sucesora del avion supersonico concorde

La empresa Boom apunta a ser la sucesora del avión supersónico Concorde.

La empresa aeronáutica Boom es seria sobre la construcción de un avión de pasajeros supersónico del futuro

Formada por una serie de pesos pesados en la industria aeroespacial, Boom acaba de firmar un acuerdo con Virgin para hacer de los viajes supersónicos una realidad.

Han sido doce años y medio desde que el Concorde se retiró, y no hemos visto un avión de pasajeros supersónico viable, aunque no por falta de ganas. Se han propuesto muchos conceptos extravagantes, y algunos diseños factibles con el apoyo de las principales empresas del sector aeroespacial como Airbus.

Y ahora está esto. Boom, una pequeña empresa aeronáutica de Colorado, podría ser capaz de tener éxito donde otros han fallado. La compañía espera construir un avión prototipo que pueda volar a Mach 2,2 (1,688 mph) a finales de 2017. Los planes son utilizar los motores existentes y materiales compuestos para construir sus aviones.

En instancia, el objetivo principal de Boom es construir aviones comerciales con capacidad para 40 pasajeros y ofrecer vuelos transatlánticos de ida y vuelta por aproximadamente US$ 5.000, por el precio de la clase ejecutiva normal. El avión volara a una altitud de 60.000 pies para tomar ventaja de la delgada atmósfera, una altura que permita a los pasajeros ver la curvatura de la Tierra. Si Boom puede llevarlo a cabo, un vuelo de Nueva York a Londres, tomaría sólo 3,5 horas.

sucesora del avion supersonico concorde 1Sin embargo estas promesas ya se han escuchado antes por un sin número de fabricantes, lo diferencia radica en que la empresa Boom tiene un par de cosas a su favor que la mayoría de las otras empresas no lo tenían. Por un lado, las 11 personas que trabajan para Boom fuera del aeropuerto Centennial, al sur de Denver son verdaderos pesos pesados ​​dentro de la industria aeronáutica. El ingeniero jefe y co-fundador Joe Wilding ha diseñado aviones de pasajeros en tres diferentes empresas del sector aeroespacial. Andy Berryann, jefe de propulsión, era ingeniero en  Pratt & Whitney, y ayudó a construir los motores para el F-22 Raptor y el F-35 Joint Strike Fighter. El Ingeniero Jefe de aerodinámica Kenrick Waithe trabajó para la NASA y Gulfstream Aerospace, y en Boom estudiara la supresión de explosiones sónicas. El resto del equipo está formado por ingenieros aeroespaciales y expertos en propulsión de Lockheed Martin, Boeing, Northrop Grumman y su subsidiaria, Scaled Composites.

La otra cosa que tiene Boom a su favor, es un socio con importantes recursos y bolsillos bastante profundos: Sir Richard Branson. Se ha anunciado hoy que Virgin Group ha firmado una opción de compra por 10 aviones por casi US$ 2 billones, si todo va según lo planeado.

“Podemos confirmar que la compañía de la nave espacial Virgin, proporcionará servicios de ingeniería, diseño y fabricación, pruebas de vuelo y operaciones y que tenemos una opción en los primeros 10 fuselajes,” una portavoz de Virgin Group, dijo a The Guardian. “Es todavía pronto y es sólo el comienzo de lo que se escucha acerca de nuestras ambiciones y esfuerzos compartidos”.

No está claro si Virgin Group será el suministro de capital para la empresa, además de la asistencia en el desarrollo y pruebas de vuelo.

“Esto no es ciencia ficción”, dice su fundador y CEO Blake Scholl  a The Guardian. ” No estamos utilizando cualquier tecnología que aún no existe, sólo se está armando de la manera correcta…”.