modelos de Tesla incorporarán el sistema completo de conducción autónoma

Los nuevos modelos de Tesla incorporarán el sistema completo de conducción autónoma, incluyendo al Modelo 3. Cada nuevo Tesla vendrá desde ahora, con el sistema completo de conducción autónoma.

Desde que la función del modo de piloto automático fue puesta en marcha hace ya un año, Tesla ha estado trabajando para ofrecer un sistema completo de conducción autónoma en sus vehículos. De hecho, su sistema de conducción autónoma, es uno de los más avanzados en del mercado, pero sólo ofrecía un sistema de conducción autónoma parcial, vale decir, era más bien un asistente para el conductor que un sistema completamente autónomo.

Si bien Tesla aun no está ofreciendo un vehículo con un sistema de conducción autónoma full, si esta incluyendo el hardware necesario en todos los nuevos modelos de vehículos, para que cuando llegue el momento este se pueda implementar solo con una actualización del software del sistema de conducción autónomo.

Tesla anunció el miércoles que todos sus futuros vehículos, incluyendo el Modelo 3, estarían equipados con el hardware que permitirá una capacidad de conducción autónoma de nivel 5.

La compañía describe el hardware en el siguiente comunicado de prensa:

“Estamos muy contentos de anunciar que a partir de hoy, todos los vehículos Tesla que se producen en nuestra fábrica – incluyendo el Modelo 3 -, tendrán el hardware necesario para la plena capacidad de los sistemas de conducción autónoma con un nivel de seguridad mucho mayor que la de un conductor humano. El hardware instalado cuenta con ocho cámaras envolventes, las que proporcionan una visibilidad de 360 grados alrededor del vehículo a distancias de hasta 250 metros. Doce sensores ultrasónicos complementan este sistema de visión, permitiendo la detección de objetos en casi el doble de la distancia del sistema anterior. Además, un radar enfocado hacia delante con una mayor capacidad de procesamiento proporcionara datos adicionales sobre el entorno en una longitud de onda redundante, capaz de ver a través de la lluvia, niebla, polvo e incluso del vehículo que lo antecede”.

Elon Musk, también señalo en una llamada a la prensa que “nos llevará algún tiempo” antes de que Tesla pueda ofrecer este tipo de software avanzado al público, pero esto claramente sienta las bases del hardware que permitirá a la empresa lograr ese objetivo. Mientras tanto, la firma ofrecerá lo que llama un piloto automático mejorado, que utiliza cuatro cámaras, comparado con la configuración actual en la que el piloto automático utiliza sólo una.

El sistema de conducción autónoma mejorado, se pondrá en marcha en el mes de diciembre de 2016, y será capaz de cambiar de carril en la carretera sin ninguna intervención del conductor. Además, las mejoras implementadas en el sistema de conducción autónoma, será capaz de guiar el vehículo entre diferentes carreteras y también será capaz de salir de las carreteras de manera autónoma.

A la par con este nuevo hardware, Tesla ha desarrollado un nuevo software de red neuronal que permite que el vehículo procese todos los datos de las cámaras, sensores y radares. Musk dice que el sistema pronto será al menos dos veces más seguro que un conductor humano. El objetivo final, sin embargo, es desarrollar un sistema que sea 10 veces más seguro que un conductor humano.

Musk, también señalo que los dueños de los vehículos cuyo hardware pertenece a la primera generación, no serán capaces de actualizarlo al hardware de segunda generación, con todas las funciones que este tiene.

“Me gustaría que hubiese alguna otra manera de hacerlo,” señala Musk. “Pero lamentablemente, no hay manera de modificar todos los vehículos instalándoles siete cámaras, nuevos sensores y un mazo de cables.”

Actualmente, el piloto automático cuesta US$ 3.000 dólares, pero Musk, confirmó que el conjunto completo del sistema de conducción autónoma tendrá un valor de US$ 8.000 dólares.

Con esta nueva suite de hardware y software, Tesla dice que va a ser capaz de tener un vehículo que puede desplazarse de Los Ángeles hasta Nueva York sin la necesidad de ninguna intervención humana.