lanzador de cohetes m3 carl gustav principal

El lanzador de cohetes M3 Carl Gustav será distribuido a las tropas de infantería.

El ejército de Estados Unidos pronto comenzará a distribuir un sistema de armas introducido por primera vez en 1946. No referimos al lanzador de cohetes M3 Carl Gustav, que reforzará el poder de fuego de las tropas de infantería, dándoles una ventaja muy necesaria en el campo de batalla de hoy en día.

Desarrollado por Bofors (ahora Saab), el lanzador de cohetes M3 Carl Gustav es uno de los lanzadores de cohetes portátiles más ligeros. Si bien estos usan un impulsor en la base del proyectil como un cohete, el propulsor se quema dentro del lanzador, lo que significa que el proyectil vuela sin motor como una bala o un proyectil de artillería. A diferencia de la artillería, los gases propulsores se dirigen hacia atrás, esto con el propósito de contrarrestar el retroceso del arma. Este lanzador de cohetes M3 Carl Gustav, también tiene estrías en espiral para darle estabilidad al proyectil.

El Ejército de los EE.UU. envió a sus tropas, una serie de lanzadores de cohetes M3 Carl Gustav después de la Segunda Guerra Mundial, en calibres de 57 milímetros a 106 milímetros. El Ejército vio en estos lanzadores de cohetes una efectiva arma antitanque destinadas a combatir los tanques rusos T-55 y T-62. El Ejército posteriormente retiró estas armas cuando llegaron los misiles guiados Dragon y TOW.

lanzador de cohetes m3 carl gustav 1El final de la Guerra Fría y el surgimiento de nuevas amenazas como los guerrilleros iraquíes y los talibanes volvió a plantear un problema a las tropas terrestres de Estados Unidos. La forma de de la ojiva de los misiles antitanque actuales, es menos eficaz contra edificios, bunkers, y para combatir a las tropas enemigas en terreno abierto. Los misiles antitanque también son muy caros, lo que significa que podría gastar hasta US$ 50.000 dólares en misiles para volar una choza de tan solo US$500 dólares. Por último, los actuales lanzadores de misiles antitanque con sus sistemas de orientación complejos son pesados y difíciles de cargar, sobre todo en terreo montañoso.

El lanzador de cohetes M3 Carl Gustav resuelve los tres problemas. El arma es básicamente un tubo con mordazas y un visor para apuntar. Se pueden disparar cohetes antitanques altamente explosivos (HEAT), cartuchos para eliminar tanques y vehículos blindados, y rondas con alto explosivo (HE) destinadas a atacar  estructuras y personal enemigo. Los proyectiles tienen un diámetro de 84 milímetros. Las rondas individuales son relativamente baratas, y el lanzador pesa sólo 14 libras, por lo que es fácil de llevar y manipular.

Las unidades de operaciones especiales de Estados Unidos, que necesitan la potencia de fuego de un lanzador de cohetes portátil, de peso ligero, están usando el lanzador de cohetes M3 Carl Gustav desde 1989. Algunas de la unidades de infantería en Afganistán han llevado el lanzador de cohetes M3 Carl Gustav desde el año 2011. Ahora, las brigadas de infanterías de combate del Ejército de EE.UU. recibirán estas armas a un ritmo de 27 por brigada, o uno por pelotón (un pelotón tiene 40 soldados).

A pesar de la edad del lanzador de cohetes M3 Carl Gustav, este sigue siendo mucho más versátil que muchas armas de alta tecnología, por lo que también no se discute su uso en futuros conflictos. En una eventual “guerra híbrida” podrían enfrentarse por primera vez los tropas de infantería norteamericana con fuerzas rusas, pudiendo estos combatir tanto a los soldados como a los vehículos blindados. El lanzador de cohetes M3 Carl Gustav será capaz de contrarrestar ambos. No está mal para un arma de 70 años de edad, y que por lo que se ve aun sigue plenamente vigente.