Cuando se trata de computadoras, más es mejor. Bueno, más o menos. La mayoría de los usuarios entienden que un procesador más rápido, con velocidad expresada en megahercios o gigahercios, es más deseable. Del mismo modo, es bastante obvio que tener más gigabytes de memoria RAM es algo bueno. Pero tu memoria RAM tiene otra característica que te puede confundir: la velocidad.

Entonces, ¿qué significa realmente esa velocidad en tu RAM? La respuesta es simple, pero la forma en que se relaciona realmente con el rendimiento del sistema es algo más compleja. En pocas palabras: es probablemente menos vital de lo que el fabricante de RAM quisiera que creyeras.

Qué significan los rangos de velocidad de la memoria RAM

La velocidad nominal de tu módulo de memoria RAM es una expresión de su velocidad de transferencia de datos. Cuanto más rápido sea el número, más rápido podrá almacenar y recuperar los datos almacenados en la memoria local. La fórmula para la clasificación de velocidad exacta cambia ligeramente en función de la versión de memoria DDR que utiliza tu computador (véase más abajo). Ya no es simplemente una expresión de la velocidad del reloj, como un procesador, sino una combinación de factores de hardware. Pero en general, más rápido es mejor. Bastante simple, ¿verdad?

Las cosas empiezan a complicarse en la nomenclatura. Aunque el índice de velocidad se expresa normalmente en términos de “DDR”, también tenemos el antiguo estándar PC2/PC3/PC4. Estos números siguen generalmente el índice de velocidad correspondiente al estándar generacional: “DDR3 1600 RAM” también se etiqueta como “PC3 12800”, “DDR4 2400 RAM” es también “PC4 19200”, etc.

Se trata de un tecnicismo basado en la antigua expresión de datos de bits y bytes: un byte equivale a ocho bits. Así, si el primer número es DDR 1600, expresado en millones de bytes por segundo de capacidad, el segundo número es PC3 12800, expresado en millones de bits por segundo. 12800 dividido entre ocho es 1600, así que son dos maneras de decir lo mismo. Por lo general, las cosas serán menos confusas si se ciñe a la primera clasificación de velocidad “DDR2/3/4”.

Qué significan los tiempos de la memoria RAM

Además de las clasificaciones de velocidad estándar, cada módulo RAM también tiene una clasificación para algo llamado temporizaciones. Esto se expresa como una serie de cuatro números, como 5-5-5-15 o 8-8-8-24. Estamos entrando en algunos temas avanzados de informática, que tratan de la cantidad específica de tiempo que tarda el módulo para acceder a bits individuales de datos a través de columnas y filas de la matriz de memoria. Pero en aras de la brevedad, esta colección de números se conoce generalmente como “latencia”.

La latencia se refiere a la rapidez con la que el módulo RAM puede acceder a su propio hardware, y en este caso específico, cuanto más bajos sean los números, mejor. Una latencia más baja significa un acceso más rápido a los datos, por lo tanto, una transferencia de datos más rápida a la CPU y un funcionamiento más rápido del equipo en términos generales. Una RAM de mayor calidad y más cara tiene menor latencia, y tanto esta clasificación como la velocidad de reloj de la RAM puede ser overclockeada por los entusiastas.

Dicho esto, las diferencias en la latencia son tan minúsculas que a menos que estés ejecutando operaciones de servidor a nivel de la industria o múltiples máquinas virtuales, es poco probable que veas una diferencia real entre memoria RAM con una latencia mayor o menor.

¿Pero qué hace todo esto por mi computador?

Honestamente, no significa mucho. Mientras que una RAM más rápida y de menor latencia aumentará el rendimiento técnico de tu computador, funciona a un nivel tan fundamental que es casi imposible para nosotros, los humanos de carne y hueso, apreciar la diferencia. Es como comparar los datos de Star Trek y C3P0 de Star Wars, si uno puede calcular las probabilidades de supervivencia en una milmillonésima de segundo y al otro le toma dos milmillonésimas, ¿realmente importa a cuál le preguntes?

Una memoria RAM más rápida le dará a tu computador un mejor rendimiento en ciertos puntos de referencia específicos, pero en términos de beneficios reales para la mayoría de los usuarios, tener más RAM disponible casi siempre es mejor que tener una RAM más rápida. Así que si estás indeciso sobre la compra de 8 GB de RAM DDR4 con una clasificación de velocidad de 3200 o 16 GB de RAM DDR4 con una clasificación de 2400, ve siempre con la segunda opción. Además, overclockear la memoria RAM en la BIOS del sistema raramente vale la pena.

Esto es especialmente cierto para los juegos. Si tu computador tiene una tarjeta gráfica dedicada, los juegos dependerán principalmente de la memoria propia de la tarjeta de vídeo (etiquetada como “GDDR”, específicamente diseñada para aplicaciones visuales) para manejar estas funciones. Nota: dado que la memoria de la tarjeta gráfica está montada directamente en la tarjeta gráfica, el usuario final no puede actualizarla. Una vez más, elegir una tarjeta con más memoria es generalmente mejor que una con memoria más rápida.

Una RAM más rápida puede ayudar al rendimiento visual de los computadores que utilizan una GPU integrada, como los diseños no discretos de Intel o la serie de unidades de procesamiento acelerado de AMD. Esto se debe a que esta configuración depende de la memoria del sistema para el rendimiento de los gráficos. También puede marcar una diferencia más obvia para las máquinas a las que se accede constantemente desde varios puntos, como un servidor web de alto tráfico o un host de máquina virtual. Pero para la mayoría de los usuarios, no es gran cosa.

La RAM viene en diferentes generaciones, con estándares actualizados que permiten un acceso más rápido a los datos almacenados en la memoria. El estándar original de DDR, abreviado como “Double Data Rate” (velocidad de datos doble), tuvo éxito con la RAM de velocidad de datos única desde el año 2000, y actualmente estamos en la versión 4 de DDR. La memoria RAM DDR3 introducida en 2007 se sigue utilizando en computadores más antiguos o más económicos.

Cada versión sucesiva de DDR aumentaba las capacidades del bus de memoria y la velocidad del formato del módulo RAM, lo que aumentaba el rendimiento. Pero lo que es realmente importante recordar es que los estándares no son compatibles ni hacia delante ni hacia atrás. Si tu computadora portátil o placa madre está clasificada para módulos de memoria DDR3, sólo puede usar DDR3, no DDR2 o DDR4. Las ranuras físicas para los diferentes estándares ni siquiera coinciden, por lo que debería ser imposible instalar el estándar DDR incorrecto de todos modos.

Sin embargo, ese no es el caso de los índices de velocidad. Las ranuras de RAM de una placa madre pueden funcionar a velocidades por debajo de su máximo sin problemas. Así que si tu placa madre acepta DDR4 RAM hasta 3600MHz, pero has encontrado un buen precio en módulos clasificados para un máximo de 2400MHz, no dudes en adquirirlos e instalarlos.

También ten en cuenta que es posible que tu placa madre no corra tu RAM a la velocidad anunciada fuera de la caja. Si compras RAM DDR4-3600 y tu placa madre soporta hasta DDR4-3400, es posible que aún así la ajuste al valor más bajo por defecto, por ejemplo, DDR4-3000. Deberás ingresar a la BIOS del equipo y configurarla a la velocidad correcta, ya sea habilitando el perfil de memoria extrema (XMP) de Intel o ajustando la velocidad tu mismo.

También ten en cuenta que la instalación de los módulos DIMMs de RAM que no coinciden (que tienen diferentes velocidades y clasificaciones de tiempo) generalmente está bien, tu placa madre es lo suficientemente inteligente como para manejar el hardware diferente. Pero en cada caso, el sistema elegirá la latencia y velocidad para coincidir con el módulo de memoria más lento al que tiene acceso, por lo que comprar RAM más rápida para mezclar con RAM más lenta no tiene ningún beneficio.