grupo volkswagen pagara

El grupo Volkswagen pagará 14.7 billones a EE.UU. en el marco de la multa fijada por el escándalo de las emisiones de los vehículos diesel.

La enorme suma considera, entre otros temas, las recompras de vehículos a clientes, multas del gobierno, y las inversiones en tecnologías limpias.

El costo estimado del engaño por las emisiones de diesel en Estados Unidos por parte de vehículos  Volkswagen bordeara los 15 billones de dólares.

La semana pasada, se había informado, que las multas aplicadas al grupo Volkswagen ascenderían a poco mas de US$ 10.000 millones de dólares, sin embargo fuentes de Automotive News, aseguran que la cifra seguramente bordeara los US$ 15.000 millones de dólares. La estimación actualizada se produce tan sólo un día antes de que el grupo automotriz alemán la automotriz presente su liquidación en un tribunal de San Francisco.

De acuerdo al The New York Times, aproximadamente US$ 10 billones de este dinero será destinado a los cerca de 475.000 estadounidenses propietarios de vehículos con motor TDI de 2.0 litros, para volver a comprar sus coches en los valores previos al escándalo, entre los US$ 5.100 y US$ 10.000. Los propietarios que no opten por no vender tendrán derecho a los arreglos correspondientes para cumplir con las regulaciones de emisiones.

El total de US$ 15 mil millones serían el mayor acuerdo civil pagado por un fabricante de automóviles en la historia de la industria automotriz.

Esa cifra se basa en lo que se espera que le cueste a Volkswagen obtener el 85 por ciento de los vehículos con motores TDI de 2.0 litros afectados. Además, se espera que VW pague US$ 2.7 mil millones en multas a la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU. y a la Junta de Recursos del Aire de California con el fin de compensar el daño ambiental ocasionado por los vehículos comprometidos en el engaño.

El fabricante de automóviles todavía no ha llegado a un acuerdo con los reguladores en lo que respecta a las demandas de los vehículos con el motor TDI de 3.0 litros. También debe enfrentarse a una investigación criminal del Departamento de Justicia, una demanda por publicidad falsa presentada por la Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos, y a las investigaciones de los fiscales generales de 42 estados, el Distrito de Columbia y Puerto Rico. Y, por supuesto, el fabricante de automóviles además debe enfrentar acciones legales similares en Europa y en otros lugares.

Una solución para hacer que los vehículos afectados por el fraude de las emisiones de gases sean rectificados y puedan volver a circular, todavía no ha sido aprobada por los reguladores norteamericanos.