El programa de aprendizaje del drone puede identificar y seguir los senderos hechos por el hombre a través de los bosques, ya que es capaz de convertir drones normales en verdaderos sabuesos de caza.

Un equipo de investigadores suizos de la Universidad de Zurich y el Instituto Dalle Molle de Inteligencia Artificial han desarrollado un programa de aprendizaje que los Drones pueden utilizar para identificar y seguir los senderos hechos por el hombre a través del bosque, al igual que lo haria un grupo de sabuesos. El equipo de investigación espera que esta tecnología se pueda utilizar en conjunción con las operaciones de búsqueda y rescate, pero no es difícil imaginar su utilización en la aplicación de la ley, como por ejemplo al darse a la fuga un fugitivo de la justicia, este fácilmente podría ser rastreado por un ejército de Drones.

El software para guiar de forma autónoma un drone a través de una zona boscosa es bastante complejo. Un comando de movimiento que se reciba demasiado tarde o demasiado temprano puede fácilmente hacer que el drone se estrelle contra el primer árbol que esté en su camino. Por esto es que el equipo de investigación ha desarrollado una elaborada red neuronal , o dicho de otra manera, un conjunto de algoritmos de inteligencia artificial que permiten que el software analice las acciones anteriores y sus consecuencias, para de esta manera tomar las futuras decisiones.

drones sabuesos 2“Mientras que los aviones no tripulados que vuelan a gran altura ya están siendo utilizados comercialmente, aviones no tripulados aún no pueden volar de forma autónoma en entornos complejos, como los bosques densos”, dijo Davide Scaramuzza, profesor de la Universidad de Zurich, en un comunicado de prensa. “En estos entornos, cualquier pequeño error puede resultar en un accidente, y los robots necesitan un poderoso cerebro con el fin de dar sentido a la complejidad del mundo que les rodea.”

Más de 20.000 imágenes de senderos se introdujeron en el programa para enseñar a distinguir entre el camino y los peligros circundantes. Cuando al programa se le mostró un nuevo camino que no había visto antes, fue capaz de escoger la ruta correcta en un 85 por ciento de las veces. A los seres humanos se les dio una prueba similar y sólo seleccionaron la trayectoria correcta un 82 por ciento del tiempo.

Sin embargo, todavía hay un gran obstáculo que debe ser superado antes de que un drone pueda ser utilizado para ayudar en una operación de rescate (o cazar fugitivos). El programa de IA también tiene que ser programado para reconocer a los seres humanos, para ques epueda detener y enviar una señal luminosa o de radio, volar sobre el humano encontrado o si es un fugitivo lanzar una red.

“Un día, los robots trabajarán codo a codo con los equipos de rescate humanos para hacer que nuestras vidas sean más seguras”, promete Luca Maria Gambardella, director del Instituto Dalle Molle de Inteligencia Artificial.

Fuente: Universidad de Zurich