nsa

Los hackers rusos habrían robado material de defensa cibernética de la NSA, según los consta en los informes, los documentos se obtuvieron desde la computadora de un contratista de la NSA.

El Wall Street Journal informó el día de hoy que hackers rusos habrían robaron documentos detallando cómo las agencias estadounidenses defienden sus redes contra ataques cibernéticos, sobre cómo éstas intervienen redes extranjeras y el código informático que usan para hacerlo. Fuentes señalaron a la publicación que los archivos robados fueron robados a través del software de seguridad informática  Kaspersky, el cual era utilizado por un contratista de la NSA que había tomado material clasificado de la NSA y lo guardó en su computadora.

El robo, que fue descubierto la primavera pasada, ocurrió en el año 2015 y los familiarizados con el incidente señalaron al Wall Street Journal que tener esta información podría ayudar a informar a los funcionarios rusos sobre cómo proteger sus redes contra la NSA y posiblemente cómo entrar en las redes de EE.UU. La NSA no ha confirmado esta violación, y Kaspersky Lab dijo al Wall Street Journal que “no se ha proporcionado ninguna información o evidencia que sustente este supuesto incidente, y como resultado, debemos asumir que este es simplemente otro ejemplo de una acusación falsa y sin fundamentos sustentables”.

Si Kaspersky verdaderamente jugó un papel en el robo de esta información de carácter clasificado no está del todo claro como es cómo su software  antivirus identifico los documentos de la NSA. Pero Kaspersky Lab y su software han sido un foco importante de las investigaciones del gobierno de los Estados Unidos durante el año pasado, después de que los hackers dirigidos por Rusia llegaron a los sistemas electorales de Estados Unidos y a las redes de los distintos candidatos políticos.

En junio, el Senado propuso un proyecto de ley que prohibiría que el Departamento de Defensa usara el software de Kaspersky y un comité de la Cámara de Representantes de Estados Unidos empezó a estudiar el uso de varios productos por parte de las agencias en julio. En agosto, surgieron informes de que el FBI estaba activamente advirtiendo a las compañías contra el uso del software Kaspersky, que Best Buy dejó de vender el mes pasado. Y recientemente, el gobierno de Estados Unidos siguió adelante y prohibió el software en todas las agencias federales y recomendó a las empresas consideradas estratégicas por el gobierno de los Estrados Unidos no utilizar este software de seguridad.

El contratista que produjo la fuga de los documentos señala no haberlo hecho a propósito aunque debió haber estado al tanto de que estaba cometiendo un acto ilícito y que ese acto iba en contra de las políticas de seguridad de la NSA. No está claro si aun sigue siendo empleado de la NSA o si será acusado con cargos criminales. Fuentes cercanas  a la NSA señalaron que la investigación está en curso.