exoesqueleto Phoenix pone de pie a las personas

El Exoesqueleto Phoenix pone de pie a las personas con discapacidad, permitiendo tambien que el sistema sea utilizado por niños que tengan una discapacidad para caminar.

El exoesqueleto Phoenix de SuitX permite a los niños con discapacidad ponerse de pie.

Este exoesqueleto Phoenix es desarrollado por la firma SuitX, que pertenece a US Bionics Inc.

El día de hoy, la compañía reveló un nuevo exoesqueleto, conocido como el Phoenix, está diseñado para ayudar a las personas con discapacidad a moverse sin la ayuda de una silla de ruedas. Definitivamente no es el primer dispositivo de su tipo, sino que también resulta ser más barato, más ligero y más fácil de fabricar que la mayoría de los otros dispositivos de este tipo, lo cual es una gran cosa y un gran avance en la dirección correcta.

En su mayor parte, el exoesqueleto Phoenix de SuitX, funciona igual que la mayoría de los exoesqueletos. Básicamente se trata de un robot portátil que amplía y mejora los movimientos del usuario – pero también tiene algunas características de diseño innovadoras que hacen que sea más fácil de usar.

“Empezamos el exoesqueleto Phoenix de nuestra pasión por desarrollar productos biónicos de bajo costo con el propósito de mejorar la calidad de vida de las personas en todo el mundo”, dijo su creador el Dr. Homayoon Kazerooni en un comunicado. “Hemos abordado los problemas asociados con el diseño, la interfaz hombre-máquina (HMI), la actuación, la administración de energía, y el control durante el desarrollo de nuestras exoesqueletos médicos. Hemos diseñado el Phoenix (Fénix)para que sea accesible y versátil para que pueda ser utilizado sobre todo por los niños “.

Primero y ante todo, es relativamente ligero. tiene un peso en la balanza de tan sólo 27 libras, el exoesqueleto Phoenix pesa casi la mitad que el exoesqueleto ReWalk – su mayor competidor. Sin embargo, a pesar de la falta de peso, el Phoenix todavía utiliza bastante energía y necesita una batería grande para proporcionar cuatro horas de marcha continua, o aproximadamente ocho horas de uso intermitente. Eso es más que suficiente para que una persona vaya a la tienda de comestibles y regrese (aunque a una velocidad máxima de 1,1 millas por hora, aún podría ser más rápido usar una silla de ruedas).

El sistema del exoesqueleto Phoenix de SuitX, también está diseñado para ser modular, por lo que puede ser fácilmente reorganizado según sea necesario, para adaptarse a una gama más amplia de personas y con diferentes discapacidades. La mayoría de los otros exosuits suelen estar diseñados para personas que tienen problemas de movilidad en ambas piernas, pero el diseño del exoesqueleto Phoenix le permite adaptarse a, por ejemplo, una persona alta que sólo necesita la ayuda en una de sus rodillas. Además, los parámetros de la marcha del traje se pueden ajustar con exactitud a través de una aplicación para Android de forma que los movimientos de marcha asistida se sienten más naturales y cómodos para el usuario, haciendo la experiencia de aprendizaje mucho más fluida y menos traumática.

Y la mejor parte? Su diseño minimalista, hace que sea relativamente barato de fabricar, por esto el exoesqueleto Phoenix, se puede vender por sólo US$ 40.000 dólares. Por supuesto, eso sigue siendo ridículamente caro para los estándares de la mayoría de la gente, pero en comparación con otros exoesqueletos que se encuentran actualmente disponibles (que suelen costar alrededor de US$ 70.000 a US$ 100.000 dólares), resulta ser una suma mucho mas asequible. Con el exoesqueleto Phoenix se espera lograr que la tecnología de los exoesqueletos sea cada día más accesibles para las personas que lo necesitan.

La compañía está aceptando pre-pedidos, y espera que los primeros exoesqueletos Phoenix salgan a la venta en algún momento del mes de marzo del 2016.