planeta kepler-62f

De ser realmente habitable, sería un largo viaje al planeta Kepler-62f.

Es sólo un 40 por ciento más grande que la Tierra, y por su distribución, similar a la de la Tierra,  sugeriría que hay una buena probabilidad de que sea un planeta potencialmente habitable. Lo lamentable es que el planeta Kepler-62f se encuentra a 1.200 años luz de de la Tierra.

En el año 2013, este planeta, era uno de los cinco planetas que el telescopio espacial Kepler había descubierto en la órbita del planeta Kepler-62, una estrella más pequeña y fría que el sol. El planeta Kepler-62f es el más exterior de los planetas que conforman este quinteto. Pero en aquel entonces, para los científicos era imposible determinar su composición o bien tener mas información sobre su órbita.

planeta kepler-62f 1Eso cambió gracias a un nuevo estudio en astrobiología dirigido por Aomawa Shields de la UCLA. Básicamente lo que se aprendió de este nuevo estudio fue: debido a que es tremendamente difícil obtener lecturas reales de un planeta tan lejano, Shields y un equipo de astrónomos realizaron una secuencia de simulaciones por computador que describen como podría ser eventualmente el planeta Kepler-62f en función de su distancia, su órbita, su tamaño, y así sucesivamente. Un manojo de esas simulaciones ofreció un mundo donde existe agua líquida, haciendo de este planeta lejano un candidato digno para la habitabilidad. O, como Shields lo expone en su comunicado de prensa, “Hemos encontrado que hay múltiples composiciones atmosféricas que le permiten ser lo suficientemente caliente para tener agua líquida superficial. Esto hace que sea un fuerte candidato para ser un planeta habitable.”

Dado que este planeta está más lejos de su estrella que nosotros de nuestro sol (y su estrella es más tenue), necesitaría una concentración mucho más alta de dióxido de carbono que la Tierra para mantenerse lo suficientemente caliente para el agua se mantenga en un estado liquido. Por otro lado, las buenas noticias, las simulaciones sugieren que el planeta Kepler-62f, podría tener por lo menos tanto o más agua que nuestro planeta y potencialmente mucho, mucho más. Incluso si sólo tuviera un nivel de CO2 equivalente al de la Tierra, no son posibles las órbitas en las que el planeta se mueve, podrían tener temperaturas por encima del punto de congelación, dice Shields.

Estos son sólo estimaciones que podrían albergar una amplia gama de errores, pero para Shields, la parte importante de este estudio es que se pueden detectar planetas como Kepler-62f, los que serían buenos candidatos para futuros estudios realizados por los telescopios más potentes del planeta, los que podrían capturar la huella química de un exoplaneta lejano y que realmente nos podrían decir de que se conforman.