El enorme purificador de aire de 60 metros tendrá como objetivo la purificación del aire contaminado de la ciudad de Xi’an.

Imagen cortesía de David Y. H. Pui

China tiene un grave problema de contaminación, con cantidades de smog en algunas partes del país tan severo que incluso puede descolorar edificios e incluso hacer que en días soleados el sol ni siquiera sea visible. Según algunas estimaciones, los altos niveles de contaminación del aire en las ciudades de China causan entre 350.000 a 400.000 muertes prematuras anualmente. Pero un nuevo proyecto en Xi’an, una de las ciudades más contaminadas del país, tiene como objetivo ayudar a resolver o por lo menos mitigar este grave problema, gracias a una enorme chimenea de 60 metros. Sin embargo, a diferencia de la mayoría de las chimeneas, esta no aumentará los niveles de contaminación del aire, sino que actuará como un sistema de purificación de aire exterior, filtrando las partículas nocivas y soplando aire limpio hacia el cielo.

La chimenea de 60 metros está diseñada para eliminar partículas llamadas PM2.5, que se refieren a material particulado con una masa ultrafina de menos de 2.5 micrómetros. Se sabe que esto es muy peligroso para las personas y puede aumentar el riesgo de mortalidad por edad, particularmente por causas cardiovasculares.

“El Sistema de limpieza a gran escala asistido por energía solar (SALSCS) consiste en un invernadero  de base circular o rectangular con paneles de vidrio que se elevan gradualmente hacia la torre central”, señalo el profesor David Y.H. Pui, uno de los investigadores del proyecto. “La calefacción solar calienta el aire ambiente contaminado que entra por debajo de los paneles, y el aire caliente se eleva hacia la torre central debido a su efecto de flotación. Se coloca un banco de filtros alrededor de la entrada de la torre para eliminar los contaminantes PM2.5, de modo que solo sale aire limpio emana por la parte superior de la chimenea de 60 metros.

Al colocar el SALSCS cerca de una gran ciudad, extraerá el aire contaminado al SALSCS y devolverá el aire limpio a la ciudad para reducir la concentración de PM2.5. Los paneles de vidrio SALSCS están recubiertos con nanopartículas para eliminar los óxidos de nitrógeno, uno de los principales precursores de PM2.5 y ozono”.

Si bien los resultados aún no se han publicado, el proyecto, cuyo costo es de US$ 2 millones ha arrojado resultados bastante positivos. Pui dijo que el grupo de investigación del proyecto ha reportado una disminución del 19 por ciento en las concentraciones de PM2.5 en un área de 10 kilómetros cuadrados alrededor del SALSCS de Xi’an, en comparación con otras partes de la ciudad.

“Es probable que China logre resolver su problema de contaminación en un tiempo no muy largo, debido a las nuevas tecnologías disponibles y al endurecimiento de los estándares de emisión de gases. En un plazo de 10 a 15 años, China podría beneficiarse del despliegue de la tecnología SALSCS para la limpieza a gran escala de la contaminación del aire urbano”.

Luego, Pui señalo que el equipo espera construir un SALSCS mucho más grande en Xi’an, con una altura de 300 metros.