Hoy en día en el mercado de los monitores para juegos, existe una amplia gama de modelos, todos los cuales se promocionan con las últimas características y tecnologías, además de una gran variedad de tamaños y precios. Cuando tomamos la decisión de comprar un monitor para juegos, la primera variable que entra en la ecuación de compra suele ser el precio, seguido por la resolución, el tamaño y su velocidad de refresco.

En este articulo te explicaremos en qué puntos debes fijarte al comprar un monitor para juegos, esto con el propósito de cuando vayas a la tienda o compres un monitor para juegos vía online, sepas en qué puntos poner atención, para que de este modo puedas adquirir el mejor monitor para juegos dentro de tu presupuesto.

A continuación te explicaré cuáles son las cosas a las que debes prestar atención al comprar un monitor para juegos:

Comprar un monitor para juegos: La Resolución

El primer y más importante factor a considerar es, por supuesto, la resolución de la pantalla.

Los monitores para juegos de hoy en día pueden tener las siguientes resoluciones:

1080p (Full HD)

1440p (QHD / 2K)

2160p (UHD / 4K)

Una resolución más alta significa un conteo de píxeles más alto que, a su vez, significa una imagen con un mayor detalle visual y una mayor claridad y calidad de la imagen.

Sin embargo, el mayor obstáculo para la mayoría de los jugadores con las resoluciones QHD y UHD son las limitaciones del hardware. QHD se está convirtiendo lentamente en el nuevo estándar, siendo la mayoría de los equipos de juegos de rango medio capaces de mantener velocidades de  30 FPS estables en esa resolución. UHD es una historia completamente diferente, ya que solo las tarjetas gráficas más modernas y más poderosas podrán romper la barrera de los 30 FPS y en lo posible llegar a 60 FPS.

Dicho esto, antes de decidir tu resolución ideal, ten en cuenta la potencia de tu tarjeta gráfica y si prefieres el rendimiento por sobre la calidad visual o viceversa. En todo caso, en la mayoría de los casos, recomendamos ir por una resolución más alta (ya sea QHD o UHD) debido a que es más a prueba de futuro.

Comprar un monitor para juegos: La Frecuencia de actualización o frecuencia de refresco

La frecuencia de actualización de un monitor se mide en hercios (Hz) y mide cuántas veces el monitor puede actualizar la imagen mostrada por segundo. Esto también determina cuántos cuadros por segundo el monitor podrá mostrar.

Los monitores pueden tener las siguientes tasas de actualización:

  • 60Hz
  • 144Hz
  • 240Hz

Es importante tener en cuenta que una alta frecuencia de actualización no sirve para nada a menos que tu tarjeta gráfica pueda enviar la cantidad adecuada de fotogramas por segundo.

Por lo tanto, antes de que decidas si adquieres un monitor para juegos de 144Hz o 240Hz, asegúrate de que tu tarjeta gráfica sea capaz correr los juegos que desees con una tasa de cuadros tan alta.

Comprar un monitor para juegos: Sincronización adaptativa

También debes considerar las tecnologías de FreeSync o G-SYNC si no quieres que se rompa la pantalla mientras juegas. Muchos de los monitores para juegos más nuevos ya incluyen algunas de estas tecnologías, por o que debes fijarte bien antes te comprar. Si compras un monitor con una tecnología diferente al de tu tarjeta esta simplemente se anulara.

La tecnología de AMD FreeSync no agrega ningún costo adicional al precio base del monitor y solo es compatible con tarjetas gráficas AMD, mientras que la tecnología NVIDIA G-SYNC agrega una prima que generalmente es de US$ 100 a US$ 150 y solo funciona con tarjetas NVIDIA.

Tener cualquiera de estas tecnologías habilitadas esencialmente eliminará el desgarro de la pantalla a costa de ningún rendimiento. Bueno, hay una pequeña penalización en el rendimiento, pero no es nada que puedas notar.

Comprar un monitor para juegos: La tecnología del panel

Hoy, los monitores se basan en dos tipos de paneles:

TN (Twisted Nematic)

IPS (In-plane switching)

Como la idea no es bombardearte con los detalles técnicos entre ambas tecnologías, no centraremos en lo que realmente importa, vale decir, las diferencias clave. Pero si te interesa saber más en detalle en que consiste cada una, solo debes hacer clic sobre el nombre.

Video

Los paneles IPS ofrecen una mejor calidad visual en términos generales. Esto significa una reproducción del color más vibrante y más precisa, así como mejores ángulos de visión. Por su parte, la mayor ventaja de un panel TN es que admiten tiempos de respuesta más rápidos.

Tiempo de respuesta

El tiempo de respuesta de píxeles se mide en milisegundos (ms) y representa la cantidad de tiempo que un píxel necesita para cambiar de negro a blanco o cambiar entre diferentes tonos de gris.

Pero, ¿qué significa eso para los juegos?

Básicamente, cuanto menor es el tiempo de respuesta, más suaves serán los movimientos de la cámara. Por otro lado, un tiempo de respuesta alto dará lugar a un desenfoque de movimiento, ya que los píxeles no tienen tiempo suficiente para cambiar colores durante el movimiento rápido de la cámara. Otro posible problema es el efecto fantasma, pero eso es realmente un problema con casi todos los televisores de hoy.

Ahora, como se mencionó anteriormente, los paneles TN admiten tiempos de respuesta de 1 ms, mientras que los paneles IPS solo pueden alcanzar los 4 ms. Lo que elijas dependerá completamente de si prefieres una mejor capacidad de respuesta o una mejor calidad visual. Además, es posible que ni siquiera notes una diferencia entre 1 ms y 4 ms, a menos que los compares uno al lado del otro.

Comprar un monitor para juegos: Tamaño de pantalla

El tamaño de la pantalla no es tan importante con los monitores, ya que los verás de cerca y las diferencias son bastante menores.

En la actualidad, los monitores de juegos de calidad tienen entre 27 y 35 pulgadas (hay algunos modelos exclusivos que llegan hasta las 49 pulgadas) ya que representan el equilibrio perfecto entre claridad visual y comodidad de visualización. Algo más grande y tendrían que ser vistos desde una mayor distancia, y cualquier cosa más pequeña y no se beneficiarían tanto de las altas resoluciones y los buenos efectos y detalles gráficos.

El tamaño que elijas depende totalmente de ti, aunque si vas por un monitor de 1080p, es mejor no exceder las 27 pulgadas ya que la menor densidad de píxeles conducirá inevitablemente a un alias antiestético.

Comprar un monitor para juegos: Conectores o puertos de entrada/salida

Un monitor para juegos moderno tiene o al menos debería tener las siguientes entradas y salidas:

DisplayPort 1.4: La mejor opción para la transferencia de video/audio en PC, esta siempre será la mejor opción.

HDMI 1.4/2.0: No admite frecuencias de actualización tan altas en resoluciones más altas como un DisplayPort pero igual es viable para soluciones de rango medio, también transfiere video y audio

Salida de audio de 5 mm: diseñada como un medio más conveniente para conectar auriculares o parlantes directamente al monitor en lugar del panel posterior de la placa madre o al panel frontal del gabinete.

Además de eso, un monitor también puede tener una entrada de audio de 3.5 mm y uno o varios puertos USB de distintos tipos.

Hay otros tipos de conectores que un monitor puede incluir, pero los anteriores son los más importantes. La compatibilidad de video/audio no debería ser un problema, ya que la mayoría de las tarjetas gráficas vienen con al menos uno o varios puertos DisplayPort o HDMI, y ambos pueden transferir sonido.

Comprar un monitor para juegos: Palabras finales

Como podrás apreciar, en este articulo tratamos de incluir y explicar cada característica importante en la cual debes fijarte al adquirir un nuevo monitor para juegos. Asegúrate que el monitor que escojas tenga las mejores características dentro de tu presupuesto, todo para que disfrutes de la mejor experiencia de juego posible!