Hace ya bastante tiempo que las cámaras y videograbadoras digitales guardan tus fotos y videos en tarjetas SD y utilizar una tarjeta de marca desconocida no sólo pone en riesgo tus fotos y videos, sino que también puede reducir el rendimiento de tu cámara. Por lo que a continuación revisaremos las mejores alternativas para los diferentes usos.

Lo que necesitas saber sobre las tarjetas SD

Las tarjetas SD vienen en diferentes “clases” de velocidad. Una tarjeta SD de Clase 4 es más rápida que una tarjeta SD de Clase 2. Dado que el precio de las tarjetas SD ha bajado tanto, sólo vale la pena considerar las tarjetas de clase 10, o las tarjetas de ultra alta velocidad (UHS) de clase 1 o 3.

No todas las tarjetas SD de la misma clase son iguales. Es sólo una velocidad de escritura mínima aceptable (10 MB/s para tarjetas Clase 10 y UHS 1, 30 MB/s para tarjetas UHS 3). Pero puedes conseguir tarjetas que son mucho más rápidas.

Las tarjetas SD son sólo un formato de almacenamiento. También hay tarjetas MicroSD, tarjetas CompactFlash, tarjetas CFast, etc. Asegúrate de que tu cámara utiliza tarjetas SD antes de comprarla.

Los dos nombres más importantes de las tarjetas SD son SanDisk y Lexar. Hay otros buenos fabricantes, pero en realidad, es mejor comprar de uno de los dos grandes. Tienen más experiencia y hay una razón por la que los fotógrafos profesionales regresan a ellos una y otra vez. Personalmente, sólo uso las tarjetas de SanDisk, por lo que son las que recomiendo en este artículo. También he descubierto que están más disponibles.

Lexar tiene tarjetas equivalentes, así que si, por alguna extraña razón, odias a SanDisk, encontraras tarjetas SD equivalentes de la marca Lexar.

La mejor opción para todos: SanDisk Extreme de 16 GB

tarjetas sd sandisk extreme 16

La mejor tarjeta SD que puedes comprar es una SanDisk Extreme de 16GB.

La SanDisk Extreme se ubica en el punto ideal entre precio y rendimiento. Puedes conseguir tarjetas más rápidas pero probablemente no las necesites y cuestan mucho más. La Extreme tiene hasta 40 MB/s de velocidad de escritura (Clase 10 y UHS Clase 3) y 90 MB/s de velocidad de lectura. Esto es lo suficientemente rápido como para grabar vídeo de 4K; la mayoría de las fotografías o videografías normales no se acercan a los límites de esta tarjeta.

16 GB es también la cantidad adecuada de espacio de almacenamiento para la mayoría de los usos. Puede contener alrededor de mil imágenes RAW o una hora más o menos de material de vídeo en 1080p. A menos que estés sacando fotos o filmando una película, no necesitaras más.

La Extreme también es bastante robusta. Son resistentes al agua, a la temperatura, a los golpes y a los rayos X. Incluso si tu cámara se destruye, tus fotos probablemente estarán bien.

La mejor recomendación que puedo dar es que estas son las tarjetas que yo personalmente uso y son las tarjetas que muchas otras personas que respeto también usan.

Una opción más económica: SanDisk Ultra de 8 GB

tarjetas sd sandisk ultra 8

Casi no hay razón para comprar la SanDisk Ultra sobre la SanDisk Extreme. Es una tarjeta más lenta y cuesta prácticamente lo mismo. La SanDisk Ultra de 16GB es en realidad un poco más cara que nuestra mejor selección en este momento.

Esto no quiere decir que la tarjeta SD SanDisk Ultra no sea una buena opción. Lo es; es sólo que las tarjetas SD se han vuelto tan baratas que realmente no hay espacio para las tarjetas de gama baja y baja capacidad. La Ultra sigue siendo una tarjeta de Clase 10 después de todo.

La mejor tarjeta SD para video aficionados: SanDisk Extreme Pro UHS-II de 128 GB 

tarjetas sd sandisk extreme pro 128

Si necesitas una tarjeta más grande y rápida, entonces debes consultar por la tarjeta SanDisk Extreme Pro de 128 GB. Vas a pagar un precio elevado, así que ni siquiera consideres esta opción a menos que necesites las velocidades de la Extreme Pro.

Una cosa a tener en cuenta, hay dos modelos de SanDisk Extreme Pro. El modelo UHS-I es mucho más barato y tiene velocidades de lectura y escritura de hasta 95 y 90 MB/s respectivamente. El modelo UHS-II, tiene velocidades de lectura de hasta 300 MB/s y velocidades de escritura de 260 MB/s.

Si necesitas ese tipo de velocidades, entonces también necesitas suficiente capacidad de almacenamiento para contener todos los datos que están llegando. 128 GB te dan un poco menos de una hora de metraje de 4K a 24 fotogramas por segundo y si filmas en cámara lenta, llenarás ese espacio aún más rápido.