proyecto del f-35 principal

Qué pasa si el Proyecto del F-35 es un Fracaso. Las ramas militares tienen un plan de respaldo, pero no le va a gustar a muchos.

El F-35 Joint Strike Fighter es uno de los más grandes, si no el programa de defensa-multinacional más grande de todos los tiempos. Miles de F-35 están programados para unirse a las fuerzas aéreas de 12 naciones, formando una columna vertebral poder aéreo táctico para los próximos 30 años. El gran alcance del proyecto, el cual incluye 2.400 aviones para los militares de EE.UU. y un costo estimado de por vida de US$ 1.5 trillones de dólares, cuenta con observadores que ya han  etiquetado el proyecto de “demasiado grande para caer”.

proyecto del f-35

Pero que sucede si cae?

Un artículo en The National Interest aborda la cuestión, enumerando alternativas para cada tipo de servicio que está en fila para comprar el F-35. La próxima generación de cazas norteamericanos, de la Armada de EE.UU. F / A-XX y de la Fuerza Aérea F-X, no se verán hasta principios de la década de 2030, es decir, los militares tendrían que recibir algunos nuevos aviones, y rápido. Eso significa la compra de las aeronaves existentes.

La Fuerza Aérea de EE.UU. probablemente volvería a la línea de producción del F-22. Las herramientas claves para la fabricación del Raptor están almacenadas y muchos subcomponentes no se han construido durante años, recientemente la USAF refutó los rumores que fabricarían más F-22. Sin embargo, en tiempos de escasez nadie lo puede asegurar.

La Marina de EE.UU., por su parte, probablemente compraría más F / A-18E / F Super Hornet y un nuevo avión de combate no tripulado. En cuanto a los marines, de nuevo el Super Hornet intervendría para llenar el vacío. Sin embargo, el Super Hornet no cumpliría el requisito de los marines de obtener 340 aviones de despegue y aterrizaje vertical, lo que significa que el Hornet y los buques de asalto de la Armada de EE.UU. de clase America navegarían sin aviones de combate.

Por otra parte, los aliados de Estados Unidos quedarían esperando por un plan B. El cual sería ir por el F-18 Super Hornet, o comenzar a cotizar en Europa por aviones de combate como el Eurofighter, Dassault, Saab, que siguen produciendo alternativas bastante viables.