Expresado en términos simples y sencillos, la oclusión ambiental sirve para proporcionar un juego con una iluminación ambiental más realista. Pero eso también dependerá en gran medida de qué tarjeta gráfica estas utilizando.

Hace 20 años atrás, cerca del año 2000, las texturas y los recuentos de polígonos fueron las piedras angulares más importantes de lo que podría considerarse “buenos gráficos”. Pero esos fueron rápidamente llevados al límite y sirvieron solo como un trampolín hacia la realización de juegos realmente realistas.

El aspecto más importante del fotorrealismo, fue la iluminación. Y aunque renderizar sombras de personajes en tiempo real no era demasiado difícil, tener cada centímetro del entorno del juego sujeto a la iluminación natural era una cuestión completamente diferente.

Aquí es donde entra en juego la oclusión ambiental.

¿Qué hace la oclusión ambiental?

Como se mencionó anteriormente, la oclusión ambiental garantiza una iluminación ambiental más realista al calcular qué tan brillantes debiesen ser ciertas partes de la pantalla basándose en la  geometría.

Para decirlo de manera más simple, determina cuánta luz debe ser “bloqueada” por una determinada parte del entorno.

Los tipos de oclusión ambiental

El tipo más común de oclusión ambiental es el SSAO, o oclusión ambiental del espacio de la pantalla. Es el menos exigente de todos los tipos de oclusión ambiental, aunque la calidad real del efecto puede variar mucho de un juego a otro según lo bien que los programadores lo implementaron.

Además del SSAO, también existe el HBAO (oclusión ambiental basada en el horizonte) y el HDAO (oclusión ambiental de alta definición). Estas dos tecnologías pertenecen a Nvidia y AMD respectivamente y, por lo tanto, funcionan mejor si se utilizan sus respectivas tarjetas gráficas. Estos dos tipos de oclusión ambiental son bastante similares, ambos ofrecen una oclusión ambiental de mayor calidad pero con un mayor rendimiento. Sin embargo, no se implementan tan comúnmente en juegos como la oclusión ambiental SSAO.

Y, por último, también está la recientemente introducida VXAO (oclusión ambiental de voxel) que también fue desarrollada por Nvidia como sucesora de la oclusión ambiental HBAO, esta tecnología de oclusión ambiental es un poco más exigente para los estándares actuales y solo las GPU de gama alta podrán aprovechar al máximo esta tecnología.

¿Deberías usar la oclusión ambiental?

Cuando se introdujo en el año 2007, con el magnífico juego Crysis, que sea dicho de paso, represento un verdadero antes y después en muchos aspectos, el SSAO era un poco difícil de manejar para una gran cantidad de tarjetas gráficas de esa época. Hoy en día, sin embargo, el efecto negativo en el rendimiento apenas se nota debido a las arquitecturas avanzadas de las GPU usadas en las tarjetas gráficas modernas. Como tal, incluso si estás buscando obtener el mayor rendimiento posible, sería mejor no habilitar algunas de las configuraciones más exigentes, claro que todo esto depende de tu tarjeta gráfica. Entre más básica sea tu tarjeta gráfica, menor será el nivel de realismo en cuanto al entorno gráfico que se puede mostrar en el juego. Se verá menos real!

En cuanto a qué tipo de oclusión ambiental utilizar, la respuesta es bastante simple: siempre utiliza los tipos avanzados de oclusión ambiental si están disponibles y si tu GPU puede manejarlos. Esto significa HBAO, HBAO + o VXAO en tarjetas gráficas Nvidia y HDAO en tarjetas AMD.

Si ninguno de los anteriores es compatible o si hay problemas de compatibilidad de GPU, entonces la tecnología de oclusión ambiental SSAO siempre será una buena opción. Producirá un entorno mucho más inmersivo y con un impacto mínimo en el rendimiento.