armadura hecha a base de seda de araña

Será esta nueva armadura hecha a base de seda de araña la próxima generación de materiales que blinden a los soldados en el futuro?

Kevlar ha sido el material del cual se han fabricado los chalecos a prueba de balas para el Ejército durante las últimas décadas, pero una nueva tecnología podría romper este paradigma. Kraig Biocraft, una empresa de bioingeniería basada en Michigan, ha alterado genéticamente gusanos de seda para producir seda de araña. Hoy se anunció un contrato con el ejército para desarrollar esta seda, llamado Dragon Silk, para su uso en chalecos antibalas.

La seda de araña es una de las fibras naturales más fuertes del mundo, pero es difícil de producir en grandes cantidades. Las arañas son territoriales y caníbales, por lo que es casi imposible crear una granja de arañas que sea rentable. Para combatir este problema, Kraig Biocraft ha insertado los genes para la fabricación de la seda de araña en los gusanos de seda. El resultado fue una seda compuesta que es igual de fuerte como la seda de una araña normal, sin embargo, mucho más fácil de producir.

El material producido, llamado Dragón Silk, tiene una serie de aplicaciones, en particular en la cirugía. Muchos hacen suturas de biodegradable, pero con el uso de hilos confeccionados a base de Dragon Silk, este permitirá el uso de hilos mucho más delgados aparte de ser biodegradables. Esto es útil cuando se realizan cirugías en zonas sensibles, como los ojos y el cerebro.

La oficina del Ejército para la protección del soldado e equipamiento individual (PM-SPIE), le está otorgando a Kraig Biocraft una subvención por un monto de US$ 100.000 dólares, para poner a prueba su seda de dragón como una forma de protección corporal. La compañía producirá una serie de paquetes balísticos con diferentes números de hilos, espesores y técnicas de construcción para ver cómo reaccionan ante los impactos de bala de diferentes calibres. Si el compuesto denominado Dragon Silk, cumple con las expectativas, el Ejército está preparado para aumentar la subvención a US$ 1 millón de dólares.

La principal ventaja del compuesto Dragon Silk por sobre el Kevlar, es su flexibilidad. El Kevlar es un poco más duradero que la seda del dragón, con una fuerza de 3 gigapascales en comparación con la fuerza de 2 GPa del compuesto denominado Dragon Silk (seda de dragón). Sin embargo, el Kevlar solamente tiene una elasticidad de un 3 por ciento, lo que significa que es casi completamente inflexible. Por su parte el compuesto Dragon Silk, tiene una elasticidad de 30 a 40 por ciento, lo que compensa su ligeramente reducida fuerza frente al Kevlar.

Si Kraig Biocraft tiene éxito, las granjas de gusanos de seda pronto podrán estar produciendo la materia prima que mantendrá a las tropas seguras en el frente.