Olvídate de comprar una tarjeta gráfica dedicada, ya que muy pronto estarás jugando sin la necesidad de invertir en una. Al menos, si eres parte del 90% de las personas que todavía juegan a en una resolución de 1080p.



Esto se debe a que las tecnologías gráficas referentes a los gráficos integrados de Intel y AMD están a punto de tomarse el mercado de las tarjetas gráficas de gama baja, gracias a los avances en este segmento presentado por los gráficos integrados.

¿Por qué las iGPUs o tarjetas gráficas integradas suelen ser tan lentas?

Para esto existen dos razones: la memoria y el tamaño de la matriz.

La parte de la memoria es fácil de entender: una memoria más rápida equivale a un mejor rendimiento. Sin embargo, las iGPUs no obtienen los beneficios de tecnologías de memoria sofisticadas como GDDR6 o HBM2 y, en su lugar, tienen que confiar en compartir la RAM del sistema con el resto del equipo.

Esto se debe principalmente a que es caro poner esa memoria en el propio chip, y las iGPUs suelen estar dirigidas a los jugadores con un presupuesto económico. Esto no va a cambiar pronto, al menos por lo que sabemos ahora, pero mejorar los controladores de memoria que permiten una RAM más rápida puede mejorar el rendimiento de la iGPU de próxima generación.

 

La segunda razón, el tamaño de la matriz, es lo que está cambiando en el 2019. Las matrices de la GPU son mucho más grandes que las de la CPU, y las matrices grandes son un mal negocio para la fabricación de silicio. Esto se reduce a la tasa de defectos. Un área más grande tiene una mayor probabilidad de defectos, y un defecto en la matriz puede significar que toda la CPU está dañada.

Lo puedes  ver en este ejemplo (hipotético) abajo que al doblar el tamaño de la matriz resulta en un rendimiento mucho más bajo porque cada defecto aterriza en un área mucho más grande. Dependiendo de dónde ocurran los defectos, estos pueden hacer que toda una CPU pierda su valor. Este ejemplo no es exagerado en cuanto al efecto; dependiendo de la CPU, los gráficos integrados pueden ocupar casi la mitad de la superficie.

El espacio de la matriz se vende a diferentes fabricantes de componentes a un precio muy alto, por lo que es difícil justificar la inversión de una tonelada de espacio en una iGPU mucho mejor cuando ese espacio podría utilizarse para otras cosas como un mayor número de núcleos. No es que la tecnología no esté ahí; si Intel o AMD quisieran fabricar un chip con un 90% de GPU, podrían hacerlo, pero su rendimiento con un diseño monolítico sería tan bajo que ni siquiera valdría la pena.

Los  Chiplets

Intel y AMD han mostrado sus cartas, y en honor a la verdad son bastante similares. Con los nodos de proceso más recientes con tasas de defectos más altas de lo normal, tanto el Equipo Azul como el Equipo Rojo han optado por cortar sus matrices y pegarlas de nuevo en el poste.

Cada uno lo está haciendo de manera diferente, pero en ambos casos, esto significa que el problema del tamaño de la matriz ya no es realmente un problema, ya que pueden hacer el chip en piezas más pequeñas y baratas, y luego volver a montarlas cuando se empaquetan en la CPU real.

En el caso de Intel, esto parece ser sobre todo una medida de ahorro de costos. No parece que esté cambiando mucho su arquitectura, simplemente permitiéndoles elegir en qué nodo fabricar cada parte de la CPU.

Sin embargo, parece que tienen planes de expandir la iGPU, ya que el próximo modelo Gen11 tiene “64 unidades de ejecución mejoradas, más del doble de los gráficos anteriores de Intel Gen9 (24 EUs), diseñados para romper la barrera de 1 TFLOP”. Un solo TFLOP de rendimiento no es realmente mucho, ya que los gráficos Vega 11 en el Ryzen 2400G tienen 1.7 TFLOPS, pero las iGPUs de Intel han quedado notoriamente rezagadas con respecto a las de AMD, por lo que cualquier aumento en la cantidad es algo bueno.

Las APUs de Ryzen podrían matar el mercado

Imagen

AMD es propietaria de Radeon, el segundo mayor fabricante de GPUs, y las utiliza en sus APUs Ryzen. Echando un vistazo a su próxima tecnología, esto es un buen presagio para ellos, especialmente con las mejoras de 7nm a la vuelta de la esquina.

Se rumorea que sus próximos chips Ryzen utilizan chiplets, pero de forma diferente a Intel. Sus chiplets son matrices totalmente separadas, conectadas a través de su interconexión multipropósito llamada “Infinity Fabric”, que permite una mayor modularidad que el diseño de Intel (a costa de un ligero aumento de la latencia). Ya han utilizado chiplets con gran efecto con sus CPUs Epyc de 64 núcleos, anunciadas a principios de noviembre.

Según algunas filtraciones recientes, la próxima línea Zen 2 de AMD incluye el 3300G, un chip con un chip de CPU de ocho núcleos y un chip Navi 20 (su próxima arquitectura gráfica). Si esto resulta ser cierto, este único chip podría sustituir a las tarjetas gráficas de gama baja.

El 2400G con unidades de computación Vega 11 ya tiene velocidades de cuadros jugables en la mayoría de los juegos a 1080p, y el 3300G tiene casi el doble de unidades de computación, además de estar en una arquitectura más nueva y rápida.

Esto no es sólo una conjetura; tiene mucho sentido. La forma en que está diseñado permite a AMD conectar prácticamente cualquier número de chiplets, siendo los únicos factores limitantes la potencia y el espacio en el paquete. Es casi seguro que utilizarán dos chiplets por CPU, y todo lo que tendrían que hacer para crear la mejor iGPU del mundo sería sustituir uno de esos chiplets por una GPU.

Tienen una buena razón para hacerlo también, ya que no sólo sería un cambio de paradigma en lo que respecta a los juegos de PC, sino también para las consolas, ya que también fabrican las APUs para las consolas de la línea Xbox One y PS4.

Podrían incluso poner algo de memoria gráfica más rápida en la matriz, como una especie de caché L4, pero es probable que vuelvan a usar la RAM del sistema y esperen poder mejorar el controlador de memoria de los productos Ryzen de tercera generación.

Pase lo que pase, tanto el equipo azul como el rojo tienen mucho más espacio para trabajar en sus matrices, lo que sin duda llevará a que estas mejoras se materialicen durante el próximo año, y por ende representen un real alternativa, y de hecho una alternativa bastante más económica, para aquellos que deseen un sistema integrado de CPU y gráficos.


Sobre todo para aquellos que no necesitan jugar a resoluciones superiores a 1080p, los que representan a la inmensa mayoría de los jugadores en el mundo! Aunque no lo creas es verdad, la mayoría de los jugadores juegan a 1080p, por un tema primordialmente de índole económico.