Aparte, de que cada Toyota tendría una variante híbrida o eléctrica, el gigante japonés planea tener 10 modelos totalmente eléctricos para ser lanzados a principios del año 2020.

A Toyota le llevó dos décadas vender 11 millones de automóviles híbridos y eléctricos. Pero en los próximos 12 años, Toyota cree que podrá vender 5.5 millones de ellos en términos anuales.

Hasta ahora, Toyota se había mostrado reacio a comprometerse con los autos eléctricos, en su lugar ofrecía costosas modernizaciones y de edición limitada como el RAV4 EV. Sin embargo ahora, planea tener 10 autos con batería eléctrica en su alineación para principios de la década del 2020 y vender un millón de automóviles totalmente eléctricos al año para el año 2030. Para el 2025, todos los modelos nuevos de Toyota y Lexus tendrán variantes híbridas o eléctricas. Para poner esos números en perspectiva, la predicción de Toyota de vender 5.5 millones de vehículos electrificados al año para el año 2030, equivale a más de la mitad de sus actuales 10 millones de vehículos vendidos a nivel mundial.

Sin embargo, este no es el final de los motores de combustión interna. Toyota venderá vehículos eléctricos como lo hace ahora, como sucede con el modelo Prius y el Mirai, mientras ofrece una opción de trenes motrices híbridos y eléctricos en toda su línea. Esto significa híbridos tradicionales en la gran tradición Prius, híbridos enchufables como el Prius Prime, híbridos de rendimiento para Lexus, híbridos para camiones pesados, trenes motrices eléctricos para modelos de bajo costo, vehículos eléctricos a batería y sistemas eléctricos de celda de combustible de hidrógeno para los vehículos de pasajeros y comerciales.

Es interesante observar, que a pesar de la escasez de estaciones de reabastecimiento de combustible, Toyota no se da por vencido con el hidrógeno, ya que es el elemento más abundante del mundo. Pero dado que los híbridos de gasolina y electricidad son mucho más simples de construir y vender, podemos esperar muchos más de esos modelos.

Para ayudar a ese esfuerzo, Toyota dijo que planea fabricar la “mejor batería prismática automotriz” del mundo con su proveedor de larga data, Panasonic. Toyota ha usado baterías prismáticas, que son más delgadas, livianas y potencialmente mejores que las celdas cilíndricas que se encuentran en la mayoría de las baterías de los automóviles eléctricos, de hecho las ha usado durante años en el modelo Prius. También continúa la investigación sobre baterías de estado sólido, una tecnología que podría ofrecer una carga más rápida, una mayor densidad de potencia y una vida útil más larga.

Todavía no hay consenso sobre los formatos de batería entre los fabricantes de automóviles. Ejecutivos de BMW y Volkswagen, por ejemplo, manifestaron durante el reciente auto show de Los Ángeles, que las celdas prismáticas podrían ser el formato que mejor funcionaría para el futuro, pero subrayaron que no se están enfocando exclusivamente en un formato específico porque ninguno ha demostrado ser ampliamente mejor que el otro.

En el largo plazo, el anuncio de la batería podría interrumpir las relaciones entre Panasonic y Tesla, que produce celdas de batería de iones de litio cilíndricas en su Gigafactory en Nevada. Cualquier cosa que Panasonic desarrolle para Toyota será propietaria, e interpretando la sutil redacción de Toyota, los diseños prismáticos y de estado sólido podrían eclipsar las células que Panasonic actualmente construye para Tesla.

Por otro lado, el CEO de Toyota, Akio Toyoda, declaró la semana pasada que el objetivo de la asociación Toyota-Panasonic es reducir el costo de las baterías a lo largo del tiempo, y subrayó que esta no es una alianza cerrada.

Toyota anunció en junio que había vendido su participación restante en Tesla, demarcando oficialmente el final de la I + D de la batería entre ambas compañías. Si el rendimiento de la batería y las mejoras en los costos logrados por la alianza Toyota-Panasonic van más allá de lo que la Gigafactory puede lograr como la mayor planta de baterías de iones de litio del mundo, Tesla podría entrar en una disputa con Toyota por Panasonic. Por los márgenes de ganancia y el tamaño, estamos bastante seguros de qué empresa terminará perdiendo una eventual disputa legal entre ambos.