Los dos nuevas versiones del Agera se llaman Thor y Väder. Recordemos que el Koenigsegg Agera RS es uno de los superdeportivos más rápidos del mundo, cuyo fin último es hacer disfrutar de la conducción extrema a los afortunados que componen la elite de este mundo.

Koenigsegg estableció un récord de velocidad máxima para un vehículo de serie utilizando un Agera RS en un tramo cerrado de la autopista de Nevada en noviembre del año 2017 cuando el vehículo alcanzó las 277,9 mph o 445 kmh (Koenigsegg tomó ese récord de velocidad en tierra del Bugatti Veyron Super Sport). El Koenigsegg Final Edition es un Agera RS con todas las opciones del libro dispuestas en la medida adecuada.

Koenigsegg ha finalizado la fabricación de los dos últimos vehículos pertenecientes a la Edición Final que se construirán antes de que su próximo gran hiperdeportivo debute en el Salón del Automóvil de Ginebra el próximo año. A ambos vehículos se les han dado nombres bastante llamativos, siendo uno llamado Thor y el otro Väder. Ambos ya están vendidos y serán llevados a Goodwood por sus respectivos dueños.

Thor es el coche de dos tonos de carbono limpio y copos de diamante con la aleta superior central que adora la estabilidad. Väder se identifica por el par de pequeñas aletas traseras y los detalles de oro blanco. También tiene un alerón trasero con recortes que muestran el funcionamiento del alerón aerodinámico activo. Aparte de esos toques, los vehículos son prácticamente idénticos. Ambos vehículos comparten características comunes como aletas delanteras, tomas de aire más grandes y la actualización del motor de 1MW.

Esa actualización del motor da a los superdeportivos una potencia de 1.360hp y el gruñido para llegar a casi 280mph o 450kmh. En el ámbito de los superdeportivos, donde la potencia y la tecnología están en constante evolución, el Agera RS ha estado presente durante mucho tiempo, debutando en el año 2010.