Oculus Rift versus HTC Vive, cual es el mejor auricular para la realidad virtual en el mercado actual? Si bien ambos auriculares, tanto el HTC como el Oculus permanecen a la vanguardia en lo que respecta la realidad virtual basada en PCs. Cuando salieron al mercado por primera vez, el Oculus Rift y el HTC Vive tenían grandes diferencias, pero ahora que el Rift también incorporó los controladores Touch, cuál será el mejor auricular para la realidad virtual?

Echa un vistazo a nuestro artículo sobre Oculus Rift versus HTC Vive, comparamos las especificaciones seguido de una mirada en profundidad a la forma en que creemos que los dos reyes de la VR se enfrentan entre sí.

Ni el Oculus Rift ni el HTC Vive ganaran algún premio por diseño, ambos son dispositivos voluminosos pero ligeros, que una vez colocados le permiten una visión sin obstrucciones en el mundo de la realidad virtual, que es lo que al final de cuentas importa.

El Rift y el HTC Vive utilizan correas de velcro ajustables y un acolchado cómodo en la parte frontal interior. El Vive sigue siendo el más pesado de los dos, lo que tiene sentido dado que reúne 37 sensores visibles en el frente, diseñado para conectarse a cámaras inalámbricas dentro del espacio de rastreo. Encenderlo y apagarlo puede ser algo tedioso en algunas ocasiones. La correa de audio mejora eso, y añade soporte para los auriculares – tienes que usar los tuyos, de lo contrario deberás gastar unos US$ 100 dólares extra.

El Rift, por otro lado, presenta un diseño exterior más elegante, revestido de tela y es algo más pequeño. Es más fácil de subir y bajar, y puede sentirse más cómodo con el tiempo debido a su peso más ligero. Mientras que el Vive todavía parece un poco experimental, el Rift se parece a un dispositivo futurista que estará encantado de mostrar.

Ambos modelos acomodan gafas (aunque con algunas molestias añadidas), y se conectan a través de USB y HDMI a su PC.

Calidad de visualización y campo de visión

Los auriculares de realidad virtual son tan buenos como la pantalla que utilizan. El Oculus Rift y el HTC Vive vienen equipados con vibrantes pantallas OLED, cada una de las cuales ofrece una resolución de 1.080 x 1.200 píxeles para cada ojo. Dichas pantallas llevan la resolución final a 2.160 x 1.200, con tasas de actualización de 90 Hz, asegurando así que la velocidad de fotogramas sea lo suficientemente alta para prevenir el mareo y proporcionar una experiencia de juego suave en general.

Por la hoja de especificaciones, ambos auriculares también ofrecen un campo de visión de 110 grados (FOV), aunque en el uso real hay una gran cantidad de evidencia subjetiva (y algunos un poco más científica) para sugerir que el HTC Vive ofrece un campo ligeramente más ancho y ciertamente más alto de vista. No es muy notable cuando estás en medio aniquilando robots o explotando edificios abandonados, pero está ahí.

 

Un aspecto que afecta a las imágenes de cada auricular es el diseño de sus lentes. Aunque hay algunas diferencias en el estilo de fabricación, la única forma de notarlo es cuando los objetos brillantes aparecen en fondos más oscuros. El Vive tiene anillos concéntricos algo obvios que aparecen debido al mecanizado de la lente. En comparación, el Oculus Rift tiene un aura más general alrededor de los objetos brillantes.

Ambos restan importancia a las imágenes en ese entorno en particular, aunque no arruinan la experiencia de ninguna manera significativa. En general, los dos auriculares están igualados en calidad visual.

Controles y seguimiento

Tan importante como el auricular es a su experiencia virtual, y la forma de interactuar con él es igualmente importante. El Rift y el Vive utilizan controladores personalizados, controlados por movimiento, conocidos como Oculus Touch y Vive Controllers, respectivamente.

Controladores Oculus Touch

Los controladores Touch tienen una configuración de joystick y botón. Utilizan la misma tecnología de rastreo de baja latencia que determina la posición relativa del auricular y permiten un mapeo gestual simple basado en la forma en que está sosteniendo el controlador. El diseño permite que el par de controladores funcionen más como sus manos reales cuando juegan, aprovechando los sensores de seguimiento interno y la retroalimentación háptica. Ellos ayudan a diferenciar entre diferentes tipos de impactos en el juego y los traducen a sus manos reales.

El Vive adopta un enfoque algo diferente. Los controladores del dispositivo, disponibles desde el lanzamiento del auricular, funcionan como un controlador de Steam modificado. Son sensibles al tacto, con almohadillas circulares debajo de los pulgares y botones de disparo que actúan como botones de selección primaria. También hay un par de botones de agarre en los lados, que algunos desarrolladores han utilizado para la mecánica de agarre en el juego.

Controladores HTC Vive

Dos sensores rastrean los controladores Vive y los auriculares y cuando se colocan en las esquinas opuestas de una habitación puede rastrear un espacio de hasta 5 x 5 metros. Fueron diseñados para ofrecer un sistema de seguimiento dentro de las habitaciones desde el principio, por lo que los dos sensores son todo lo que se necesita para ello. Con una combinación de pulsos y láseres de barrido y los 70 sensores repartidos entre el auricular y los controladores, el sistema de seguimiento del HTC  Vive funciona perfectamente la mayor parte del tiempo.

En comparación, la configuración del Oculus Rift utiliza una cámara de seguimiento Constellation, que utiliza luz infrarroja para ofrecer un seguimiento de posición de 360 ​​grados en un área de juego reducida, pero amplia y profunda. La segunda cámara incluida con los controladores de movimiento Touch mejora el espacio de seguimiento dependiendo de la ubicación. Sin embargo, todavía se recomiendan tres cámaras para un espacio de juego sólido e incluso entonces, Oculus sólo recomienda un espacio máximo de seguimiento de 2.5 x 2.5 metros para evitar la oclusión.

A pesar de sus diferencias en la tecnología utilizada en sus respectivos sensores externos, ambos auriculares utilizan magnetómetros, giroscopios y acelerómetros incorporados directamente en los auriculares para manejar el seguimiento de inclinación.

Mientras que el HTC Vive ofrece una mayor y, en nuestra experiencia, una experiencia más fiable en las habitaciones, ambos auriculares soportan una red de seguridad digital para evitar que uno se golpee con cualquier cosa. El Vive tiene su Chaperón, mientras que el Rift tiene su Guardian. Ambos tienen una rejilla translúcida cerca del borde de su espacio de juego para que no golpee las paredes al intentar eliminar a su próximo enemigo virtual. El Chaperón del Vive es un poco más personalizable, y también puede hacer uso de su cámara frontal para darle una mejor vista del mundo real fuera de los auriculares.

Rendimiento y requisitos

Entonces, ¿cómo se comportan el Rift y el Vive en escenarios del mundo real cuando se apilan directamente unos contra otros? Esa es una pregunta difícil de responder, ya que la realidad virtual es realmente una de esas tecnologías que tienes que probar antes de que entiendas realmente lo inmersivo que puede ser. Dicho esto, hay algunas diferencias entre los dos sistemas  más grandes de la industria.

Cuando se trata de requisitos mínimos, Oculus tiene el más bajo, pero hay una advertencia. Para que el Rift funcione cómodamente en su PC (y no cualquier PC), Oculus recomienda un procesador Intel i3-6100 o un AMD FX4350 o superior, con al menos 8 GB o RAM y Windows 7 SP1. También necesitará una tarjeta gráfica GTX 960 o una AMD RX 470 y algunos puertos USB.

La advertencia es que, con este hardware, su PC probablemente tendrá que hacer uso de algo llamado  spacewarp, que esencialmente rinde los juegos a la mitad de los cuadros mínimos por segundo y utiliza un ingenioso trabajo de conjetura para que se sienta como si se ejecuta en el típico 90 FPS. Esto es ideal para la comodidad, pero si quieres la experiencia completa, necesitas de un hardware similar al recomendado para el HTC Vive.

Los requisitos de Vive son un poco más pesados ​​y más en línea con lo que el Oculus Rift requiere para un sólido juego de 90 FPS. Necesitará una Nvidia GTX 1060 o AMD RX 480, junto con un procesador Intel i5-4590 o AMD FX 8350, al menos 4 GB de RAM y Windows 7.1 o posterior.

Software

El Oculus Rift es compatible con el software a través de la tienda Oculus Rift, así como los juegos de apoyo a través de Steam. El auricular actualmente viene con siete juegos: Lucky Tale, Medium, Toybox, Quill, Dead and Buried, Dragon Front y Robo Recall.

La tienda Rift tiene una biblioteca bastante decente de títulos, aunque el total es notablemente menor que el del catálogo presentado por su competencia de HTC Vive.

Oculus ha estado ayudando a desarrollar el estándar WebVR, lo que hace que sea fácil saltar a experiencias de realidad virtual rápidas como fotos y vídeos de 360 ​​grados desde su navegador. Oculus también espera que los desarrolladores comiencen a usar React, una interfaz de JavaScript que tiene como objetivo hacer de la web un lugar cómodo para navegar mientras está sumergido en el modo de realidad virtual.

Por su parte el HTC Vive está diseñado para trabajar principalmente con la plataforma de Steam de Valve. Steam tiene un catálogo de más de 400 juegos y experiencias para disfrutar y, en última instancia, le da al Vive la biblioteca de contenido más extensa de cualquier auricular de realidad virtual en este momento. Cuando usted compra el auricular, usted también consigue copias libres de la experiencia de Everest VR y Tiltbrush.

Para aquellos que no quieren comprar juegos por adelantado, HTC también tiene su servicio de suscripción Viveport con una biblioteca de títulos disponibles.

Precios y disponibilidad

El sistema de auriculares Oculus Rift está actualmente en su nivel de precio más bajo, gracias a una oferta especial, vale decir unos US$ 400 dólares. Sin embargo, todavía necesita gastar US$ 60 dólares adicionales por cada cámara Constellation adicional. En comparación, el HTC Vive se vende a un precio base de US$ 600 dólares. Ambos auriculares vienen ahora con controladores de movimiento y seguimiento de escala estándar, aunque el seguimiento del Vive tiene menos problemas con la oclusión del controlador.

Eso significa que por ahora, el Rift es la opción más barata, incluso factorizando el costo de un sensor adicional. Sin embargo, esa brecha de precios se reducirá cuando la oferta llegue a su fin, ya que el precio aumentará a US$ 500 dólares. El conjunto de US$ 500 dólares también incluirá menos hardware, por ejemplo, le faltará al controlador de Xbox One. Cuando se toma en cuenta el costo de un tercer sensor para el Rift, que se recomienda para grandes salas de realidad virtual, la diferencia de precio será prácticamente insignificante.

Por supuesto, ninguno de estos factores tiene considerado los costos de armarse o bien comprarse una computadora lo suficientemente potente para que pueda correr los juegos de realidad virtual de manera relativamente decente.

Palabras finales

El Oculus Rift y HTC Vive siguen siendo los dos los auriculares insignia de la realidad virtual, incluso ahora que la PlayStation VR está disponible por solo US$ 370 dólares.

Muchas de las especificaciones de hardware, como la pantalla interna y el campo de visión, son comparables entre el Rift y el Vive. Lo que si difieren son los controladores y los sistemas de seguimiento en cada dispositivo, incluso con la pequeña brecha en el precio.

Si bien las especificaciones hacen difícil declarar un ganador de forma rotunda y absoluta, nuestras experiencias personales con el HTC Vive han sido mejores. A pesar de que los controladores Oculus Touch traen la experiencia a la par con el HTC Vive, el enfoque a escala de la sala de los auriculares HTC todavía se siente como la mejor opción.

Incluso con un hardware comparable, la configuración de Steam y la biblioteca de juegos son mejores en el HTC Vive, con una mayor variedad de rastreo de movimiento, y una mayor escala de juego en la sala.