vehículos autónomos de Uber

Un programa piloto asignará los vehículos autónomos de Uber a los clientes al azar en la ciudad de Pittsburgh.

Los vehículos autónomos de Uber tendrán su primera prueba en el mundo real este mes en la ciudad de Pittsburgh, los vehículos semi-autónomos serán asignados al azar a los clientes que utilizan la aplicación de la compañía. De acuerdo con un informe de Bloomberg, la flota de prueba consistirá en vehículos marca Volvo XC90 SUV modificados, con cada vehículo bajo la supervisión de un ser humano en el asiento del conductor (un requisito legal), así como un copiloto para tomar notas. Los viajes serán sin cargo, y tendrán una tableta en el asiento trasero con el fin de informar a los pasajeros acerca de las capacidades del vehículo.

Pittsburgh ha sido el hogar de las pruebas de los vehículos autónomos de Uber desde el año 2014,  año en el cual la compañía comenzó a robar ingenieros del departamento de robótica de la Universidad Carnegie Mellon de la ciudad. A principios de 2016,  Uber tenía un equipo de cientos de ingenieros, todos especialistas en robótica y mecánica en su Centro de Tecnologías Avanzadas. Los vehículos de prueba de auto-conducción pronto fueron vistos transitando por la ciudad, y en mayo la compañía publicó su primera foto oficial de un prototipo de un vehículo, que en este caso era un Ford Fusión modificado.

Relacionado: Las primeras pruebas del vehículo auto guiado de Uber

La compañía ha realizado numerosas pruebas desde entonces, hasta llegar a las pruebas de los vehículos semi autónomos con clientes reales, lo que se traduce en un gran paso.  El software del piloto automático de Tesla ha ido aumentando poco a poco su funcionalidad para los conductores (a pesar de un accidente fatal en julio, el que actualmente está siendo investigado por la NHTSA), y la flota de vehículos de auto-conducción de Google ha sido objeto de numerosas pruebas, aunque con coches personalizados cuya velocidad se limita a las 25 millas por hora. Sin embargo, con este programa piloto, Uber está probando una versión rudimentaria de su visión final para los vehículos de auto-conducción.

Como informa Bloomberg, para alcanzar la plena autonomía en términos de conducción, Uber aun debe recorrer un largo camino. Pero por ahora, los ingenieros y supervisores se sentaran detrás del volante, para que en caso de alguna emergencia tomen el control del vehículo.

Volvo ha entregado hasta ahora un “puñado” de los vehículos para las pruebas de la conducción autónoma, se espera que entregue alrededor de 100 vehículos en lo que resta del año. El fabricante de automóviles también ha anunciado hoy que ha firmado un contrato por US$ 300 millones de dólares con Uber para desarrollar un vehículo completamente autónomo para el año 2021 – el mismo objetivo fijado por Ford, para desarrollar su propio vehículo de conducción autónoma. El futuro, al parecer, está llegando demasiado rápido.