peligros de la realidad virtual en los niños

 

Los peligros de la realidad virtual en los niños, es un tema que debe ser considerado por todos los actores relacionados con el uso de esta nueva tecnología de la realidad virtual, ya sean los padres como tambien, los médicos y por supuesto los fabricantes de los equipos.

El fenómeno de moda sin lugar a dudas es la realidad virtual, sobre todo en este periodo de tiempo en el cual hemos visto y leído reportajes sobre lo increíble que es sumergirse en un mundo virtual, un mundo que no tiene límites, más allá de los programados por los diseñadores de los juegos.

De hecho hace ya décadas, que nos hemos imaginado un futuro en el cual podamos conectarnos con un mundo o con una realidad paralela, un mundo virtual totalmente tridimensional. La realidad virtual abre la puerta a cierto escapismo con un nuevo nivel de experiencia de inmersión. Se nos permitirá asistir a eventos, y visitar lugares que se encuentran físicamente fuera de nuestro  alcance. Las posibilidades educativas son infinitas, pero junto con todo este entusiasmo, tal vez se nos está escapando un pequeño pero no menor detalle, nuestros niños. Este grupo bien podría quedar fuera de la vorágine de sumergirse en una realidad paralela, podrá tener esta nueva realidad efectos nocivos o bien secundarios para nuestros hijos?

La mayoría de los fabricantes de los headsets de realidad virtual están estableciendo límites de edad. El Oculus Rift y el headset Gear VR de Samsung tienen una calificación para 13+ años de edad. El headset de la  Sony PlayStation VR no debe ser utilizado por niños menores de 12 años. Y aunque HTC Vive, no especifica un límite de edad, se advierte que no debe ser usado por niños.

Entonces la pregunta que debemos hacernos es porque hay un límite de edad y porque en algunos casos no debe ser usado por niños. ¿Cuáles son los riesgos? ¿Es esta una medida de precaución o hay peligro real?

Nuevo no es sinónimo de peligroso

“Hasta el momento no hay evidencia concreta de que un niño de cierta edad fuese de alguna manera afectado negativamente por el uso de un dispositivo de realidad virtual”, sostiene Martin Banks, profesor de Optometría, Ciencias de la Visión, Psicología y Neurociencia la Universidad de California, Berkeley. “Mi conjetura es que todo lo que están haciendo es decir que los niños se están desarrollando y su desarrollo se ralentiza cuando llegan a la adolescencia, y así que mientras que estos niños estén experimentando un desarrollo significativo, le recomendamos a la gente no dejar que ellos utilicen estos dispositivos”.

peligros de la realidad virtual en los niños 1No es de extrañar que los fabricantes de headsets para realidad virtual estén siendo cautelosos. La realidad virtual es relativamente nueva, y no se sabe mucho acerca de los efectos a largo plazo, especialmente en los niños.

“No hay evidencia empírica, especialmente entre los niños, que el uso de estos headsets para realidad virtual tengan un efecto nocivo para la vista “, explica el profesor Banks.

La miopía, es donde los objetos cercanos se ven nítidos pero los objetos lejanos se ven borrosos. Esto ha ido en aumento en los últimos años. Un estudio realizado en los EE.UU. encontró que la miopía en rango de edad de los 12 años hasta los  54 años, aumentó un 25 por ciento entre 1971-1972, y aumento un 41,6 por ciento entre 1999-2004. Hay una gran cantidad de evidencia que vincula este aumento de la miopía a la cercanía con que se trabaja o juega en el computador.

El daño se produce cuando un niño se centra en algo cercano durante largos períodos de tiempo, por lo que es comprensible que algunos puedan temer a los headsets de realidad virtual. Ya recordemos que las pantallas de los headsets se encuentran a solo dos pulgadas de distancia de los ojos. Pero la tecnología es más compleja que eso.

“Sucede algo similar cuando comparamos un niño utilizando un dispositivo de realidad virtual en comparación con un niño utilizando un teléfono inteligente. Cuando utilizan el teléfono inteligente  suelen sostenerlo muy cerca de ellos y lo sujetan cerca de los ojos para enfocar bien un video o una foto.”, explica el profesor Banks. “Se podría pensar que al usar el dispositivo de realidad virtual, se tendría que hacer lo mismo porque la imagen está cerca del ojo, pero los headsets de realidad virtual tienen una  configuración óptica en la cual el estimulo ocular está bastante lejos”.

Eso significa que los headsets de realidad virtual pueden ser menos perjudiciales que leer un libro o ver un video en un Smartphone. Pero ¿qué pasa con otros riesgos que pueden ser más graves para el desarrollo de la vista en un niño?

Los headsets de realidad virtual pueden detectar problemas de visión de forma temprana

“En el mundo real los dos ojos reciben imágenes ligeramente diferentes,” el profesor Peter Howarth, un experto en optometría y visión, ha explicado que; “Para un niño normal, esto da lugar al desarrollo de la capacidad sensorial para juzgar la profundidad mediante el uso de estereopsis. No puedo ver que el uso intermitente de un sistema de RV por un niño normal puede afectar negativamente la estereopsis“.

Los headsets de realidad virtual están imitando esencialmente la forma en que nuestros ojos ya trabajan, mostrando a cada ojo una imagen ligeramente diferente, lo que nos permite percibir la profundidad.

“La capacidad para ver en detalle depende de la producción de una imagen nítida en la retina en desarrollo. Una vez más, el uso intermitente de un sistema de RV no debería afectar negativamente esto, incluso si la calidad de la imagen no es del todo perfecta”, dice el profesor Howarth.

Los dispositivos de realidad virtual pueden imitar los equipos utilizados para tratar problemas ortópticos, como ojos perezosos. Por lo tanto, existe la posibilidad de que los headsets de realidad virtual podrían ayudar a diagnosticar problemas en los ojos, e incluso tratarlos, en lugar de hacer que ellos se agraven.

“Los fabricantes podrían incluir test de visión y permitir que la gente que tenga un problema, consulte a un especialista de los ojos”, sugiere el profesor Banks.

Queda por ver si los fabricantes de headsets de realidad virtual seguirán este camino. Con el riesgo de que al utilizar un hardware equivocado, este podría agravar un problema en vez de diagnosticarlo. Por lo que de hacerse algo como esto, debe ser debidamente reglamentado y estudiado.

Los riesgos más conocidos son los mismos que se tienen con los adultos

“No habrá problemas con los niños que sean diferentes a los problemas que puedan presentar los adultos, y uno de ellos es el mareo visual inducido por el movimiento (VIMS)”, explica el profesor Howarth. “Esto se produce porque la imagen que se está visualizando da al cerebro las señales visuales que recibe cuando en realidad estás en movimiento – y esto puede dar lugar a la enfermedad del movimiento.”

Acá hay que tener algo de cuidado, ya que este tipo de problema suele presentarse con mayor recurrencia cuando las imágenes que se presentan en el headset de realidad virtual son inconsistentes, esto es producido porque el hardware no tiene la suficiente potencia gráfica para procesar la información y enviarla de manera consistente a los ojos.

Artículo relacionado:Las mejores tarjetas gráficas para la realidad virtual

“Cuando se mueve la cabeza y se intenta actualizar la imagen, la imagen se ve como si fuera una parte estable del mundo. Si no consiguen ese efecto o si hay un retraso de tiempo o no se mueve la imagen de manera correcta, las personas que son susceptibles a la enfermedad de movimiento pueden ser susceptibles a las náuseas, dolor de cabeza y cosas por el estilo con el uso de los headsets de realidad virtual”, explica Prof. Banks.

Las náuseas no es el único peligro que hay que tener presente, tenga cuidado con los objetos físicos dentro de la habitación.

El Dr. Cyriel Diels, un experto en Psicología y factores humanos, aclara; “Realmente no puedo ver cómo esto sería diferente para los niños, excepto por posibles problemas de salud y seguridad, que pueden tener distintas ramificaciones para los niños que para los adultos.”

Por último, el mundo virtual puede tener un impacto persistente en ciertos usuarios después de que se hayan desconectado. A medida que utiliza la realidad virtual, su cerebro comienza a adaptarse a las peculiaridades de la nueva experiencia – pero cuando regresa al mundo real, este las reajusta nuevamente.

“Algunas personas pueden experimentar efectos secundarios temporales que pueden afectar la motricidad como por ejemplo, la coordinación ojo-mano, y la postura,” explica el Dr. Diels.

Los niños pueden usar la realidad virtual con seguridad, pero siempre con cierto resguardo

Sería bastante poco objetivo prohibirles a los niños el uso de los headsets de realidad virtual e impedirles que disfruten y exploren el fabuloso universo que les presenta la realidad virtual cuando hasta el día de hoy no se tiene una evidencia concreta de si la realidad virtual puede o no producir algún daño. Sin embargo, la falta de estudios a largo plazo sobre el posible impacto de los receptores de cabeza de realidad virtual, pueden hacer que se deba tener una precaución sensata, por el momento al menos.

Artículo relacionado: Los mejores PC para la realidad virtual

De acuerdo al profesor Banks; “Mi opinión es que hay más abogados hablando que científicos hablando”. “Pero nunca digas nunca. No voy a decir que definitivamente no existe algún tipo de riesgo, ya que no tenemos un estudio a largo plazo de los efectos buenos o malos que puedan derivar del uso de los headsets de realidad virtual”.