En el siguiente articulo abordaremos el tema sobre Fast Ethernet versus Gigabit Ethernet: Cual debo elegir? y te explicaremos la diferencia entre ambas tecnologías y cual es superior.

No toda Ethernet es creada igual forma. Hoy en día existen dos estándares disponibles, Fast Ethernet y Gigabit Ethernet, que son interfaces de velocidad completamente distintas. Es importante entender la diferencia entre ellos y cuál deberías elegir.

Hace algunas semanas atrás, me encontraba buscando un nuevo conmutador Ethernet, asumiendo que todos ellos estaban usando la última y mejor tecnología. Pues cuan equivocado estaba: terminé con un conmutador “Fast Ethernet” cuando lo que realmente necesitaba era un conmutador “Gigabit Ethernet”. Resulta que hay una gran diferencia entre ambos.

En la imagen superior se ilustra el uso de un Conmutador Ethernet o también llamado Ethernet Switch.

Una lección rápida sobre de la historia de Ethernet

Ethernet se introdujo por primera vez al público en 1980, y tenía un rendimiento máximo de 10 megabits por segundo. 15 años más tarde, en 1995, se publicó una versión actualizada de Ethernet. Se llamaba “Fast Ethernet” -a veces llamado “10/100”- y tenía un rendimiento de 100 megabits por segundo.

Sin embargo, sólo tres años después, se introdujo una versión aún más nueva. Se denominó “Gigabit Ethernet” o “10/100/1000” y actualmente es el último estándar de la industria. Gigabit Ethernet tiene un rendimiento máximo de 1.000 megabits (o 1 Gigabit) por segundo, de ahí su nombre.

Existen interfaces más rápidas. Actualmente se utiliza a 10 Gigabits por segundo, pero su uso aun no se ha generalizado en los productos de consumo. Hay incluso una interfaz de 1.000 Gigabits por segundo (Terabit Ethernet) que se encuentra actualmente en desarrollo.

Fast Ethernet? O mejor dicho Ethernet Rápida

La mayoría de los módems y routers de hoy en día vienen con interfaces Gigabit Ethernet. Por lo que de forma instantánea tu red doméstica ya está equipada con lo último y lo mejor que ofrecen las velocidades de red. En el momento en que introduces un dispositivo Fast Ethernet en la mezcla, la velocidad máxima de tu red disminuye instantáneamente en un 90%.

Para aprovechar al máximo las velocidades máximas, todos los dispositivos de la cadena de transferencia deben estar a la velocidad deseada o por encima de ella. Por ejemplo, supongamos que tienes un servidor multimedia en tu sótano con una tarjeta Gigabit Ethernet instalada y una consola multimedia en tu sala de estar con una tarjeta Gigabit Ethernet, pero estás conectando los dos con un conmutador 10/100. Ambos dispositivos estarán limitados por el límite máximo de 100 Mbit/s en el conmutador. En esta situación, actualizar el conmutador aumentaría considerablemente el rendimiento de tu red.

Me metí en esta misma situación cuando buscaba conmutadores Ethernet. Fui a una tienda online y busqué “Ethernet Switch”, y escogí uno cerca de la cima que tenía buenas críticas y era bastante barato. Simplemente asumiendo que era lo que quería, presioné el botón de compra. Pero lo que realmente compré fue un conmutador Fast Ethernet más lento en lugar del conmutador Gigabit Ethernet que realmente necesitaba.

Fast Ethernet sigue vivo por alguna razón

Cuando realizas una búsqueda de “conmutador Ethernet” en alguna tienda online, el mejor resultado (al menos para mí) es un conmutador Fast Ethernet. Alrededor de la mitad de todos los resultados de la primera página se referían a dispositivos Fast Ethernet que sólo admiten el mísero protocolo 10/100.

No tengo ni idea de por qué es así, aparte de dar a los consumidores una opción más barata si el coste es más importante que la velocidad, pero incluso entonces sólo estamos hablando de una pequeña diferencia en términos monetarios.

Lo que es más importante es que si no sabes exactamente qué buscar en un dispositivo Ethernet, puede ser muy fácil seleccionar un dispositivo Fast Ethernet accidentalmente cuando lo que realmente desea es un dispositivo con Gigabit Ethernet.

Esto es especialmente cierto si los protocolos 10/100 o 10/100/1000 no se mencionan en los títulos de la lista – alguien podría ver las palabras “Fast Ethernet” y asumir que es la última y más grande sin saber lo que ese término realmente significa.

¿Cómo afecta esto mi conexión a Internet?

¿Y qué consecuencias tiene el adquirir un dispositivo Fast Ethernet en lugar de un dispositivo Gigabit Ethernet? ¿Su conexión sufrirá por ello? Bueno, depende.

A menos que hayas cambiado a fibra óptica, es muy probable que tu conexión a Internet sea de menos de 100 megabits por segundo. Dado que un dispositivo Fast Ethernet tiene una capacidad de 100 megabits por segundo, va a manejar más de lo que tu conexión a Internet puede proporcionar.

Sin embargo, es un problema mayor en tu red local. Si tienes una combinación de dispositivos Gigabit y Fast Ethernet en tu red, se verán limitados a esa velocidad de Fast Ethernet (100 megabits) cuando en realidad tu red es capaz de mucho más (10 veces más que a 100 megabits). Si utilizas la red para transferir archivos de gran tamaño, realizar copias de seguridad y otras actividades de gran consumo de ancho de banda, notarás una diferencia a velocidades más bajas.

Palabras finales: Fast Ethernet versus Gigabit Ethernet: Cual debo elegir?

En resumen, nuestro consejo es el siguiente. Siempre compra dispositivos Gigabit Ethernet en lugar de dispositivos Fast Ethernet, aunque cuesten un poco más. Y asegúrate de que tus cables Ethernet sean al menos de clasificación Cat 5e o Cat 6, para que también funcionen con velocidades más altas. Tu red local funcionará más rápida, y si decides aumentar la velocidad de internet de tu plan en el futuro, tu red ya estará lista para manejarla.