Desde hace algún tiempo a la fecha estamos escuchando sobre la televisión de 8K y sobre lo sorprendentemente real de su calidad y resolución de imagen. Todo esto cuando la televisión de 4K recién comienza a entrar con más fuerza en los mercados, producto de precios más bajos impulsados por una mayor adopción de esta todavía nueva tecnología.

Durante la última feria CES 2018 en la Vegas, Nevada, fuimos capaces de apreciar lo que es la televisión de 8K, y en honor a la verdad sí, es bastante impresionante. Pero junto con la llegada de esta nueva tecnología, que por cierto todavía está lejos de ser o convertirse en un producto de consumo masivo, no nace la pregunta de; ¿Por qué necesitamos televisión de 8K cuando parece que la televisión de 4K acaba de convertirse en el nuevo estándar o por lo menos va en vías de eso? Además, consideremos que el contenido en 4K aun es muy limitado, salvo algunos canales online, la gran mayoría de la parrilla programática esta en 1080p, esto no dice que el contenido en 8K será aun más difícil de producir, por lo menos en el corto plazo.

Por otro lado, tal vez  será que sin darnos cuenta, estamos formando parte de una “obsolescencia programada” para la televisión? ¿Un intento de forzar una actualización en términos de resolución antes de tiempo? Esas son todas preguntas que todo o gran parte del mundo se podría hacer, y tenemos las respuestas. Aquí encontrarás todo lo que necesitas saber sobre la televisión de 8K y por qué la televisión de 4K tiene los días contados.

¿Qué es la televisión de 8K?

Si usa matemáticas básicas, puede parecer que 8K proporcionaría el doble de la resolución que 4K, pero ese no es el caso. Dado que aquí hablamos de dos dimensiones, líneas horizontales y líneas verticales, en realidad tiene 16 veces más píxeles que un HD y cuatro veces más píxeles que un 4K: la resolución 8K equivale a 7680 × 4320 (33.117.600 píxeles) en lugar de 3840 × 2160 (8.294.400 píxeles). Para visualizarlo más fácilmente, imagina cuatro televisores 4K colocados en una cuadrícula de 4 × 4. Eso es una gran cantidad de píxeles.

Otras tecnologías, como el alto rango dinámico (HDR), pueden y a veces hacen una diferencia más visible, especialmente a distancia, ya que permiten que los televisores muestren una imagen más brillante y colorida. Dicho esto, las resoluciones de 8K son absolutamente notables en pantallas más grandes, especialmente de cerca.

Una breve historia de la televisión de 8K

La televisión de 8K comenzó a aparecer justo cuando los televisores 4K comenzaban a masificarse. Mientras que los paneles de visualización se habían mostrado anteriormente, Sharp mostró el primer televisor real de 8K en la CES 2013, con un impresionante modelo de 85 pulgadas. Por supuesto, este televisor no estaría disponible para comprarlo ese año (o años más tarde), que a menudo es parte del curso de los productos que se muestran en la CES, especialmente cuando se trata de tecnología de punta.

En los años siguientes, otras compañías comenzaron a mostrar sus propios prototipos de televisión de 8K, incluso cuando los proveedores de contenido estaban luchando para mantenerse al día con contenidos en 4K. Esto también cambió con el tiempo, con la cadena japonesa NHK iniciando las primeras transmisiones satelitales en 8K en el año 2016. Más tarde ese año, parte de los Juegos Olímpicos Rio 2016 fueron filmados y transmitidos en 8K por la cadena nipona NHK, aunque los espectadores solo podían verlos en esa resolución en teatros especiales.

¿Cuándo estarán disponibles los televisores de 8K?

Mientras que los televisores de 8K se han mostrado en todas las ferias CES desde el año 2013, la feria CES del 2018 parecía tener un nuevo impulso detrás de los monstruos de mayor resolución. Los principales actores de TV como Samsung, LG y Sony tenían televisores de 8K en exhibición en el show, pero mientras escuchamos que al menos dos modelos de 8K podrían salir en este 2018, todavía pasara un tiempo antes de que se masifiquen.

Como podrás recordar desde los primeros tiempos de los televisores de 4K y televisores de alta definición, es probable que los primeros modelos también sean caros. Todavía puedes pagar mucho dinero por un televisor 4K en estos días, pero también hay muchos modelos más asequibles. Este no era el escenario hace solo un o dos años atrás. Ahora puedes encontrar fácilmente televisores de 4K de 85 pulgadas por menos de US$ 5.000 en el mercado estado unidense, pero en el año 2012, el primer televisor 4K de LG, el 84LM9600 de 84 pulgadas, se lanzó por un precio de US$ 20.000, una locura si lo vemos hoy en día.

Es probable que los primeros usuarios paguen primas similares o incluso más altas por los primeros modelos de 8K. El primer televisor 8K de Sharp salió a la venta para “uso profesional” en Japón en el año 2015 por US$ 133.000. En septiembre de 2017, la compañía anunció que su LC-70X500 sería el primer televisor 8K listo para el consumidor que se despacharía en el 2018. ¿El precio? Mucho más bajo, a solo US$ 73.000.

¿Pero qué hay del contenido para la televisión de 8K?

En pocas palabras, no hay mucho contenido 8K que puedas ver en casa, incluso si tuvieras un televisor de 8K en este momento. Pero el contenido nativo de 8K no es la única razón para tener un televisor de 8K si estás mirando un tamaño de pantalla realmente grande. La televisión de 8K del futuro mejorará el contenido de 4K a 8K, y la diferencia en claridad será absoluta. Para probar este punto, Samsung colocó dos televisores de 85 pulgadas uno al lado del otro, uno reproduciendo contenido 4K en 4K, el otro aumentando el contenido 4K a 8K. La diferencia fue evidente, con el video 4K mejorado reproducido en el televisor 8K que se veía visiblemente superior. Aún así, la gente quiere saber cuándo el contenido 8K realmente será una realidad. Y, de una manera muy limitada, ya lo es.

En noviembre del 2017, el sitio de transmisión de video Vimeo agregó soporte para 8K, junto con un puñado de videos. NHK lanzó un canal de prueba dedicado a mostrar contenido de 8K en diciembre del 2017, pero al igual que las imágenes de los Juegos Olímpicos del 2016, los espectadores solo pueden ver este canal en estaciones de visualización dedicadas especiales en Japón. Los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 serán una vitrina importante para la transmisión de 8K, al menos en Japón, pero queda por ver cuánto de los juegos se emitirán en esa resolución en los Estados Unidos o Europa, que son los principales mercado de esta tecnología.

Ya existen cámaras de 8K, y puedes estar seguro de que las empresas se están preparando para ofrecer contenido de 8K en algún momento, pero para obtener una pista sobre cuánto tiempo tendrás que esperar, simplemente echa un vistazo al contenido 4K en este momento. Los servicios de streaming como Amazon, Netflix, Vudu y otros ofrecen transmisión en 4K, y hay una gran y creciente colección de discos Blu-ray 4K UHD, pero aún queda un largo camino por recorrer antes de que el 4K alcance la ubicuidad del HD.

El estándar de transmisión digital ATSC 3.0 conducirá eventualmente a la transmisión de 4K por aire y a través de proveedores de cable y satélite, pero el estándar solo fue finalmente aprobado por la FCC en noviembre del año 2017. Técnicamente, 8K es compatible con ATSC 3.0, pero en este momento, la mayoría de los proveedores de contenido de cable, satélite y otros están enfocados en implementar programación para los televidentes deseosos de sacar el máximo provecho de sus actuales televisores de 4K.

Gracias a la popularidad de la tecnología HDR, los proveedores de contenido también se centran en aumentar sus ofertas de HDR, lo que resulta en otro obstáculo que puede retrasar un enfoque más  generalizado en 8K, al menos por el momento.

Puede que no pase mucho tiempo antes de que los televisores 8K estén disponibles para comprar, pero al igual que en los primeros días del HD y 4K, pasará mucho más tiempo antes de que sean prácticos para la mayoría de las personas. Los primeros usuarios pueden tener acceso a ellos pronto, pero para la mayoría de nosotros, nuestros televisores 4K tienen aun una larga vida por delante.