el audi r8 2017 es un verdadero pura sangre 10

 

El nuevo superdeportivo del fabricante alemán, el Audi R8 2017 es un verdadero pura sangre que no te defraudará.

El Audi R8 2017 es un verdadero pura sangre, que es cincuenta por ciento un vehículo de carreras y 50 por ciento puro placer para conducir.

En esta ocasión, probamos el nuevo Audi R8, el cual promete entregar un confort sin precedentes en la carretera a si como un rendimiento excepcional. Comenzamos un viaje por carretera desde Carolina del Norte hasta Virginia para probar las capacidades de este R8 Gran Turismo y posteriormenet lo probé en el circuito de Daytona para ver lo que este nuevo Audi R8 podría hacer al no estar sometido a limitación alguna.

Las dos caras de la moneda

El Audi R8 2017 es la última versión del fabricante de automóviles, este viene con un motor V10 central de 5.2 litros. En su configuración estándar, el R8 desarrolla 540 caballos de fuerza, pero en su formato más agresivo V10 +, el R8 producirá 610 caballos de fuerza y 413 libras-pie de torque. Esta salida de energía es enviada a las cuatro ruedas a través de una transmisión de doble embrague de siete velocidades y está gestionado por un sistema de tracción en las cuatro ruedas patentado de Audi. El sistema que todos conocemos como “Quattro”.

El Audi R8 puso sobre aviso a Porsche cuando llegó por primera vez a la escena. El R8 se supone que es un coche de ruta, que puede estar sacrificando algo de confort en su interior y en la suspensión en pro de lograr una mayor prestación en la carretera. Para poner esto a prueba me dirigí desde, Biltimore, en Carolina del Norte y tome el camino más largo a Virginia para poner un par de cientos de millas en este multifacético vehículo.
Embarcarse en un viaje de este tipo en un superdeportivo es el masoquismo en su máxima expresión, pero el R8 GT es más cómodo de lo que deja entrever. Incluso después de recorrer unas pocas cientos de millas de carreteras y caminos rurales, nunca me sentí fatigado. Los asientos tienen múltiples posiciones de ajuste, incluido el apoyo lumbar y apoyo lateral.

Sala de estar

La cabina virtual del Audi R8, es la única fuente de información en este superdeportivo. La pantalla de 12.3 pulgadas reemplaza al tablero de instrumentos tradicionales con una interfaz modular que muestra información sobre el rendimiento, los medios de comunicación, y una gran pantalla de navegación con Google-maps. Es muy enfocada a satisfacer las necesidades de información del conductor, pero es lo suficientemente visible para que un pasajero pueda hacerse cargo de ciertas funciones como la radio o el mapa.

La cabina está perfectamente aislada, pudiendo mantener una conversación a un nivel normal de la vos, independiente del modo de conducción, vale decir, la aislación acústica es excelente en el modo confort, como en el modo sport.

Gran parte de esto se puede atribuir a la suspensión del R8. Tanto la parte delantera y trasera está sentada sobre una configuración de doble horquilla. El modelo V10 estándar añade un confort adicional con una suspensión magnética, pero el V10 + utiliza un sistema de amortiguadores fijos. Esta es la opción más clara para el rendimiento, pero también es sorprendentemente cómoda, incluso cuando se toma un descanso del modo sport.

Corre a las colinas

Mientras voy tomando las curvas, el Audi R8, se siente suave y controlado, mientras que el mapa desplegado en la pantalla evita que te encuentres con sorpresas. Haciendo la conducción en el modo Sport, mucho más segura. La transmisión de siete velocidades del Audi R8 hizo un trabajo sorprendente para mantenerme en un rango de revoluciones adecuado. Recordemos que el Audi R8 como todo superdeportivo trae incorporado el sistema Paddle Shift, que hace mucho mas cómodo el alternar los cambios de velocidad, además de ser mucho más preciso.

Ahora bien, las pruebas en la carretera no eran lo más exigente para un vehículo con estas prestaciones, se necesitaba de algo mejor, algo que realmente permitiera al Audi R8 desarrollar toda su fuerza y prestaciones. Todo los magníficos detalles de este superdeportivo, como su carrocería de fibra de carbono, sus entradas de aire lateral para los frenos y para el motor, su alerón trasero, sus difusores de aire, junto con sus llantas de aluminio forjado de 19 pulgadas, pedían algo más. Así que, opte por la mejor solución que tenía a mano, llevarlo al circuito internacional de Daytona

Campos de prueba

La carrera Rolex 24 en Daytona es la carrera de resistencia más dura en suelo americano. Apenas en febrero pasado, el R8 LMS GT3 llevó al equipo Magnus Racing a ganar en su categoría.

Perno-para-perno, el motor de 5.2 litros en el coche de carretera es el mismo que en el coche de carreras. De hecho, debido a las restricciones a la clase del coche y la fórmula que los coches necesitan respetar, el R8 es más poderoso que el GT3. En resumen, el R8 V10 +, tiene un 50 por ciento de componentes de sus hermanos de la formula GT3 en el motor.
En la pista, mis problemas con la transmisión de siete velocidades salieron por la ventana, vale decir no hubo. El R8 estaba en plena forma cada vez que lo necesitaba. Funcionó tan bien, que ni siquiera estaba pensando en ello, y eso es una buena cosa porque tenía mucho en que concentrarme.

Con 610 caballos de fuerza, el Audi R8 2017 es un verdadero pura sangre, el cual tenía un montón de potencia para llevar al Audi R8 hasta su velocidad máxima de 205 Mph. El vehículo se mostro y comporto como debe ser, como un verdadero auto de carreras en la pista, con una excelente aceleración, muy buena maniobrabilidad y excelente frenado y una sorprendente recuperación. Yo sabía que era capaz de más, ya que el piloto de carreras Dion von Moltke, que ha ganado en Daytona al volante de un Audi R8, podría llegar a mas de 180 mph sin mayor esfuerzo.

Después de cientos de millas y un sinfín de vueltas, es seguro decir que la última versión del Audi R8, se siente increíble en la pista, y hace que la transición entre pista y ruta sea con extrema facilidad.

El Audi R8 es rápido, ágil, y sorprendente, pero dócil cuando se necesita que sea (incluso a 170 millas por hora). ¿Qué más se puede pedir?