drones de la NASA

Los nuevos drones de la NASA se diseñarán en el Ártico para que sean capaces de volar en la delgada atmósfera del Planeta Marte, lo que sin duda representará todo un desafío para esta nueva generación de drones.

Varias organizaciones privadas y organizaciones sin fines de lucro han anunciado una asociación con la NASA para la investigación y el desarrollo de drones que sean capaces de volar en la delgada atmósfera de Marte. Con el propósito de lograr un diseño capaz de enfrentar tal reto, se dirigieron al Ártico para comenzar un desafío único en materia de ingeniería el cual consiste en diseñar un drone para un planeta con una atmósfera muy delgada.

El Instituto Mars, el Instituto SETI y FYBR Solutions Inc. trabajarán junto con la NASA en uno de los lugares más parecidos a Marte que hay en la Tierra, Devon Island en el Ártico canadiense. El cráter de impacto Haughton, formado en Devon Island hace unos 39 millones de años, es ampliamente considerado como el mejor representante de Marte en el planeta, y el Haughton Mars Project (HMP) de la NASA aprovechará las nuevas asociaciones para maximizar sus cargas de trabajo.

“Hemos estado investigando el uso de aviones robóticos para la exploración de Marte en el HMP desde 1998”, dice el Dr. Pascal Lee, científico planetario del Instituto Mars y del Instituto SETI, y director del HMP de la NASA en el Centro de Investigación Ames de la NASA, en una declaración de prensa. “Esta nueva asociación con FYBR ampliará nuestra investigación sobre la amplia gama de tecnologías y aplicaciones para vehículos aéreos no tripulados en el planeta Marte”.

La principal diferencia entre Devon Island y Marte: su atmósfera. La isla de Devon todavía está en la Tierra, y por la tanto tiene una atmósfera positivamente lujosa en comparación con la del planeta rojo. Pero aún así, Marte tiene suficiente atmósfera como para permitir el vuelo en altitudes de aproximadamente 100.000 pies (30.000 metros). La próxima misión de Marte 2020, por ejemplo, podría contar con un sistema robótico de exploración de drones con hélices gigantescas para ayudar a contrarrestar su delgada atmósfera.

“Hay pocas dudas de que los nuevos drones de la NASA desempeñarán un papel fundamental en las futuras exploraciones al planeta Marte, permitiendo una cobertura de terreno y alcance significativamente mayor que la que puedan alcanzar los rovers”, dice en el comunicado de prensa Bill Diamond, CEO del Instituto SETI. “Estamos entusiasmados con esta asociación y su potencial para entregar y desarrollar nuevas tecnologías y permitir una investigación mucho más detallada en la exploración de Marte”.

Mientras que la superficie marciana ha sido capturada por completo en cámara (incluso puedes explorarla en un equivalente de Google Earth), un drone en el cuarto planeta se mantendría bastante ocupado. Los drones podrían explorar áreas a las que los exploradores no han podido llegar, como cuevas, cuencas de lava, cráteres y paredes de cañones. También podrían ser utilizados en dupla con los rovers, actuando como unidades de recuperación y reconocimiento. Un rover o vehículo de exploración podría tomar una muestra del suelo y entregarla a un drone, enviándola a una base central para la investigación mientras continúa su trabajo.

Tener más ojos en el suelo marciano es una prioridad para la NASA. Es por eso que la misión Marte 2020 contará con un registro de veintitrés cámaras.