La Xbox One X es ciertamente la consola más poderosa del mundo, pero valdrá la pena comprarla?

Veremos a lo largo de este artículo, si la recién presentada consola Xbox One X, es realmente lo que Microsoft dice que es, la consola de juegos más poderosa del mundo. La pregunta que nace inmediatamente a continuación de tal aseveración, es si realmente vale la pena adquirir esta consola por sobre el modelo anterior, la Xbox S o alguna alternativa de la competencia como la PlayStation 4 Pro.

Microsoft tiene un montón de razones para actuar con cierta soberbia, y una de las principales es demostrar a Sony, que con su consola PS4 Pro actualmente esta ganando esta guerra de consolas, principalmente porque está respaldada por títulos exclusivos como The Last of Us, Uncharted 4 y Horizon Zero Dawn, que todavía no se ha dicho la última palabra en esta guerra no declarada entre consolas.

La Xbox One original tuvo ciertas dificultades para competir con la PlayStation 4 de Sony, principalmente debido a las especificaciones más bajas y un Kinect incluido que dio lugar a una brecha de precio de cerca de US$ 100. Microsoft está respondiendo a esas viejas quejas con la nueva Xbox One X. La cual es una consola más pequeña, elegante y rápida que la original, y es mucho más poderosa que la PS4 o PS4 Pro (la consola 4K de Sony) en términos de potencia bruta.

Si bien el poder interno de la nueva consola de Microsoft, Xbox One X es incuestionable, el enfoque de Microsoft en las especificaciones de hardware no se corresponde con los títulos de lanzamiento que realmente muestran los juegos 4K. Forza Motorsport 7 debutó el mes pasado, por lo que la Xbox One X no se lanzará con ningún juego exclusivo de la categoría AAA. Con un precio de US$ 499 en el mercado estadounidense, realmente estás pagando un precio solamente por el hardware, y necesitarás de un televisor 4K para realmente aprovechar ese hardware.

EL hardware de la consola Microsoft Xbox One X

Comencemos con lo básico. Estoy realmente impresionado y sorprendido por la cantidad de poder que Microsoft ha logrado meter en esta pequeña carcasa de la Xbox One X. Mientras que la Xbox One original era una caja grande y negra del tamaño de una videograbadora de la vieja escuela, la Xbox One X coincide con el impresionante diseño de la Xbox One S. En realidad es más pequeña que la S en términos de volumen, entonces la X es más grande en algunas dimensiones. De cualquier manera, es lo suficientemente pequeña como para caber en una mochila, pero es bastante más pesada que el One S.

La Xbox One X tiene las mismas entradas y puertos que la S. Hay una entrada HDMI si deseas conectar un decodificador de TV, dos USB en la parte posterior y uno en la parte delantera, y un puerto Ethernet. Microsoft abandonó la fuente de alimentación externa de la Xbox One original, y hoy está todo integrado. Sin embargo, es muy similar a la Xbox One S desde el exterior y aún necesita un adaptador USB para Kinect.

El poder real se puede encontrar en el interior. Microsoft está utilizando un procesador AMD Jaguar de 8 núcleos de 2.3 GHz, 12 GB de RAM y una GPU AMD Radeon de seis teraflops. Eso es casi dos teraflops más que la consola de Sony, la PS4 Pro, una CPU más rápida y 3 GB más de RAM en general. La Xbox One X supera holgadamente a la PS4 Pro. Es más pequeña, más potente, e incluso incluye un reproductor de Blu-ray 4K sobre su rival PS4 Pro.

Toda esa potencia significa que necesita un buen sistema de refrigeración y ventiladores que cumplan con la tarea de mantener refrigerada esta potencia de juego. Los ventiladores son notables (como una PC de juegos) cuando ni siquiera estás exigiendo mucho de la consola, pero son definitivamente más ruidosos que los de la Xbox One S. La parte posterior de la unidad One X se calienta bastante, por lo que no es recomendable colocarla dentro de un gabinete o armario sin un buen flujo de aire.

Xbox One X: Jugar en 4K verdadero

La verdadera promesa de la Xbox One X es el “verdadero juego en 4K”. La mayoría de los juegos creados para Xbox One están diseñados para televisores de 1080p, que tienen un cuarto de los píxeles que se encuentran en un nuevo televisor de 4K. La Xbox One X es cuatro veces más poderosa que la Xbox One original, por lo que es capaz de jugar en resoluciones de 4K.

Si bien no es tan poderosa como las últimas PC para juegos, los beneficios realmente dependerán del juego que estés jugando. Microsoft está prometiendo más de 150 juegos “mejorados” para la Xbox One X, pero eso no siempre significa que se podrán jugar en resoluciones de 4K. Algunas mejoras podrían incluir mejores tasas de cuadros en lugar de una resolución 4K o capacidad HDR. Otras mejoras pueden incluir 4K, HDR y mejores velocidades de cuadros. Depende de los desarrolladores del juego decidir que camino van a tomar, y aún no existe un patrón claro ni mucho menos un estándar por el cual guiarse.

Pasé un tiempo jugando Gears of War 4 con su nuevo “modo de rendimiento” de hasta 60 fps. Aunque es un juego antiguo, es un buen ejemplo de cómo la Xbox One X puede tener modos 4K o modos centrados en el rendimiento. El modo 4K, junto con HDR, se ve genial, pero el modo de rendimiento que corre a 60 fps se siente aún mejor sin el aumento de la resolución a 4K. Rise of the Tomb Raider también tiene opciones similares, y es un equilibrio que los desarrolladores de juegos realmente deberían ofrecer a los jugadores.

Algunos juegos como Forza Motorsport 7 ofrecerán lo mejor de los dos mundos: 4K, HDR y 60fps. Este es lo máximo que ofrece la Xbox One X, pero Microsoft no lanzo a tiempo la actualización de Forza 7 para su revisión. He jugado versiones demo en las últimas semanas en eventos de Xbox y se ve bonito, pero a veces es difícil notar la diferencia con mi Xbox One S. La S corre Forza 7 a 60 fps con HDR, así que tendrían que preocuparse realmente por la actualización de la resolución y las mejoras en las texturas y en las sombras.

Otros títulos como Titanfall 2 también aumentan la resolución hasta 4K, pero la modifican dinámicamente en función de la carga de la GPU para mantener el juego sin problemas a 60 fps. Podría discutir sobre los diversos trucos que los desarrolladores utilizan para mostrar los juegos en 4K, ya sea por medio de un checkerboard o una resolución dinámica, pero nada de esto realmente importa a menos que seas un nerd de los píxeles. Es la jugabilidad lo que importa, y una vez que hayas probado un juego a 60 fps es difícil retroceder a 30 fps, independientemente de la resolución y las texturas.

Una de las mayores mejoras que noté cuando llegó una actualización de Enhanced para Xbox One X fue Assassin’s Creed Origins. Se ve impresionante en la Xbox One X, con una resolución de 4K y soporte HDR. Es mucho menos borroso que en la Xbox One S, y diría que está más cerca de parecerse a la versión de PC gracias a las notables mejoras en las texturas. En mi LG OLED con HDR habilitado se ve precioso y funciona muy bien. Espero que este sea un brillante ejemplo de lo que vendrá de parte de los desarrolladores en los juegos más nuevos.

Hoy en día no hay un estándar claro por parte de los desarrolladores de juegos para la Xbox One X, todo es una gran mezcla. Pasé el comienzo de la semana jugando a Super Lucky’s Tale, un juego de plataformas en 3D lanzado originalmente en realidad virtual para Oculus Rift, ya que ningún otro juego que tenía actualizaciones preparadas. Es un juego atractivo, pero realmente no lleva a la Xbox One X al límite.

No necesariamente necesitas un TV 4K para obtener algunos de los beneficios de la consola. Si tienes un monitor para juegos 1440p, entonces la Xbox One X pronto lo soportará. Del mismo modo, los televisores 1080p verán beneficios para el rendimiento puro. Jugué Destiny 2 en la Xbox One X y se sintió mucho más suave que en la Xbox One S. Todavía está bloqueado a 30 fps, pero algunas de las caídas de velocidad de cuadro que experimenté durante la incursión de Destiny ya no existen. Algunos juegos sin actualizaciones específicas para la One X, como Destiny 2 en este momento, seguirán mejorando su rendimiento y mejorando el filtrado de texturas para la One X.

Mi mayor problema con la Xbox One X es la falta de juegos 4K impresionantes para mostrar realmente por qué vale US$ 499. Assassin’s Creed Origins es lo mejor que probé, pero no es exclusivo de Xbox One X. Microsoft no tiene un solo lanzamiento exclusivo para esta consola, y si bien las mejoras en los juegos antiguos son geniales, a menudo me resulta difícil notar grandes diferencias porque no creo que algunos de estos juegos hayan sido diseñados con texturas 4K en mente. No hay un gran juego que sea superventas que solo se pueda jugar en la Xbox One X en este momento, y en honor a la verdad, Microsoft tampoco ofrece muchas esperanzas para el futuro.

Se suponía que Crackdown 3 se lanzaría a tiempo para la Xbox One X, pero se retrasó hasta la primavera/otoño del año que viene. Scalebound, Fable Legends e Ion se cancelaron por completo, y Microsoft cerró Project Spark. Incluso los campos de batalla de PlayerUnknown, el “lanzamiento de consola exclusivo” de Microsoft, no estarán disponibles hasta el 12 de diciembre.

Sony tiene God of War, Spider-Man, Death Stranding, The Last of Us Part II, Final Fantasy VII Remake, y Detroit todo en camino. Si estos son 4K nativos o no, estos son juegos enormes y hacen que la alineación de Microsoft parezca insignificante si se comparan ambas consolas.

Xbox One X: Centro de entretenimiento

Aparte de los juegos, la Xbox One X también es un centro de entretenimiento. La unidad de Blu-ray 4K le brindará la posibilidad de reproducir películas nítidas con compatibilidad para Dolby Atmos y HDR 10 (pero sin Dolby Vision), y es una adición que no tiene la consola PS4 Pro. Curiosamente, Microsoft no ofrece películas 4K o programas de TV en su propia tienda fuera de los EE. UU. Así que tendrá que depender principalmente de una suscripción a Netflix o Amazon Video para ver películas 4K o programas de televisión, e incluso la aplicación de YouTube no es compatible con 4K. Es una omisión extraña dado el enfoque 4K de Microsoft.

Microsoft tiene algunas buenas aplicaciones de terceros para el entretenimiento, como Plex, Spotify, Amazon Video, Netflix, HBO Go y Hulu Plus. También puedes usar el puerto de entrada HDMI para conectar un Chromecast, o ver televisión a través de tu descodificador de cable con OneGuide de Xbox. Microsoft se ha apartado de algunos de sus compromisos de entretenimiento y televisión, pero la Xbox One X sigue siendo una alternativa sólida para mirar contenido junto con los juegos.

Una cosa a tener en cuenta: comprar un disco externo para la Xbox One X. Me quedé sin espacio en la unidad de 1TB de la Xbox One X con alrededor de 14 juegos instalados y 20 aplicaciones. La mayoría de los juegos de la Xbox One tienen un tamaño de alrededor de 40 o 50 GB, pero he notado que los juegos de Enhanced para Xbox One X son significativamente más grandes. Gears of War 4 y Halo 5 ocupan por lo menos 100 GB, y Titanfall 2 ocupa cerca de 70 GB. Si no tienes una conexión a internet particularmente rápida, también estarás esperando horas para poder descargar estos juegos.

No he tenido tiempo suficiente para probar todas las mejoras de los juegos de la Xbox One X, simplemente porque no se han activado en el momento de esta revisión. Dicho esto, los que he experimentado no me han entusiasmado lo suficiente como para justificar la actualización de mi Xbox One S.

Xbox One X: Palabras finales

Dicho esto, la Xbox One X ofrece los mejores gráficos actualmente posibles en una consola. Si no te importan los títulos exclusivos de Sony, la Xbox One X será la mejor consola para jugar los juegos multiplataforma que salgan. Si ya tienes una gran pila de juegos de la Xbox One y estás usando la consola original, esta será una buena actualización si tienes un televisor 4K.

Para cualquier otra persona, probablemente esta no sea la consola más adecuada. Sony realmente tiene algunas exclusivas impresionantes por llegar, y es difícil para Microsoft contrarrestar esto a pesar de su gran trabajo en el hardware. Microsoft prometió el mejor hardware y lo entregó, pero lamentablemente no considero algo igual o incluso más importante, los juegos, y eso hace que por el momento no valga mucho la pena invertir en esta consola.

Si tienes una PS4 Pro, no cambies, principalmente por la gran biblioteca de títulos exclusivos y si tienes una Xbox One S, espera un tiempo a que aumente la biblioteca de juegos exclusivos para la nueva Xbox One X, aquellos juegos que si hagan uso de todos los recursos gráficos que ofrece la Xbox One X. Si eres de aquellos que aun tienen una consola Xbox 360 y estas pensando en renovarla, te recomiendo la nueva Xbox One X.

Puntos a favor:

Muchos juegos obtendrán un aumento de potencia, con soporte para títulos de Xbox, Xbox 360 y Xbox One.

Unidad de Blu-ray 4K.

Hardware pequeño y bien diseñado.

Puntos en contra:

Necesitas almacenamiento externo, 1TB no es suficiente.

No hay suficientes juegos exclusivos 4K mejorados.

La consola Xbox One S ofrece soporte para HDR y Blu-ray 4K por mucho menos dinero.