En muchos foros y artículos se ha hablado sobre si vale la pena adquirir un monitor con tecnología HDR, pues bien en este artículo te daremos la respuesta definitiva!

Si tuviésemos que dar una respuesta rápida, esta sería definitivamente si! La tecnología HDR vale la pena en un monitor, siempre y cuando los gráficos sean tu mayor prioridad. La mayoría de los monitores de gama alta ya lo incorporan, junto con varios de gama media. Por lo tanto, nunca tendrás que invertir más sólo para acceder a esta tecnología. Sin embargo, los paneles TN no admiten HDR, por lo que si buscas un monitor con un tiempo de respuesta de 1ms, tendrás que elegir entre ambos.

El término “HDR” ha estado flotando en la escena de los videojuegos durante un tiempo, pero sólo recientemente se han puesto a disposición de los consumidores pantallas capaces de mostrar el verdadero HDR.

Entonces, ¿qué es la tecnología HDR y vale realmente la pena la inversión? Es más, ¿deberías priorizar el HDR por encima de la resolución? En este articulo responderemos a todas esas preguntas!

¿Qué es la tecnología HDR?

La abreviatura significa “high-dynamic-range”. Esta es utilizada en la fotografía desde hace tiempo y tiene un objetivo singular: mostrar imágenes con una iluminación lo más realista posible.

¿Y cómo lo logra?

Esencialmente, el HDR mejora el contraste entre las áreas claras y oscuras, a la vez que mejora la apariencia de los colores mostrados de manera que parezcan más parecidos a cómo se ven los colores en la vida real.

El resultado final es una imagen mucho más vívida que podrías confundir fácilmente con una escena de la vida real, incluso si se renderiza en el juego.

Requisitos de hardware y software para visualizar la tecnología HDR

La tecnología HDR no requiere de una tarjeta gráfica robusta, a pesar de lo que puedas pensar, pero obviamente si una que soporte esta tecnología. Lo más importante que debes tener en cuenta es la pantalla, más específicamente, si utilizas un panel compatible con HDR. Tampoco tienes que preocuparte por los cables, ya que tanto el HDMI como DisplayPort son compatibles con la tecnología HDR.

Además, Windows 10, PlayStation 4 (normal, Slim y Pro) y Xbox One (normal, S y X) son compatibles con la tecnología HDR.

En Windows, basta con habilitarlo en el menú Configuración de pantalla, al que se accede haciendo clic con el botón derecho del ratón en el escritorio y seleccionándolo en el menú desplegable. La opción HDR sólo aparecerá si hay una pantalla conectada que sea compatible con HDR. En cuanto a las consolas, es prácticamente lo mismo: basta con navegar hasta la configuración de pantalla de la consola y habilitar HDR.

Pero ten en cuenta que no todos los juegos son totalmente compatibles con la tecnología HDR. En Windows, los que lo hagan mostrarán la opción de habilitar HDR una vez que la opción esté habilitada en Windows, mientras que los juegos de consola la mostrarán solo si la consola detecta una pantalla compatible con la tecnología HDR.

Si un juego no es totalmente compatible con HDR, todavía se pueden ver algunas mejoras, aunque no se verá tan bien como en los juegos que realmente implementan esta función.

¿Es la tecnología HDR mejor que las resoluciones 2K o 4K?

Ahora bien, la pregunta que algunos se harán inevitablemente: ¿deberías elegir la tecnología HDR por encima de la resolución?

Ambos contribuyen a la calidad de la imagen, pero lo hacen de sus propias maneras, no relacionadas entre sí. Las resoluciones más altas aumentan la nitidez y proporcionan una sensación única de profundidad a la imagen, mientras que HDR da al contraste y a la iluminación un toque de realismo sin precedentes.

Sin embargo, dado que muchos monitores de gama alta e incluso de gama media incorporan la tecnología HDR en la actualidad, es poco probable que tengas que elegir entre ambos. Ten en cuenta que correr juegos con una resolución más alta requerirá más potencia en la GPU, mientras que el HDR no afectará al rendimiento en lo más mínimo. Existen muchos monitores con resoluciones de 4K que soportan la tecnología HDR.

Por lo tanto, la pregunta que debes hacerte al comprar un monitor apto para HDR es: ¿qué paneles son compatibles con la tecnología HDR?

Pantallas IPS versus TN

Como probablemente ya sabrás, los monitores modernos utilizan paneles IPS (inplane switching) o TN (twisted-nematic). Las dos difieren en una variedad de formas, pero lo más importante es que, cuando se trata de este tema, las pantallas IPS soportan la tecnología HDR, mientras que las pantallas TN no lo hacen.

Aparte de eso, las principales diferencias entre las dos tecnologías son las siguientes:

  • IPS soporta tiempos de respuesta de píxeles tan bajos como 4 ms, mientras que TN los reduce a 1 ms.
  • Los paneles IPS tienen mejor reproducción del color.
  • Los paneles IPS ofrecen ángulos de visión más amplios.

Dicho esto, podríamos resumirlo de la siguiente manera: IPS es mejor para aquellos que prefieren los efectos visuales por sobre el rendimiento, mientras que TN es para aquellos que necesitan todas las ventajas que pueden obtener en el juego competitivo.

Además, hay que tener en cuenta que los paneles VA (alineación vertical) también son compatibles con HDR, aunque hoy en día se utilizan principalmente en televisores.

Palabras finales y conclusión

Al final, no se puede negar que la tecnología HDR ha llegado para quedarse. Definitivamente no es un truco pasajero como lo fue el 3D estereoscópico, y es absolutamente vital para acercar los gráficos de los juegos a la vida real, un objetivo que la industria se ha esforzado mucho por alcanzar durante más de una década.

Entonces, ¿vale la pena adquirir un monitor con tecnología HDR? Definitivamente si, especialmente si eres alguien que aprecia los gráficos realistas. Si, por otro lado, eres un tipo de jugador más orientado al rendimiento, es posible que desees darle un pase al HDR por ahora, ya que no está soportado por el tipo de panel más rápido disponible en este momento.