Los cigarrillos electrónicos que contiene mayores dosis de nicotina pueden hacer que los adolescentes se vuelvan adictos al vapeo. Produciendo un nivel de adicción que puede ser difícil de revertir.

La nicotina en los cigarrillos electrónicos puede ser la responsable de convertir a los adolescentes en fumadores y también en vapeadores habituales.

Los investigadores encuestaron a 181 estudiantes de bachillerato de Los Angeles que admitieron utilizar cigarrillos electrónicos de forma regular. Aquellos que usaron cigarrillos electrónicos con mayores concentraciones de nicotina tenían más probabilidades de seguir fumando cigarrillos electrónicos y cigarrillos de tabaco regulares, según un estudio publicado hoy en JAMA Pediatrics.

Los estudios han demostrado que los jóvenes que vapean tienen más probabilidades de retomar el hábito de fumar, pero no está del todo claro por qué ocurre esto. Este nuevo estudio muestra que las concentraciones de nicotina pueden jugar un papel determinante en las adicciones.

Los cigarrillos electrónicos han estado en el mercado durante aproximadamente una década, y son cada vez más populares, especialmente entre los adolescentes. Más de 2 millones de estudiantes de escuelas intermedias y secundarias vapearon durante el 2016, incluyendo el 11 por ciento de todos los estudiantes de secundaria en los Estados Unidos. Esa es una “gran preocupación de salud pública”, según el departamento de salud de los EE. UU.

Aunque el vapeo es considerado como una alternativa más saludable para las personas que fuman cigarrillos de tabaco, algunos en la comunidad médica temen que el vapeo pueda ser una puerta de acceso al consumo de tabaco, especialmente entre los adolescentes. Además, el vapeo no está libre de riesgos: la investigación ha demostrado que los cigarrillos electrónicos pueden aumentar el riesgo de desarrollar enfermedades cardíacas, al igual que los cigarrillos comunes; también se descubrió que los cigarrillos electrónicos producen químicos dañinos, incluidos algunos que se cree pueden derivar en el desarrollo de algún tipo de cáncer.

El año pasado, la Administración de Alimentos y Medicamentos de los EE. UU. prohibió la venta de cigarrillos electrónicos a menores, pero debido a que se pueden comprar en línea, los cigarrillos electrónicos siguen estando ampliamente disponibles. Los cigarrillos electrónicos también suelen contener sabores, que atraen aun más a los jóvenes. Más del 80 por ciento de los usuarios jóvenes de cigarrillos electrónicos dicen que vapean porque les atraen los sabores de los cigarrillos electrónicos, según señala la investigación.

Los cigarrillos electrónicos también pueden contener nicotina, que es altamente adictiva. (La nicotina también perjudica el desarrollo del cerebro en los niños, y puede aumentar el riesgo de enfermedades cardíacas en aquellas personas que vapean).

Para averiguar si las concentraciones de nicotina en los cigarros electrónicos juegan un papel en alentar a los niños a fumar más, los investigadores observaron a 181 estudiantes de 10 ° grado de 10 escuelas secundarias en Los Ángeles. Todos los adolescentes eran usuarios de cigarrillos electrónicos, y se les pidió que informaran la cantidad de nicotina que contenían sus cigarrillos electrónicos, la cual oscilaba entre cero y más de 18 mg/ml. (Como referencia, la mayoría de los cigarrillos de tabaco contienen de 10 a 15 mg de nicotina por cigarrillo). Después de seis meses, los adolescentes fueron encuestados nuevamente sobre sus hábitos de vapeo y tabaquismo. Los hallazgos arrojaron los siguientes resultados: los adolescentes que vapeaban con mayores concentraciones de nicotina eran más propensos a seguir fumando cigarrillos electrónicos  y cigarrillos de tabaco regulares después de seis meses; también estaban vapeando mucho más. Y en comparación con los adolescentes que no usaron nicotina, aquellos que usaron cigarrillos electrónicos con altas concentraciones de nicotina fumaron 14 veces más cigarrillos por día.

También es importante dejar en claro las limitaciones de este estudio, ya que solo incluyo a 181 estudiantes, un número relativamente pequeño. También se basó en los adolescentes que informaron sus hábitos de fumar, lo que puede ser poco confiable. Aún así, muestra la cantidad de nicotina que contienen los cigarrillos electrónicos y los potenciales efectos que estos pueden tener sobre los jóvenes que siguen vapeando.

JAMA Pediatrics sugiere a los padres que hablen con sus hijos sobre los cigarrillos electrónicos, y sobre cuán peligrosa es la nicotina.