Una de las principales razones por las cuales no es recomendable comprar una computadora portátil económica con Windows, es que obtienes lo que pagas, vale decir, ahorrarás dinero a corto plazo comprando una computadora portátil económica con Windows, pero terminaras pagando demás en términos de frustración y, finalmente, con dinero cuando tengas que pagar para reemplazar o reparar la computadora portátil después de que se rompa.

Esto porque debes tener claro que si compras una computadora portátil económica con Windows, los componentes no son de la mejor calidad y en algún momento te va a fallar, aunque el vendedor te asegure que se trata de una excelente maquina que solo está a un muy buen precio!

Si bien es genial que existan laptops con Windows económicas, también hay que ser honesto: no tienen nada de geniales! Si puedes permitirte gastar un poco más en una computadora portátil, deberías hacerlo. Y si no puedes, debes considerar seriamente una Chromebook de línea económica en lugar de una computadora portátil económica con Windows.

Por qué en el fondo no quieres una computadora portátil económica con Windows

Estas computadoras portátiles baratas con Windows tienen un sin número de diversos problemas. Es difícil enumerarlos a todos, pero aquí vamos con algunos:

El touchpad de un portátil económico es generalmente terrible, por lo que la experiencia de mover el cursor del mouse es horrible a menos que compres un mouse externo. Por lo tanto, es posible que debas gastar más en un mouse solo para hacer que la cosa se pueda utilizar a medias. No esperes un gran teclado, tampoco. Una computadora portátil económica con Windows a menudo traerá un teclado más pequeño por lo que el acto de escribir será bastante incomodo.

La pantalla probablemente no sea grande, con colores deslavados y un nivel de brillo insuficiente. Los malos ángulos de visión también son comunes, por lo que es posible que tengas que sentarte en una posición fija solo para ver la pantalla correctamente. También debes esperar que la pantalla sea de baja resolución, por lo que te exigirá esforzar más tus ojos.

En general, la calidad de construcción suele ser bastante mala, ya que los fabricantes reducen las esquinas para ahorrar dinero. Una computadora portátil económica con Windows generalmente está fabricada de plástico y puede crujir y doblarse cuando las recoges. La bisagra puede romperse después de uno o dos años.

El hardware interno también te dará problemas. Una computadora portátil económica con Windows suele traer un procesador lento que deberá manejar programas modernos.  Suelen venir con 4 GB de RAM para Windows 10, y ciertamente no tiene mucha potencia gráfica. Esto puede hacer que incluso la simple navegación web se sienta como una babosa.

Algunas computadoras portátiles económicas con Windows tienen almacenamiento eMMC, que es algo así como un disco SSD en el sentido de que es almacenamiento de estado sólido, pero, a diferencia de un SSD, es muy, muy lento. También es probablemente muy pequeño, con 32 GB de espacio común. Solo Windows 10 necesita 20 GB de almacenamiento. Con ese pequeño espacio de almacenamiento, es muy probable que debas comprar una tarjeta microSD o una unidad USB solo para tener un lugar donde almacenar tus archivos.

Si no te quedas atascado con el pequeño y lento almacenamiento de eMMC, es posible que tengas el problema opuesto. La computadora portátil puede tener un disco duro mecánico grande, que será muy lento en comparación con el disco de estado sólido que encontrarás en una computadora portátil decente. Una unidad de estado sólido es la mejor actualización que puedes hacer para acelerar notablemente tu computadora.

Además, otras cosas en las que ni siquiera piensas pueden llegar a darte problemas. Esperamos que no desees utilizar la cámara web en una computadora portátil económica con Windows, ya que a menudo será de baja calidad y hará que se vea terrible. Y los altavoces, bueno para que hablar, suelen ser malísimos.

Y ese es solo el hardware. Ni siquiera hemos llegado al software en estas computadoras. A menudo compensarán su bajo costo empaquetando el sistema con bloatware y otros elementos no deseados de manera predeterminada, lo que te hará perder tiempo limpiando el sistema operativo antes de usarlo o bien perderás tiempo esperando que la bandeja del sistema se llene en cada arranque.

En última instancia, probablemente te sentirás frustrado con la computadora portátil, ya que te encontrarás esperando a que la computadora portátil realice acciones lentamente. Puedes terminar comprando periféricos para compensar cosas que no funcionan como quieres. En uno o dos años, hay una buena posibilidad de que quieras reemplazar la computadora portátil porque algo se rompió o es demasiado lenta.

Por qué deberías gastar más dinero en algo mejor

Puedes evitarte este problema gastando un poco más de dinero en una computadora portátil decente. A todos nos gustan las ofertas, pero una computadora portátil que su ubica en un precio demasiado económico no es necesariamente una buena oferta cuando se tiene en cuenta lo que obtendrás.

Si está comprando una computadora portátil con Windows, probablemente sea porque realmente necesitas (o simplemente quieres) Windows por alguna razón. Gastar más dinero para obtener un touchpad y teclado decentes, una pantalla más legible, hardware que no se rompa en un año, componentes internos más veloces de mejor calidad y otras cosas buenas tiene mucho sentido. Todo es mejor, y es probable que tu máquina dure más y se sostenga mejor que una computadora portátil económica con Windows que debas reemplazar cada año o dos. Incluso puedes ahorrar dinero a largo plazo. Después de todo, ¿por qué comprar una computadora portátil económica (cuyo precio suele rondar los US$ 200 a US$ 400 dólares en el mercado estado unidense) cada dos años cuando puedes comprar una computadora portátil que te puede costar unos US$ 800 y que te durará bastante más tiempo?

Te recomendamos leer algunos comentarios antes de comprar una computadora portátil y no solo saltar a lo que sea barato o en oferta. Si una computadora portátil es tan barata, ten cuidado, probablemente tenga algunos problemas, y hay una buena posibilidad de que estos comiencen después del periodo de garantía del equipo.

Si no puedes gastar más dinero (o simplemente no quieres)

Por supuesto, mucho de esto tiene que ver con lo que cada uno puede realmente invertir en una computadora, y no todos pueden ir por una computadora portátil de calidad de US$ 1.000 (precio referencial en el mercado estado unidense, en otros países una computadora portátil de similares características puede costar hasta un 60 por ciento mas), si esa es tu situación, considera evitar las computadoras portátiles con Windows por completo; tiene otras opciones.

Si necesitas Windows, y usas principalmente tu computadora en casa, considera adquirir un computador de escritorio. Obtendrás una computadora mucho mejor por el mismo precio, y no tendrás que arreglarla o actualizarla con la misma frecuencia.

Si necesitas una computadora portátil pero realmente no necesitas Windows, considera comprar un Chromebook. Chrome OS necesita menos gastos generales que Windows, por lo que puedes comprar una computadora portátil menos potente por menos dinero y aún así obtener mucho más que una variante con Windows. Un Chromebook barato todavía no se sentirá como un producto premium, pero estas máquinas para navegar por la web y con aplicaciones de Android a menudo dan mucho más por el dinero que los sistemas de Windows similares. Si bien no podrás correr programas de Windows, pero a lo mejor no es tan necesario. Claro que todo dependerá de tus necesidades de estudio o trabajo.

Si necesitas una computadora portátil con Windows y solo tienes el dinero para comprar una de nivel económico, debes hacer lo que tienes que hacer. Pero entra con los ojos abiertos y no te vayas por lo más barato si no tienes que hacerlo. Esto no es como comprar un producto de marca de una tienda en lugar de una marca, donde no notarás la diferencia: perder el tiempo en una computadora portátil te dará una experiencia notablemente peor, y posiblemente incluso te cueste más a largo plazo.

Las computadoras portátiles económicas con Windows son una gran razón por la que la gente piensa tan bien del Mac. La gente compara un MacBook de US$ 1.000 con un portátil con Windows de US$ 400 y proclama que los Mac son de mucha más calidad que los portátiles de Windows. Pero eso no es cierto: hay muchas laptops con Windows que cuestan tanto como un Mac de nivel comparable, y a menudo tienen la misma calidad.

No puedes comprar una MacBook por US$ 400. Pero el hecho de que puedas comprar una computadora portátil con Windows por US$ 400, no significa que debas hacerlo.