Un nuevo informe señala que la energía renovable podría ser más económica que los combustibles fósiles para el año 2020, en el informe se destaca la influencia de China en la reducción de los costos asociados a la explotación de las energías renovables.

La electricidad producida por fuentes renovables pronto será más barata que la energía producida por la mayoría de los combustibles fósiles, esto según la Agencia Internacional de Energía Renovable (IRENA). En su nuevo informe, Costos de generación de energía renovable en 2017, la agencia reveló que las mejoras tecnológicas, la adopción por parte del gobierno y el desarrollo proactivo de proyectos han llevado a los costos asociados con la energía renovable a un nuevo mínimo, y que para el año 2020 la energía renovable reducirá en gran medida la utilización de los combustibles fósiles.

Si bien el informe atribuye esto a las tendencias mundiales generalizadas, China está desempeñando un papel importante para reducir los costos: los precios promedio de venta cayeron de alrededor de US$ 0.43 por vatio en el 2016 a tan solo US$ 0.3 en el 2017. El país instaló un total de 52.83 gigavatios (GW) de nueva capacidad solar en el 2017, elevando su total a 130.25 GW, alrededor del 7.3 por ciento de su generación total de energía. China también agregó 12.8 GW de energía hidráulica y 45.78 GW de energía térmica.

También está reduciendo su dependencia de los combustibles fósiles de otras maneras, aumentando el número de estaciones de carga de vehículos eléctricos (VE) en un 51% durante el 2017. Según IRENA, los menores costos de energía renovable ayudarán a facilitar una mayor absorción de VE ya que ” hace que la economía del almacenamiento de electricidad sea más favorable “y” potencialmente convierte una desventaja de los VE en un activo”.

Como se señala en el informe, China influye un poco en lo que respecta a la energía renovable. Obviamente, su tamaño significa que el impacto de su actividad en el sector tendrá un gran impacto en los promedios mundiales, pero su economía significa que los países de todo el mundo prestarán mucha atención a sus movimientos relacionados a las energías renovables, que están en camino de establecer un precedente más barato y más verde para todo el mundo.

Sin embargo, en los Estados Unidos, el presidente Trump acaba de imponer una tarifa del 30 por ciento de “América Primero” a los paneles solares importados, lo que probablemente ralentizará la adopción de esta fuente de energía renovable en dicho país.