En el siguiente articulo, analizaremos la pregunta si ¿Son buenos los computadores Mac para jugar? Seguramente hay muchos usuarios que se preguntan si un computador Apple, conocido por su calidad y excelentes componentes, es un computador orientado también para los juegos.

Como es de conocimiento popular, los computadores Apple son conocidos por muchas cosas, entre ellas su diseño innovador, y por supuesto la calidad de fabricación sin precedentes de sus productos, su sistema operativo de primera calidad, su excelente servicio de atención al cliente, así como así también sus precios tan altos que suelen espantar a la gran mayoría de quienes desean adquirir uno.

Sin embargo, a pesar de todo esto, los computadores Mac de Apple nunca se ven en el punto de mira de los jugadores. ¿Por qué es eso? ¿Son buenos los computadores Mac para jugar?

Ahora bien, esa no es una pregunta sencilla de responder, ya que hay una serie de factores a tener en cuenta: el precio, el hardware y la filosofía general de diseño detrás de un computador Mac.

Mac para jugar: Tipos de computadores  Mac

Los Macs vienen tanto en formato de computador portátil como de escritorio.

Los computadores portátiles, los icónicos MacBooks, en los que se incluyen actualmente los tres siguientes modelos:

MacBook: el tradicional y reconocido portátil de Apple.

MacBook Air: una versión más asequible del MacBook estándar.

MacBook Pro: disponible en varios modelos y con pantallas más grandes, el Pro es un MacBook más pesado y potente destinado a los usuarios profesionales, como su nombre indica.

En cuanto a los Mac de escritorio, en realidad hay dos productos diferentes: el Mac y el iMac. ¿Y en qué se diferencian? Esencialmente, el Mac estándar es sólo un maletín con todos los componentes necesarios y necesita estar conectado a una pantalla externa, a diferencia de un iMac, donde la pantalla es la parte del propio dispositivo. En el caso del iMac, todos los componentes encajan en el cuerpo principal del “monitor”.

Los iMacs son mucho más populares, como lo demuestran los diferentes modelos disponibles. Se dividen en el iMac normal y el iMac Pro. Estos vienen en diferentes versiones cuando se trata tanto de la pantalla como de los componentes internos. Por otro lado, sólo hay dos versiones de los computadores Mac, el Mac mini y el Mac Pro.

Mac para jugar: El Hardware

Ahora que hemos mencionado todos los tipos de Mac disponibles actualmente, echemos un vistazo a sus especificaciones de hardware.

Especificaciones del MacBook

macbook para jugar

datos tecnicos macbook

Especificaciones del iMac

imac para jugar

especificaciones imac

Especificaciones del Mac

mac pro para jugar

especificaciones macpro

Mac para jugar: Jugando en un Mac

Como puedes ver, en su mayor parte, la mayoría de los Macs parecen ser capaces de manejar los juegos. El problema surge cuando se considera que los Macs más asequibles en realidad dependen enteramente de los gráficos integrados de Intel, mientras que sólo los modelos de gama alta vienen con tarjetas gráficas dedicadas.

Ahora, si se tiene en cuenta que se necesitaría al menos un computador de escritorio de US$ 1.500 dólares o un portátil de US$ 2.000 dólares para disfrutar de una experiencia de juego relativamente adecuada, eso parece una exageración, y en verdad lo es.

De hecho, puedes encontrar PCs de juegos mucho más potentes a esos precios, ya sean preconstruidos o hechos a medida. Esto se debe únicamente a que los Macs se esfuerzan por lograr un objetivo específico: incorporar la mayor cantidad de potencia informática posible en un paquete lo más pequeño posible. Esto deja poco espacio para las tarjetas gráficas de juego más poderosas y, después de todo lo más importante en la filosofía de los Macs de gama alta, es que estos están pensados para ser usados como estaciones de trabajo, no para jugar.

Otra razón por la que comprar un Mac para jugar es contraintuitiva es porque no hay muchos juegos disponibles para macOS. Si echamos un vistazo al Steam Store, actualmente hay unos 7.000 juegos disponibles para el sistema operativo de Apple.

Esto puede no parecer tan malo, pero ten en cuenta que hay más de 20.000 juegos Steam disponibles para Windows y que los desarrolladores están mucho más inclinados a desarrollar juegos para Windows que para macOS. Sin embargo, todavía tiene una biblioteca más grande que Linux, a pesar de la creciente popularidad de SteamOS de Valve basado en Linux.

Mac para jugar: Palabras finales y Conclusión

En honor a la verdad no, los Mac no son buenos para los juegos porque se centran en la alta potencia de procesamiento y la compacidad. Sus configuraciones de hardware no están pensadas para los juegos, y en general no son muy rentables, especialmente cuando se comparan con un PC de juegos.

Así que, al final, podemos concluir que los Macs no son buenos para los juegos. Simplemente no es su propósito, y para referirse a una popular cita de Einstein: no juzgues a un pez por su habilidad para trepar a un árbol. Los Mac son muy buenos para los que están hechos para hacer, pero los juegos no son una de esas cosas.

En última instancia, no recomendamos un Mac a nadie como primera opción para los juegos, tanto porque el hardware no es apto para manejarlos como porque hay muchos menos títulos disponibles para macOS. Por supuesto, si eres un profesional que usa un Mac y los juegos son una preocupación secundaria para ti, entonces sí, definitivamente puedes jugar en él, sólo que no te hagas ilusiones por un rendimiento desmesurado en los nuevos títulos clasificados como AAA.

Si eres un fanático d e los juegos, y estos son tu principal pasatiempo, entonces un PC con Windows hecho a medida es la mejor opción. Es más, incluso Linux es una mejor perspectiva ahora, dado que se puede instalar en una máquina personalizada y viendo que cada vez más juegos se están haciendo compatibles con Linux gracias a SteamOS de Valve, basado en Linux.

Cualquiera que sea el sistema operativo que elijas, puedes estar seguro de que un PC personalizado ofrecerá un rendimiento mucho mejor que el de un Mac, y lo hará a aproximadamente la mitad del precio.