La policía ferroviaria de Henan es la primera en usar gafas de reconocimiento facial para identificar y arrestar sospechosos con el propósito de proteger a los pasajeros.

Por lo que la próxima vez que un oficial de policía con gafas tintadas te mire fijamente, es muy probable que esté revisando tu información personal en busca de antecedentes delictuales.

La policía ferroviaria en Zhengzhou, la capital de la provincia de Henan, en el centro de China, es la primera en el país en comenzar a usar gafas de reconocimiento facial para proteger a los pasajeros, informó el lunes la versión en línea del periódico Party’s People’s Daily. El personal de seguridad de la Estación de Ferrocarril del Este de Zhengzhou se puso las nuevas gafas de reconocimiento facial debido a los viajes del Año Nuevo Chino, con el objetivo de utilizar esta tecnología para verificar la identidad de los pasajeros, detectar impostores e incluso atrapar a presuntos delincuentes.

El Festival de Primavera, o el año nuevo lunar, es uno de los períodos en los cuales viaja la mayor cantidad de personas en China, lo que ejerce una gran presión sobre las redes de transporte del país. Este año, los funcionarios esperan más de 389 millones de viajes en tren solo durante el período entre el 1 de febrero hasta el 12 de marzo, cuando las personas regresan a sus hogares para las vacaciones.

Las gafas de reconocimiento facial, que se asemejan a las Google Glass, están conectadas a una base de datos policial que puede analizar en tiempo real la identidad de los pasajeros y determinar si estos tienen alguna orden de arresto pendiente o bien han tenido problemas con la justicia. Desde que la policía ferroviaria de Zhengzhou comenzó a usar las gafas de reconocimiento facial a principios de este año, han identificado a siete personas sospechosas de delitos que van desde la trata de personas hasta accidentes de atropello y huida, según señala el informe.

En un movimiento similar, las estaciones ferroviarias de las principales ciudades chinas, incluida Zhengzhou, introdujeron un servicio de facturación durante las vacaciones del año nuevo lunar en 2017. Al igual que los servicios de pasaportes electrónicos en los aeropuertos, los pequeños quioscos en las áreas de embarque utilizan un sistema de reconocimiento facial para escanear pasajeros y sus documentos de viaje en solo unos segundos, optimizando el flujo de pasajeros en el terminal de trenes.

China ha seguido un ambicioso plan para desarrollar su sector de IA (Inteligencia Artificial) en los últimos años, con departamentos de policía en todo el país implementando tecnologías de reconocimiento facial. Shanghai lo ha utilizado para identificar y multar a los infractores de tráfico, mientras que en la costa de Qingdao, el reconocimiento facial ayudó a la policía a arrestar a docenas de presuntos delincuentes en el famoso festival de cerveza de la ciudad.

Las empresas tecnológicas se han convertido en colaboradoras cercanas de las agencias gubernamentales. Pronto, una base de datos nacional de reconocimiento facial almacenará información sobre los 1.300 millones de ciudadanos del país y podrá identificarlos en tres segundos, según un informe emitido en el mes de octubre por el South China Morning Post.

A los críticos les preocupa que el almacenamiento masivo de información personal pueda presentar violaciones a la privacidad y riesgos de seguridad. Muchos comparan estas tecnologías y sus aplicaciones con tramas en la serie de televisión de ciencia ficción “Black Mirror”, pero en China, ese futuro ya se está convirtiendo en una realidad.