Rusia traslado misiles de defensa aérea hacia Siria

Si todos sabemos que ISIS no tiene una fuerza aérea, entonces por qué Rusia traslado misiles de defensa aérea hacia Siria.

Los servicios de inteligencia de los EE.UU. han detectado el envío de avanzados sistemas de misiles rusos tierra-aire (SAM) a Siria. Según Fox News, los servicios de inteligencia de los EE.UU. rastrearon el envío del sistema de misiles antibalísticos SA-23 Gladiator de Rusia al puerto Sirio de  Tartus. Es la primera vez que el SA-23 (conocido por la OTAN como el SA-12b “Giant”) ha sido desplegado fuera de las fronteras de Rusia.

Rusia traslado misiles de defensa aérea hacia Siria

Los funcionarios rusos dicen que los misiles son para defender las bases rusas lo largo de la costa de Siria, con una premisa general que asegura que el sistema de misiles es “puramente defensivo”. Por lo que sabemos, solo existe un solo enemigo declarado en siria, y este no tiene misiles o aviones de combate, y tampoco lo tienen los rebeldes sirios.

El llamado gigante es una de los sistemas SAMs más avanzados del mundo y es aproximadamente equivalente al sistema de misiles Patriot PAC-3 de los EE.UU. Fue diseñado principalmente para derribar misiles balísticos tácticos como el Scud, es guiado por radar, y lleva una ojiva de 300 libras. Dos misiles en un lanzador tipo tanque pueden estar listos para la acción en tan solo 5 minutos.

El SA-23 está diseñado para trabajar en el lanzamiento de las baterías de varios vehículos de lanzamiento, un radar de vigilancia, radar, radar sector de orientación, y vehículos de mando y control. Una batería de SA-23 puede detectar hasta 200 blancos, rastrear de forma activa a doce, y  y dirigir seis misiles hacia los objetivos designados al mismo tiempo. He aquí un video de las fuerzas de la defensa antiaérea rusa con el sistema SAM, apodado el gigante:

Vale la pena mencionar que esta máquina también es capaz de derribar aviones, pero el único avión que vuela en la zona (aparte de los rusos) pertenecen a la coalición anti-ISIS. Sin embargo, el SA-23 está construido principalmente para la defensa contra misiles, con una capacidad antiaérea secundaria. Un misil muy similar, el SA-12a, se adapta mejor para hacer frente a las aeronaves. También está mejor equipado para derribar múltiples aviones a la vez, mientras que el SA-23 tiene sólo dos misiles, el SA-12a tiene el doble.

Sin embargo, el despliegue del SA-23 podría no tener como objetivo el ser una amenaza para el espacio aéreo en la zona, sino más bien un mensaje directo a los gobiernos occidentales. El servicio de inteligencia de EE.UU. siguió el movimiento de los misiles durante todo el camino desde Rusia a los muelles de Tartus, lo que significa que los militares rusos probablemente no intentaron ocultar lo que estaban haciendo. Habrá que esperar y estar atentos para saber cuáles serán los próximos movimientos de los sistemas de misiles rusos en la zona de conflicto.