la pistola pulverizadora que regenera la piel

La pistola pulverizadora que regenera la piel, llamada SkinGun, ayuda a víctimas de quemaduras a que su piel se regenere con mayor rapidez rociándola con sus propias células madre.

La pistola pulverizadora que regenera la piel es desarrollada por RenovaCare en una compañía de biotecnología con sede en Nueva York, tiene una vasta experiencia en las células madre y en la regeneración de órganos, y ha enfocado esa experiencia para tratar heridas relacionadas con quemaduras a la piel. Uno de los métodos más prometedores de la compañía, es la utilización de una pistola para literalmente pulverizar la piel con células madre sobre una quemadura o herida crónica para acelerar el proceso de curación. La curación es tan rápida que se puede entrar caminando al hospital con una quemadura en un día viernes por la noche y ya estar casi totalmente recuperado el día lunes.

El proceso mediante el cual funciona la pistola pulverizadora que regenera la piel llamada SkinGun, es por medio del uso de las células madre del paciente, estas se recogen de la piel sana del paciente, luego se aíslan las células madre de la piel sana y se mezclan en una solución de agua que las hace fáciles de pulverizar sobre el área afectada de la piel. La SkinGun es controlada por un computador para lograr una precisión adecuada en la aplicación de las capas de células madre que se aplican mediante el método de la pulverización sobre la herida de la piel.

El tratamiento es muy simple y sencillo, ya que sólo se rocían las células madre de la piel quemada y se espera a que estas vuelvan a crecer. También es extremadamente rápido, tomando sólo 1,5 horas para aislar las células y rociar la piel. Una vez que se aplican las células de la piel, el proceso tarda solo unos pocos días para que se vean los resultados. Cuando el policía estatal Mateo Uram sufrió quemaduras en un accidente, eligió este tratamiento experimental y se curó por completo de sus quemaduras de segundo grado en cuatro días.

Este nuevo tratamiento mediante el uso de la pistola pulverizadora que regenera la piel, ofrece una mejora significativa sobre los actuales métodos para el crecimiento de la piel en laboratorios y su posterior injerto quirúrgico en el paciente, procedimiento que toma semanas o incluso meses para ser eficaz. Aquellos que se someten a las técnicas de injerto de piel convencionales a menudo sufren de infecciones y otros contratiempos, haciendo que el tratamiento este lejos de ser optimo. Una tecnología como la SkinGun podría ayudar a la curación completa en cuestión de días, lo que representaría un avance enorme en el tratamiento de este tipo de lesiones.

La SkinGun desarrollada por el laboratorio RenovaCare se encuentra todavía en la etapa de desarrollo y no ha sido aprobado por la FDA para su venta en los Estados Unidos, por lo que todavía no estará disponible en los centros de atención médica como clínicas u hospitales. La compañía está avanzando con pasos firmes hacia ese objetivo, ya que recientemente ha anunciado una ronda exitosa de pruebas que muestran que la pistola pulverizadora que regenera la piel es capaz de dispersar el líquido celular de la piel de una manera muy uniforme y densa. Logrando resultados excelentes.

Experimentos recientes llevados a cabo en Stem Cell Systems GmbH (Berlín, Alemania) muestran que el arma puede rociar más de 20.000 gotas uniformemente distribuidas en un área de prueba en comparación con una aguja convencional y jeringa que produce sólo 91. La pistola no sólo es capaz de realizar adecuadamente la dispersión de las células madre, sino que además las células madre retienen el 97.3 por ciento de la viabilidad una vez pulverizadas sobre la piel. Por el momento RenovaCare prosigue su investigación y desarrollo a medida que avanza hacia la aprobación de la FDA y la eventual comercialización de la SkinGun.