La mitad de la marihuana que cruza la frontera suroeste es capturada en el sector de Tucson, donde se encuentra Los Nogales.)

Control de Frontera Arizona MexicoCon los años, el Servicio de Protección Fronteriza y de Aduanas de EE.UU. ha utilizado una serie de estrategias, algunas más eficaces que otras, para controlar las grandes extensiones de terreno a lo largo de la frontera. Se necesitaba una solución que impida que los agentes como Verdugo sean desplegados por falsas alarmas, dedicando más tiempo a labores de real importancia como perseguir e investigar narcos en lugar de ganado. Esto requeriría sensores permanentes que proporcionen una imagen clara de lo que esté sucediendo en el terreno. El sistema de Torres Fijo Integrado (IFT), que incluye radar de día y de noche así como también cámaras montadas en una serie de torres a lo largo de la frontera, todo esto con el firme objetivo de solucionar los problemas en la frontera. El radar y cámaras transmiten datos a través de un enlace de microondas a la estación de Nogales, donde los agentes determinar el curso de acción apropiado. El sistema, que permite a los agentes controlar con precisión las áreas previamente observadas, es, como dice Verdugo :”encender un interruptor de luz” a lo largo de la frontera.

El IFT es sólo el último de los intentos del gobierno para cubrir la frontera suroeste con sensores capaces de detectar los cruces ilegales. La configuración anterior, conocido como SBInet, era una red de radares de nuevo diseño, con cámaras y detectores de calor y de movimiento, que se suponía iba a permitir que los agentes de la patrulla fronteriza trabajaran de forma más eficiente no arrojo los resultados esperados.
Boeing ganó el contrato en 2006, y el sistema se instalo través de 53 millas de la frontera de Arizona con México.

Torre control FronteraRápidamente se convirtió en un despilfarro. Los costos totales de instalación aumentaron a una proyección de US$ 1,6 mil millones, unos asombrosos US$1400 millones más de los costos estimados inicialmente, según la Oficina de Responsabilidad Gubernamental. Además, no funcionaba. El principal problema era que la información transmitida al centro de control no era fiable. No funciona bien en el difícil terreno del sector de Tucson, a menudo provocaba falsos positivos debido al mal tiempo. En 2010, como los costos se elevaron, el secretario de Seguridad Interior, Janet Napolitano, detuvo el programa y pidió a la patrulla fronteriza que empezar de nuevo. “Una de las lecciones de SBInet fue que es mejor ir de pequeño a grande, dice Christopher Wilson, experto y subdirector de seguridad fronteriza del Instituto México, en el Centro Woodrow Wilson.

Funcionarios de la patrulla fronteriza, llegaron a la misma conclusión y buscaron la tecnología adecuada. El nuevo enfoque, anunciado en 2011, combinaría la vigilancia móvil, con imágenes térmicas, y la tecnología de vídeo montada en las torres. La solicitud pedía sensores que fuesen montados en las IFT que fuesen capaces de detectar a una distancia de 7.5 millas a una persona adulta de tamaño promedio, tanto de día como de noche.

Los contratistas de defensa más grandes, incluyendo General Dynamics, Lockheed Martin, Raytheon, compitieron por el contrato de US$ 145 millones, que fue otorgado a Elbit Systems of America, de Fort Worth, subsidiaria de Elbit Systems de Israel. Elbit ha desplegado cientos de miles de sistemas de monitoreo a lo largo de la frontera entre Israel y Palestina y también proporcionó los sistemas de vigilancia multisensor a largo de la frontera de Israel con Gaza y Egipto. A partir de julio, Elbit había completado la construcción en Nogales, y en septiembre, demostró su capacidad para detectar, rastrear y clasificar el movimiento en la frontera. En otras palabras, funciona. El sistema de Elbit es tan específico que puede determinar si una persona lleva una mochila o un arma .

Ahora que el IFT ha demostrado ser digno, está en marcha una segunda instalación en la frontera de Arizona, con el último plan de salvaguardar todo el tramo de la frontera entre Arizona y México, lo que se encuentra actualmente en espera de ser aprobado por el Congreso.

El IFT es sólo una parte del esfuerzo de la patrulla fronteriza de utilizar la tecnología para mejorar la seguridad. El Plan Tecnológico de Vigilancia Fronteriza de Arizona, que incluye el IFT, también utiliza la vigilancia de día y de noche de las cámaras de vídeo a distancia para entornos urbanos donde el radar no es tan eficaz y un camión de sensores móviles que se puede mover cuando sea necesario. También se han utilizado drones para proporcionar una vista de pájaro sobre grandes extensiones de la frontera, y en 2012, la agencia desplegó una cámara militar área a 5.000 pies de altura, instalada en un globo aerostático. Originalmente utilizadas en Afganistán, estas cámaras son capaces de capturar cientos de millas de terreno en una sola imagen de alta resolución. Pero los funcionarios dicen que toda la tecnología, incluido el sistema IFT, sólo sirve para apoyar a los activos más valiosos que tiene la patrulla fronteriza, que son por supuesto lo agentes. “En los primeros días, era la gente en busca de huellas en el suelo”, dice Lawson. “Todavía lo hacemos.” Sólo que ahora, los agentes tienen una mejor oportunidad de encontrarlos.

Con el radar, cámaras diurnas y nocturnas, y de imágenes térmicas, el nuevo sistema es como “encender un interruptor de luz” a lo largo de la frontera, ya sea de día o de noche ahora lo vemos todo.