ShakeAlert le podría advertir de un Terremoto

La aplicación ShakeAlert le podría advertir de un Terremoto antes de que llegue. Y de esta manera salvar miles de vidas. Sobre todo en regiones altamente sísmicas.

Cuando se trata de las inclemencias del tiempo, siempre estamos en busca de una manera de mantenernos un paso por delante de la próxima tormenta o inundación. Eso es lo que hace que este tipo de desastres como los terremotos lleguen prácticamente sin ninguna advertencia y sean capaces de causar un daño inmensurable a países, ciudades y personas.

Imagínese por un momento, si hubiese una manera de poder adelantarse a un terremoto, cada segundo seria de vital importancia. La alerta temprana permite que las personas busquen un refugio adecuado, permitiría cortar los suministros de gas y electricidad para evitar incendios y explosiones, ocupar cada recurso en pro de la seguridad.

Es por eso que los investigadores del Servicio de Sismología de Estados Unidos (USGS) y del Laboratorio Geológico de la Universidad de Berkeley están desarrollando una aplicación que nos permitiría tener una advertencia 80 segundos antes de que un terremoto golpee la costa oeste de los Estados Unidos. Lo creas o no, la tecnología ya existe y un puñado de países de todo el mundo ya utiliza esta tecnología para salvar vidas.

Jennifer Strauss del Laboratorio Geológico de la Universidad de Berkeley, se refiere sobre los esfuerzos de la universidad por crear un sistema de alerta temprana de terremotos y el diseño de una aplicación que podría alertar a millones de personas.

Cómo funciona ShakeAlert

A diferencia de las repentinas tormentas e inundaciones, no hay manera de determinar con exactitud cuándo va a suceder un terremoto. “Cuando no referimos a los terremotos, podemos con suerte en algunos casos tener algunos indicios de la llegada de uno o bien no tener aviso alguno”, dijo Jennifer Strauss.

Cuando comienza un terremoto, las ondas primarias (o las ondas P) viajan mucho más rápido que las ondas secundarias más que son más intensas y peligrosas (o conocidas como las ondas S.) Las primeras ondas pueden ser interpretadas en milisegundos para determinar la ubicación y la intensidad de un terremoto. El Laboratorio de Sismología Berkeley está probando actualmente una aplicación llamada ShakeAlert diseñada para detectar estas ondas y advertirle a la gente con algo de antelación, que se viene un terremoto.

ShakeAlert le podría advertir de un Terremoto ShakeAlert funciona mediante la combinación de una red de sismógrafos y monitores con algoritmos especiales diseñados para identificar la intensidad de un terremoto lo más rápidamente posible. Estas estaciones de control están ubicadas en todo el oeste de Estados Unidos entre Los Ángeles y Seattle, y utilizan numerosos sensores para calcular la severidad de un terremoto en milisegundos. Si el terremoto es lo suficientemente grande como para merecer una advertencia, envía una alerta a los usuarios de prueba de que se encuentran en el área.

“La primera fase de este proyecto se inició en el año 2006, utilizando a California como un usuario de pruebas, pero desde entonces se ha ampliado para incluir el noroeste del Pacífico”, dijo Jennifer Strauss.

Todo el sistema ShakeAlert está automatizado, incluyendo su integración con el Bay Area Rapid Transit. Los trenes del sistema BART desacelerarán automáticamente para minimizar el daño y el riesgo de lesiones. Los usuarios de prueba reciben una alerta audiovisual que advierte cuán pronto se espera el terremoto, su magnitud y la intensidad de la agitación.

ShakeAlert espera asociarse con empresas privadas y compañías de medios sociales, por lo que se podrá integrar el sistema de alerta de terremoto en aplicaciones de terceros y sitios web.

“Si bien es cierto que somos expertos en la comprensión de los terremotos, no sobemos hacer aplicaciones para teléfonos inteligentes. Es por eso que tenemos la intención de asociarnos con empresas privadas para desarrollar mejores aplicaciones de alerta “, explicó Jennifer Strauss.

El Laboratorio de Sismología de Berkeley quiere asegurarse de que ShakeAlert sea fiable y preciso, para que millones de estadounidenses puedan confiar en él cuando ocurra un terremoto. La red de sismógrafos y monitores requieren nuevos equipos y otras actualizaciones para garantizar una cobertura adecuada y segura.

Aprender de los terremotos de Japón, México y Chile

Mientras ShakeAlert es definitivamente una gran manera de alertar sobre un terremoto antes de que sacuda alguna región, es apenas el primer intento de un sistema de este tipo. La USGS ha aprendido valiosos consejos de los programas anteriores en otras áreas propensas a terremotos. En Japón, las alertas de terremotos se reciben mediante la visualización de un mensaje de texto en los televisores y teléfonos inteligentes cuando se espera un sismo.

Al igual que ShakeAlert, el sistema japonés sólo puede predecir terremotos hasta 90 segundos antes de que ocurran, pero esos segundos preciosos tienen un valor incalculable para una ciudad como Tokio y sus 13 millones de habitantes. Cuando el terremoto de Tohoku de 7,9 grados de magnitud sacudió Japón en 2011, los residentes recibieron una alerta temprana de 80 segundos antes de que ocurriera el terremoto en el país de Japón. Esto dio a los residentes tiempo suficiente para detener los trenes, buscar refugio, y desactivar las líneas de gas para reducir al mínimo los daños y lesiones. Sin este sistema los daños y muertes habrían sido muchísimo mayores.

Incluso el vecino de Estados Unidos, México, cuenta con un sistema de alerta temprana para terremotos, que es mucho mejor que el de Estados Unidos. Lanzado en 2013, la aplicación SkyAlert de México advierte a los usuarios por medio de los teléfonos inteligentes de terremotos inminentes, al igual que un sistema nacional en Japón, pero con una aplicación móvil similar a ShakeAlert. Cuando se trata de alertas tempranas de terremotos, los Estados Unidos se quedan atrás.

Chile también implemento un sistema de alerta para terremotos, después del gran terremoto del año 2010,  utilizando los teléfonos inteligentes.

Un pequeño costo para proteger lo incalculable

Según Strauss, el funcionamiento de un sistema de detección de terremotos en todo el oeste de Estados Unidos costaría unos US$ 16 millones de dólares al año en costos de operación, sin incluir el costo de los nuevos sitios de detección. Esto puede parecer una cantidad significativa de dinero, pero el presupuesto anual de California es más de US$ 150 mil millones de dólares.

Por alguna razón, Japón tiene un sistema de detección de terremotos muy similar, y sin embargo se las arregló para lanzar su propio sistema 7 años antes de que el USGS comenzara a probar su propia aplicación ShakeAlert en 2015. La aplicación para los teléfonos inteligentes de México ha estado en uso por bastante tiempo también. Por desgracia, el dinero parece ser el principal obstáculo para el desarrollo de nuestro propio sistema de alerta temprana de terremotos en la costa oeste.

Parece una obviedad que los EE.UU. deben invertir en una mejor sistema para la predicción de terremotos, y el tema según Jennifer Strauss no es tanto el problema del dinero sino mas bien quien debe pagar por ello.

“Hemos conseguido algo de dinero de la Administración durante los últimos años, pero es un poco difícil averiguar quién debe asumir la carga financiera de un sistema como este,” dijo Strauss.

El juego de la espera en la que no vale la pena esperar

Una extraña realidad sobre los terremotos es que su rareza limita su interés a una alerta temprana y a estar debidamente preparados. Los huracanes y las tormentas de nieve son amenazas que siempre están presentes, por lo que tienden a captar la atención y financiación como una medida preventiva de la nación. Muy rara vez, un terremoto de gran magnitud puede sacudir a la región, pero el último gran terremoto que causo una pérdida significativa de vidas en California, fue el terremoto de Northridge en 1994, que mató a 57 personas, y el último gran terremoto en el área de la bahía fue el sismo de Loma Prieta en 1989, matando a 63 personas.

La mayoría de las naciones no piensan acerca de los sistemas de alerta temprana de terremotos hasta después de que uno de los grandes terremotos sacude su región. Sin embargo, según el USGS, el área de la bahía tiene una probabilidad del 63 por ciento de experimentar un sismo de  magnitud 6.7 o mayor de aquí al año 2036. Ya no es una cuestión de si un terremoto golpeará o no la costa oeste, es una cuestión de cuándo lo hará.

“Podríamos ser el primer país en poner en marcha de forma proactiva un sistema de alerta temprana de terremotos, en lugar de hacerlo después de un terremoto de gran magnitud”, dijo Strauss, añadiendo que, “Si tuviéramos un terremoto de gran magnitud mañana, estoy segura de que todo este proyecto sería totalmente financiado, pero no quiero que esperemos a que esto ocurra”.

Mientras tanto, el USGS y el Laboratorio de Sismología de Berkeley continúan investigando nuevas formas de recopilar datos sobre terremotos y otras actividades sísmicas. Una aplicación lanzada recientemente por el laboratorio se llama MyShake, la cual permite a la gente usar sus teléfonos inteligentes como un sismógrafo en miniatura, dando acceso a los datos al laboratorio para que pueda dibujar patrones y obtener un nuevo enfoque y una nueva comprensión sobre los terremotos y otros fenómenos sísmicos.

MyShake es una gran oportunidad para aprovechar la disponibilidad de los acelerómetros en cada teléfono celular para construir una red global que puede llevar la ciencia de los terremotos al siguiente nivel”, señaló Strauss.

En su esencia, Strauss y todo el mundo en el Laboratorio de Sismología Berkeley ve a los teléfonos inteligentes como una manera de mejorar nuestra comprensión de los fenómenos sísmicos. Los terremotos son una parte inevitable de la vida en lugares como California, México, Japón y Chile; y como nuestras ciudades y las poblaciones crecen, también lo hace el riesgo asociado a los que viven en zonas de terremotos. Si todo va bien, ShakeAlert pronto será una aplicación que todos podamos descargar desde la App Store o Play Store para implementar un sistema global de alertas tempranas.