legendario avión espía U-2

El legendario avión espía U-2 podría asumir un nuevo papel, derribar misiles enemigos.

El legendario avión espía U-2, de los Estados Unidos podría ser asignado a una nueva misión, la que lo mantendría en el aire durante varias décadas más. El avión espía de mediados de 1950, el icónico T-2 “Dragon Lady” está siendo considerado como una plataforma de defensa antimisiles para derribar misiles balísticos enemigos a medida que estos ascienden a la órbita terrestre más baja.

Según Aviation Week, el legendario avión espía U-2 es un candidato de la Agencia de Defensa de Misiles de EE.UU. para formar parte del “programa demostrador de UAV estratosférico transmitidas por láser.” El objetivo es derribar misiles, incluidos los que posiblemente estén armados con cabezas nucleares y químicas, durante la llamada “fase de impulso” poco después de que los misiles han despegado del suelo. Con anterioridad se trato de equipar un Boeing 747 con un láser químico, el YAL-1 Airborne Ballistic Láser, pero fracasó.

El U-2 es un fuerte candidato para este papel debido a su “integridad estructural, bahías de carga útil modulares, salida de alta potencia, y su arquitectura multimision.” Según la propuesta, el T-2 se adaptaría para volar sin tripulación, aumentando aún más el volumen interno para llevar un arma laser. Durante sus décadas en el cielo, el T-2 se ha convertido en una plataforma adaptable para misiones de espionaje de larga distancia, un rasgo que serviría muy bien como cazador, sobrevolando muy por encima los sitios de lanzamiento de misiles, a la espera de algún movimiento del enemigo.

A diferencia del programa anterior YAL-1, que requería un avión 747 para almacenar grandes cantidades de productos químicos, el U-2 usaría un generador a bordo para la generación de electricidad para alimentar un láser de estado sólido. A principios del 2015, por ejemplo, General Atomics introdujo un arma láser eléctrica escalable de 150 kilovatios que se ajusto a bordo de un avión no tripulado Avenger.

El láser a bordo del U-2 destruiría los misiles rápidamente, causando que el propulsor altamente inflamable explote o en su defecto que el cuerpo del misil se destruya. El alcance del misil se vería afectado por las condiciones atmosféricas, en particular las tormentas de lluvia o polvo. El rango probable sería todavía varias millas en las inclemencias del tiempo.

Otro candidato para el programa podría ser el avión no tripulado Avenger, o en su defecto un C-130 Hércules. Ahora si el legendario avión espía U-2 hace el trabajo, entonces este avión, podría llegar a volar varios años más.