El ejército de los EE.UU. está desarrollando drones militares impresos en 3D, estos drones se pueden imprimir en tan solo unas pocas horas y están listos para entrar en acción.

El Laboratorio de Investigación del Ejército de los EE.UU. acaba de publicar un nuevo documental que describe un programa que permitiría que unidades del Ejército y de los Marines pidan e impriman “activos de aviación”, es decir, drones no tripulados.

El programa ha estado en desarrollo con el Ejército durante casi dos años, y ahora los Marines también están entusiasmados con desarrollarlo para sus propios fines. Conocidos como pequeños sistemas de aeronaves no tripuladas bajo demanda, o UAS, los investigadores prevén un catálogo en línea, al cual los soldados en tierra podrían acceder a través de una computadora o tableta. Después de evaluar y definir los parámetros de la misión, el soldado podría seleccionar e imprimir un drone para ese propósito específico.

“Hemos interactuado con Marines que nunca han tocado un sistema no tripulado junto con Marines que son expertos en vuelos aéreos no tripulados”, dijo el ingeniero Larry “LJ” R. Holmes Jr. “En general, todos parecían estar muy interesados ​​en el tema de poder fabricar una herramienta que puedan usar para que sea específica para una determinada misión y represente un cambio positivo en un determinado escenario de combate o de reconocimiento”.

El drone podría ensamblarse y estar listo para volar en unas pocas horas, con una combinación de materiales impresos en 3D y piezas electrónicas listas para usar. “Se prevé que la solución estará disponible a nivel de batallón, apoyando a una compañía, un pelotón, un escuadrón y al soldado individual”, dijo el investigador del ejército Eric Spero.

Usar robots para la guerra ciertamente no es nada nuevo y, como lo señaló Popular Science, los militares ya tienen a su disposición miles de drones y otros vehículos no tripulados. El drone Raven, por ejemplo, es fácil de usar, pero puede costar más de US$ 250.000. Un avión no tripulado similar, impreso y equipado con componentes disponibles comercialmente, solo cuesta unos pocos cientos de dólares.

“Un pequeño inventario de componentes electrónicos de bajo costo permite ensamblar una amplia gama de UAS”, dijo Spero. “Cuando mencionamos las ventajas relacionadas con la flexibilidad de la demanda, con su mucho mayor disponibilidad, y a un costo mucho más bajo, es cuando la gente se emociona y entiende el sentido y la utilidad de este tipo de drone”.

En el documental, el ingeniero John Gerdes admite que el enfoque del equipo de diseño, que abarca el ritmo acelerado de la tecnología actual, puede parecer poco convencional para los oficiales militares más antiguos. “Nos enfrentamos a mucha oposición del tipo de status quo”, dijo. “En nuestro caso, para tener éxito, es necesario reconsiderar por completo todo el proceso de adquisición”.

Para los soldados del futuro cercano, el poder hacer uso de esta tecnologia de adquirir drones militares impresos en 3D para evaluar o contrarrestar las amenazas específicas que enfrentan podrá ser tan fácil como pedir algo desde Amazon.