barco autónomo

A continuación te mostramos el Sea Hunter, el barco más revolucionario de toda la marina de los EE.UU.

La Marina de los EE.UU. aceptó la entrega de un revolucionario barco de superficie, el cual no requiere de una tripulación, es capaz de navegar largas distancias y realizar misiones sin un humano a bordo. El barco autónomo llamado Sea Hunter Anti-Submarine Warfare Unmanned Vessel, o ACTUV para abreviar, podría algún día conducir a flotas de buques de guerra no tripulados que navegan por los océanos del mundo, haciendo de todo, desde cazar submarinos hasta actuar como barcos espía.

La Marina de los EE.UU. ordenó el ACTUV en el año 2012 como parte de una mayor presión ejercida por parte del Pentágono para desarrollar sistemas aéreos, marítimos y terrestres no tripulados. Fue concebido como una plataforma para probar el concepto autónomo en buques de superficie, a la vez de explorar cómo operar de forma segura naves no tripuladas durante meses a lo largo de miles de millas náuticas, y crear un buque capaz de rastrear submarinos diesel-eléctricos enemigos.

Construido en los Astilleros Christensen en Vancouver, Washington, el barco autónomo de 132 pies de eslora y 140 toneladas de peso, es el barco no tripulado más grande del mundo. La cabina de pilotaje, necesaria para que una tripulación humana controle la nave, puede ser desolidarizada y retirada. El ACTUV tiene un casco único con dos estabilizadores laterales para mejorar la estabilidad en el mar, y tiene una velocidad máxima reportada de 27 nudos, unos 60 kmh. Desde lo alto, el barco autónomo se asemeja a una ave de rapiña romulana, con su casco y dos flotadores cortando el agua, dejando tres estelas.

Un barco autónomo como el ACTUV sería un excelente cazador de submarinos. Los submarinos de propulsión convencional, que constituyen la mayor parte de las flotas submarinas del mundo, pueden permanecer bajo el agua hasta por dos semanas.

El ACTUV fue botado al mar en octubre del 2016 y pasó el 2017 pasando por una serie de pruebas progresivamente más difíciles en altamar. En el camino, DARPA se dio cuenta de algunas cosas importantes. Por un lado, el barco también fue útil para lanzar el mástil de sensor elevado denominado TALON. El TALON es básicamente un paracaídas militarizado remolcado detrás de un barco, que levanta una carga útil de 150 libras hasta 1.500 pies sobre el nivel del mar. Las posibles cargas útiles para el TALON incluyen relés de comunicaciones en situaciones donde las comunicaciones por satélite no están disponibles y los llamados paquetes de sensores de inteligencia, vigilancia y reconocimiento (ISR).

Durante las pruebas, DARPA también ha ampliado los roles potenciales para el ACTUV. Ya no era solo una plataforma de guerra antisubmarina, en el 2016 DARPA se refería a la nave como un “camión de carga útil” y el nombre se cambió a Sea Hunter.

Dejando a un lado el TALON, las posibilidades de un barco de superficie no tripulado son infinitas. Los barcos no tripulados podrían aniquilar un enjambre de lanchas rápidas iraníes en el Estrecho de Hormuz, emboscar a una fuerza de superficie de la Armada China, rebosante de misiles antibuque ocultos bajo un exterior sigiloso, o navegar a lo largo de la costa norcoreana, recogiendo señales de radio con un sistema espía flotando a un tercio de milla sobre el mar con el TALON, todo sin exponer a un solo marinero al peligro. Los barcos no tripulados, podrían incluso conducir reabastecimientos en aguas peligrosas, llevar misiles, torpedos y otros suministros a los barcos en el mar mientras envían a los marineros heridos a los centros de asistencia médica.

Actualmente la Marina de los EE.UU. tiene solo un número limitado de buques con tripulación para manejar las misiones, y los costos del personal involucrado en la tripulación de esos barcos son una parte importante del presupuesto de la Armada. Los pequeños buques sin tripulación ofrecen una alternativa inteligente y rentable.

La naturaleza autónoma del Sea Hunter significa que un tripulante terrestre solo necesita manipular los sensores y las armas del barco, cuando el barco está en acción. Un solo equipo podría operar múltiples “cazadores de mar”, solo “tripulándolo” cuando el barco entra en acción.

El Sea Hunter operará bajo la Oficina de Investigación Naval de la Marina, donde “desarrollará (Sea Hunter) tecnologías, incluida la automatización de la carga útil y el procesamiento de datos de sensores, desarrollando rápidamente nuevos comportamientos autónomos específicos para cada misión y explorando la coordinación autónoma entre múltiples vehículos de superficie no tripulados”.

Después de eso, probablemente en algún momento durante el año 2018, el Sea Hunter pasará a formar parte de la Marina de los EE.UU. y podría ser asignado a misiones reales.