bacterias que se alimentan de plástico

Científicos descubren bacterias que se alimentan de plástico: Un avance que podría ayudar a revertir la contaminación por desechos plásticos

El Plástico, como todos sabemos, es una amenaza para el medio ambiente. En los últimos años, el problema de la contaminación plástica ha aumentado de manera drástica, causando que ciudades, pueblos e incluso los océanos sean cubiertos con este nocivo elemento. Sin embargo, durante el año pasado, un equipo de científicos de la Universidad de Stanford y la Universidad de Beihang en Pekín demostró la asombrosa habilidad de los gusanos de la harina, lo cuales eran capaces de digerir la espuma de polietileno. Como parte de un estudio similar, otro grupo de investigadores ha encontrado una especie de bacteria que se alimenta literalmente de los residuos plásticos.

bacterias que se alimentan de plástico 2De las 33 millones de toneladas de plástico desechadas cada año en los Estados Unidos, una porción grande (35 millones de toneladas, para ser exactos) se encuentran en forma de botellas de plástico. Según los científicos, el tereftalato de polietileno (PET), que es el tipo de plástico usado comúnmente para hacer botellas para bebidas o agua, es también el principal constituyente de la ropa de poliéster, envases, bandejas comida congelada, envasado de alimentos, tales como frascos de mantequilla de maní, recipientes para ensaladas, bolsas de papas fritas y así sucesivamente. Hablando de las implicaciones ambientales de la contaminación por plástico, Tracy Mincer, un investigador de la Woods Hole Oceanographic Institute con sede en Massachusetts, dijo:

“Conocido por ser ligero, fuerte y transparente, el PET es altamente resistente a la descomposición por microbios. A pesar de que tiene la tasa de reciclaje más alta entre todos los tipos de plásticos, menos de la mitad de los productos que contienen PET son realmente reciclados. También es uno de los contaminantes más comunes, responsable de la obstrucción de los océanos y otros cuerpos de agua con desechos plásticos.”

Para la investigación actual, un equipo de científicos de la Universidad de Keio de Japón y el Instituto de Tecnología de Kioto recoge hasta 250 muestras de suelos, sedimentos y aguas residuales contaminadas con PET de los centros de reciclaje en la ciudad japonesa de Osaka. Estas muestras, según el equipo, actúan como sustratos para las bacterias y otros microbios para crecer. Tras la detección de ellas, los investigadores descubrieron una gran cantidad de microorganismos que viven en los materiales contaminados, causando la descomposición de las láminas de PET. Un análisis más detallado reveló que una especie específica de bacterias, la Ideonella Sakaiensis, fue la responsable de la biodegradación del plástico.

bacterias que se alimentan de plástico 1
La bacteria Ideonella Sakaiensis es la que degrada las láminas del PET

A medida que los científicos avanzan en la investigación, la bacteria utiliza dos tipos diferentes de enzimas para descomponer las moléculas de PET, convirtiéndolos en los alimentos de la misma manera que el cuerpo humano utiliza enzimas para descomponer los alimentos ingeridos. El proceso comienza con los microbios que colonizan el sustrato de PET, después de lo cual secretan una enzima particular para descomponer las partículas de plástico en un producto químico intermedio. El producto químico resultante es absorbido por las células bacterianas, donde se desintegra aún más mediante una segunda enzima. Esta reacción, cree el equipo, proporciona la energía y el carbono necesario para el crecimiento de las bacterias.

Como se ha observado durante las pruebas de laboratorio, una pequeña colonia de Ideonella sakainesis puede romper por completo una delgada lámina de PET en unas seis semanas, siempre y cuando la temperatura permanezca constante a 86 grados Fahrenheit. Si bien el proceso es bastante lento, los investigadores creen que con el avance del estudio, se podría un día ayudar a revertir la contaminación por plástico. Hablando sobre la investigación, publicada recientemente en la revista Science, Mincer ha añadido:

“Cuando pienso en este proceso, no se sabe muy bien dónde nos puede llevar. No veo cómo los microbios que degradan los plásticos sea una mejor alternativa que poner las botellas de plástico en un contenedor de reciclaje para que puedan ser fundidas para fabricar otros elementos a partir de su reciclado. Este proceso puede ser bastante común. Pero ahora que sabemos lo que estamos buscando, podemos ver a estos microbios interactuando en muchas áreas del mundo.”

Fuente original: Revista Science