hardware necesita un computador para correr juegos en 4K

Qué tipo de hardware necesita un computador para correr juegos en 4K, esa es una pregunta muy comun, a lacual le daremos una respuesta en este artículo.

Jugar juegos en 4K es por decirlo menos, impresionante, todo es como nuevo, los colores son mucho más vivos, las imágenes tienen una claridad y definición increíble, los colores son vivos y exuberantes, el color negro es negro, en resumen es una dimensión totalmente nueva, básicamente es como despertar en un dia soleado después de un interminable invierno. Ahí está ese punto todo esta ok, todos los que hemos jugado en una resolución de 4k, podemos afirmar prácticamente lo mismo, salvo las usuales excepciones a la regla que, bueno, siempre existen por alguna razón.

El problema comienza, por lo menos para la gran mayoría, cuando empezamos a definir que componentes del hardware de nuestro computador debemos reemplazar para poder jugar y disfrutar de las bondades de dicha resolución. Y es ahí cuando no empezamos a encontrar con los primeros problemas. Todos esos hermosos detalles tienen un precio, y créanme, no es barato, por lo menos para la gran mayoría de los mortales. El tema es, que armar un computador para juegos en 4K, no es simple y es mucho menos económico que armar un computador para jugar en resoluciones de 1080p o bien 1440p.

Preparándose para un viaje a lo desconocido

¿Qué se necesita para jugar juegos en 4K? Para ser honesto, necesitarás un monstruo levantado de las profundidades, un dragón con ojos brillantes y relucientes escamas, y con eso me estoy refiriendo a un computador con dos GPU y suficientemente VRAM para representar el funcionamiento interno de un agujero negro en tiempo real.

Bueno, tal vez eso es un poco exagerado, pero correr juegos en 4K no es algo que se le pueda hacer frente sin hacer nada. Se necesita una inversión seria de tiempo y de dinero. Sobre todo dinero. Es menos caro de lo que solía ser, pero todavía no es exactamente algo que se pueda realizar sin hacer un sacrificio importante con respecto al ahorro, es una inversión no menor, que si va a afectar tu presupuesto.

Si bien todos sabemos que al armar un computador, cada componente de inferior rendimiento actuará como un cuello de botella, haciendo que todo el sistema trabaje más lento, pero eso nunca fue tan cierto como cuando estas armando un sistema para jugar en una resolución de 4K. Al hablar de resoluciones de 4K, cada componente deberá estar funcionando a pleno rendimiento, y para lograr esto, necesitaras elegir y considerar cuidadosamente cada pieza de hardware, incluyendo los cables.

Ahora que tenemos esta parte clara, vamos a empezar.

El humilde monitor en su hábitat natural

Tu monitor es la ventana al alma de tu computador, y para resoluciones de 4K es importante mantener un ojo en un par de especificaciones diferentes que de otro modo se podrían ignorar o dar por sentado. La principal preocupación es la frecuencia de actualización. Encontrar a un monitor con una frecuencia de actualización no es tan fácil como solía ser. La mayoría de los monitores nuevos para juegos funcionan a 60Hz. Sin embargo, los jugadores prefieren a veces una frecuencia de actualización aún más alta – y sus opciones no son ilimitadas. Existen algunos monitores de 75Hz, pero eso es lo más alto que podrás encontrar.

El tamaño es también una consideración importante, o al menos la resolución con respecto al tamaño total de la pantalla. El entorno de escritorio de Windows comienza a sufrir problemas de escala a medida que se aproximan a la densidad de 200 píxeles por pulgada. Por ejemplo, un monitor de 30 pulgadas 4K con un modesto 146 PPI, se va a ver muy bien, pero un monitor de 24 pulgadas de 4K que se aproxime a los 184 PPI, va a ser que los iconos del escritorio y páginas web se vean extrañas, como si estuvieran desenfocadas.

También hay algunos problemas de escala en ciertos juegos, como la Liga de Leyendas y World of Warcraft, que tienen una pequeña escala de interfaz por defecto. Estos juegos ofrecen la opción de aumentar la escala, pero que a su vez puede disminuir la nitidez. Sacrificas nitidez para ganar en tamaño.

Dos GPU, y de las más potentes

Los juegos en resoluciones de 4K requieren de una tarjeta gráfica capaz de procesar enormes cantidades de información en un abrir y cerrar de ojos, y para eso se necesita que la tarjeta gráfica tenga la cantidad de memoria necesaria.

La memoria RAM de vídeo es la clave para jugar en resoluciones de 4K, y en nuestras pruebas, incluso las tarjetas gráficas de gran alcance con suficiente memoria RAM tienen problemas para manejar la cantidad de procesamiento que requiere jugar en una resolución de 4K. La AMD Radeon 295X2, un monstruo de tarjeta de vídeo con doble GPU refrigerado por agua, apenas podía manejar la ejecución de juegos en 4K. Es cierto que ya tiene un par de años, pero sigue siendo una tarjeta gráfica muy potente. Sin embargo, la pobre se esforzó por mantener un ínfimo de 22 FPS en Crysis 3, y alcanzo los mas que jugables pero lentos 37 FPS en Battlefield 4.

La Radeon 295X2 no se queda atrás cuando se trata de otros puntos de referencia. Simplemente no tiene el suficiente ancho de banda para enviar imágenes fiables generadas por las GPU para el monitor en 4K.

Las tarjetas más nuevas, por supuesto, van mucho mejor, pero todavía se necesita mantener un ojo en la memoria RAM de vídeo.

Pero la mejor, la más cara, la tarjeta gráfica más potente disponible ahora es la última versión de la Nvidia GTX Titan X, que cuenta con la arquitectura “Pascal” de Nvidia. Sin entrar en los detalles de diseño de chips, la arquitectura de la GPU Pascal, es capaz de manejar los datos y la representación gráfica de una manera fundamentalmente diferente al de anteriores tarjetas de Nvidia, y se nota. La Nvidia GTX  Titan X se vende por alrededor de US$ 1200 dólares, y es enormemente poderosa. Con 12 GB de memoria RAM, la Titan X es probablemente la solución definitiva de una sola tarjeta para su plataforma de juegos en 4K.

Ahora, si quieres gastar menos de mil dólares en una GPU, también tienes algunas opciones

Puedes ahorrar un poco de dinero aquí sin afectar demasiado el rendimiento de tu nuevo sistema, considerando algunas otras soluciones de una sola tarjeta.

La Nvidia GTX 1080, es curiosamente, lo suficiente capaz para manejar resoluciones de 4K. Algunos comentarios y foros de hardware recomiendan incluso no utilizar la 1080, a menos que vayas a utilizarla para 4K, ya que es mucha tarjeta para solo jugar juegos en 1080p o 1440p. Tiene la última arquitectura Pascal, unos admirables 8 GB de RAM, y se puede encontrar por alrededor de US$ 600 dólares.

Ahora si por tu sangre solo corre un rojo Radeon, y eres de los que ni siquiera podría considerar una tarjeta Nvidia para su monstruo 4K, AMD ofrece algunas alternativas bastante competitivas, pero que no van a tener el mismo rendimiento. La Radeon R9 Fury X es capaz de manejar razonablemente bien la mayoría de nuestras pruebas de 4K, aunque por lo general muy por debajo de los 60 FPS. Es ciertamente una alternativa viable si no te importa bajar un poco de los 60 FPS, o bien bajar un poco el nivel de detalle de los juegos.

Pero si estas realmente en busca de una opción económica, también se podría considerar la Radeon RX 480. Sobre la base de sus puntos de referencia, te encontraras con un golpe serio a tu rendimiento. Se pueden ejecutar la mayoría de juegos en 4K, pero apenas rozaran los 30 FPS o tal vez menos. Aún así, la RX480 se vende por alrededor de US$ 240 dólares, una fracción del costo de otras tarjetas. Estamos pensando en la Titan X.

Una configuración de doble GPU puede parecer atractiva para las resoluciones en 4K. Es la única manera de lograr las anheladas 60 FPS en algunos títulos con en el máximo detalle. Sin embargo, tanto Nvidia y AMD son propensos a desplegar nuevas tarjetas año tras año, y probablemente estaría mejor guardar el dinero que gastaría en una segunda tarjeta para ahorrarlo para una posible actualización en un año o dos.

Comprueba la conexión

Una vez que tenga un monitor 4K y una tarjeta de vídeo que pueda manejar todo, ya está listo, ¿verdad? Pero no exactamente.

El último obstáculo que necesita para saltar a través de la conexión de 4K de su nuevo monitor, es la conexión HDMI, el estándar de vídeo más común. Casi todos los monitores 1080p ofrecen HDMI.

Pero sabias que la mayoría de las conexiones HDMI no pueden manejar 4K? Esto es porque el soporte a la resolución de 4K no se introdujo hasta el HDMI 1.4, pero incluso entonces, sólo en un con un máximo de 30 FPS. Para conectar un monitor de 4K y 60 Hz, necesita un cable HDMI 2.0 con una tarjeta gráfica  compatible con HDMI 2.0 – y sólo la más reciente generación de tarjetas de vídeo soportan esta salida y esta resolución de 4K. Por lo que antes de pagar por una tarjeta de vídeo, asegúrese de que usted está recibiendo una con soporte HDMI 2.0.

La Nvidia GTX Titan X, y la mayor parte de la alineación de Nvidia 2016, son todas compatibles con HDMI 2.0, pero las últimas AMD Radeon no lo son. Entonces, ¿qué tarjetas corren contenido 4K a 60 FPS? Las tarjetas Radeon basadas en la versión más reciente de DisplayPort.

HDMI 2.0 o DisplayPort son las únicas conexiones que pueden manejar la resolución de 4K a 60 Hz si tienen el soporte adecuado en la tarjeta de video. Pero incluso con DisplayPort, hay un obstáculo. Tendrá que comprar un cable DisplayPort 1.2. Las versiones anteriores del cable DisplayPort, solo soportan una resolución máxima de “sólo” 2.560 x 1.600.

La conexión de un cable que es inadecuado puede dar lugar a un comportamiento extraño en la pantalla. La pantalla es probable que se encienda y transmita una imagen, pero puede parpadear, sufrir de líneas extrañas, o rápidamente cambiar de color. Esto puede causar cierta alarma y hacer que uno se pregunte si su nuevo monitor 4K está roto, pero no se preocupe. La elección de un cable incorrecto no va a hacer ningún daño. Simplemente no va a funcionar correctamente hasta que compre el adecuado.

Conclusión

Como hemos dicho, jugar en una resolución de 4K no es barato. Prepárese para gastar a lo menos US$ 600 dólares en un monitor 4K, y posiblemente lo mismo en una tarjeta de video GTX 1080.

Eso es un montón de dinero, e incluso por ese dinero no se puede garantizar una experiencia totalmente pura (lo más probable es que tengas que ajustar el nivel de detalles). Algunas de las tarjetas de vídeo más rápidas luchan para mantenerse al día con resoluciones de 4K, y hay numerosos errores y problemas de escala que puedan interrumpir su experiencia.

Advertencias a un lado, podemos ver el atractivo. Las imágenes son increíblemente hermosas en resoluciones de 4K. Incluso los juegos que ya tienen varios años de edad se ven muy bien, ya que la alta resolución añade detalles que simplemente no eran visibles a resoluciones más bajas. 4K sigue siendo demasiado caro para la persona promedio, pero los que pueden permitirse el lujo de disfrutarla, háganlo, ya que los efectos visuales son asombrosos.