avión cisterna que podría reabastecer al caza F-35

Este es el avión cisterna que podría reabastecer al caza F-35 y al F-22 en medio del territorio enemigo, y tiene la particularidad de ser casi invisible a los radares enemigos.

El Comando de Movilidad Aérea de la Fuerza Aérea de Estados Unidos ha anunciado recientemente el programa “KC-Z”, esto con la intención de desarrollar una nueva generación de aviones cisterna, uno que sea capaz de volar en el espacio aéreo enemigo para reabastecer a los  aviones de combate como el F-22 y F-35 para el año 2035. Lockheed Martin fue el primero en responder a la convocatoria de ideas, y recientemente, dio a conocer información sobre el diseño de una aeronave de una solo ala con capacidad de despegue y aterrizaje cortos, esto según el portal Aviation Week.

A pesar de que el nuevo avión cisterna no tendría un alto nivel de sigilo, el bajo perfil de un solo ala fusionado con el cuerpo del avión, produciría una sección transversal de radar más pequeña que los aviones cisternas actuales. (Los aviones cisterna KC-10 y KC-135 Stratotanker, e incluso el KC-36 Pegasus,  que se encuentra actualmente en fase de desarrollo, todos tienen un diseño similar al de los aviones comerciales.) Lockheed también está considerando la incorporación de los motores dentro de la estructura del avión para mantener al KC-Z lo más sigiloso, para que de esta manera pueda evitar que sea detectado por los radares, misiles tierra-aire y otras armas antiaéreas.

Lockheed ya ha comenzado las pruebas en el túnel de viento con un modelo a escala equivalente al cuatro por ciento del tamaño del avión real, llamado Hybrid Wing Body (HWB) airlifter, diseñado para maximizar la eficiencia aerodinámica. Como los ingenieros aeroespaciales de Lockheed llevan a cabo las pruebas de vuelo en el modelo HWB de 45 libras, podrían utilizar los datos no sólo para desarrollar el HWB sino también para poner en marcha un programa del avión cisterna con un diseño que integre las alas al cuerpo del avión.

El nuevo avión cisterna tendría algunos cambios de diseño en comparación con el avión de transporte. El avión de transporte está diseñado con una cola de “T” para dar cabida a los lanzamientos desde el aire, mientras que el cisterna probablemente tenga una cola tipo “H” para mantener el perfil de la aeronave bajo y evitar el radar, además de aumentar la estabilidad y el control de la aeronave. Otro punto que se está considerando, es la ubicación de los motores, los cuales estarían integrados en el nuevo avión cisterna para mejorar su nivel de sigilo.

Kenneth Martin, ingeniero en jefe de Lockheed Martin señalo a Aviation Week lo siguiente:

Martin sugirió que el nuevo avión cisterna KC-Z podría incluir tanto las contramedidas ofensivas y defensivas, como una capa de camuflaje o incluso láseres para su defensa. También dice que la automatización del proceso de reabastecimiento de combustible reduciría la cantidad de tiempo necesaria para reabastecer otras aeronaves, lo que mejoraría la supervivencia, ya que el acto de reabastecimiento de aviones los deja vulnerables y presas fáciles a la detección de radares e incluso un ataque directo. Martin también señalo a Aviation Week:

“Si consideramos que empresas como Google y otras se encuentran desarrollando vehículos de conducción autónoma, nos parece que la tecnología está madurando a través de todo el espectro relacionado a los usos que deriven en una mayor automatización de los distintos procesos. Por esto estamos apostando a tal vez no eliminar por completo la función del operador de la pluma de reabastecimiento, pero sí que este proceso sea lo más automatizado posible y solo requiera una supervisión, que puede ser realizada por el copiloto de la aeronave.”

Se espera que el estudio oficial de la Fuerza Aérea sobre nueva generación de aviones cisterna comience durante los próximos meses.